Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Bruja Danza, apuesta innovadora por el género contemporáneo

01/07/2010 09:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Puebla fue testigo en 2001 del nacimiento de una compañía que en corto tiempo ha demostrado ser una propuesta innovadora con el arte del cuerpo en movimiento: Bruja Danza. La agrupación fue fundada por Alejandra Ramírez, destacada bailarina, coreógrafa y maestra que ha demostrado su compromiso con la danza. Por esa razón, hoy cuenta con el apoyo del Fonca del Conaculta dentro del Programa Creadores Escénicos, un estímulo que le ha permitido desarrollar sus creaciones que cada vez tienen más elementos teatrales, dándole a la compañía un sello especial. No obstante la juventud de la agrupación, es un proyecto que ha vivido varias etapas de transformación, situación que le ha permitido evolucionar y fortalecerse. Al principio se llamaba Bruja Danza Contemporánea y nace cuando Ramírez estudiaba la licenciatura en la Universidad de las Américas en Puebla. Ella misma recuerda los orígenes: “Desde las clases siempre demostré un interés y gran curiosidad por la creación. Me encanta bailar, pero la parte de la construcción coreográfica siempre me hizo sentir cómoda. Un día, mi gran maestra Sunny Savoy me dijo que por qué no me dedicaba más a la creación. Me tomé tan en serio sus palabras que decido crear un grupo”. De tal manera que la razón de ser del grupo en sus inicios fue el darle cabida al proceso creativo de Alejandra Ramírez, quien se encontró con un panorama favorable en Puebla para poner en práctica su idea, como la apertura de espacios, público interesado en esta manifestación artística y apoyo de instancias locales. Tres años en territorio poblano fueron suficientes para que la compañía estableciera las bases firmes de su propuesta. Después llegaría una invitación a Ramírez que cambiaría su propio destino y el de Bruja Danza: la invitación para trabajar en la Ciudad de México: “Se comenzaron a abrir otras puertas para desarrollarme como profesional, así que tomé la decisión de venirme a la capital, trayendo junto conmigo el proyecto de Bruja Danza”. No obstante que ahora el grupo tiene como sede principal el Distrito Federal (bajo el nombre de Bruja Danza solamente), sigue presentándose en la tierra que lo vio nacer. Alejandra Ramírez comenta que siempre estará ligada a Puebla, no sólo porque es lugar donde nació y vive su familia, sino porque fue un estado que le permitió cumplir el sueño de crear su propia compañía de danza contemporánea. Al preguntarle cuál era la situación del movimiento dancístico en Puebla al momento de fundar Bruja Danza, Alejandra Ramírez respondió: “Estaban pasando cosas muy interesantes. Había alrededor de cuatro o cinco compañías que estábamos trabajando. Las autoridades culturales locales apoyaron mucho el crecimiento de los coreógrafos que estábamos emergiendo. Nos abrían espacios para dar nuestras funciones”. “Seguimos trabajando con el mismo entusiasmo y espíritu. No me he apartado de Puebla, mantengo un contacto muy cercano. Lo que sí puedo decirte es que esta situación le generó un gran crecimiento a la compañía por el dinamismo tan fuerte que hay en esta ciudad”. Ramírez asegura que este cambio le favoreció profesionalmente, incluso, está trabajando como bailarina para distintas compañías, como la de los coreógrafos Serafín Aponte, Alicia Sánchez y Octavio Zeivy, por mencionar algunos. Son nueve años en los que Bruja Danza se ha regido por tres principios: continuidad, perseverancia y disciplina, los cuales han permitido que el grupo explote al máximo el movimiento. Al respecto comenta su directora: “Bruja Danza ha pasado por varios periodos. Hemos buscado de manera constante el mejor modo de trabajar y de darle mayor peso al movimiento como tal, aunque suene raro, pero en verdad nos gusta bailar. Eso queremos proyectarlo en cada una de nuestras piezas”. Muestra de ello son coreografías como “Alteridad”, donde los lenguajes dancístico y teatral se fusionan para mostrar las relaciones amorosas, así como “En pausa”, que indaga sobre la fragilidad del aparente equilibrio de la cotidianeidad. La coreógrafa, quien fue finalista en 2001 del Premio de Coreografía Guillermina Bravo, comenta que últimamente está trabajando con actores-bailarines, lo que da al grupo un formato cercano a la danza-teatro, sin que esto signifique eclipsar la esencia del movimiento. Finalmente, Ramírez apunta que el mayor reto es mantenerse activos y que Bruja Danza siga en las carteleras. En cuanto al contenido de su propuesta, seguir en la búsqueda estética para no estancarse: “Quiero seguir experimentando en cada obra. Me interesa darle rienda suelta a la imaginación, a la ficción y seguir aprendiendo más para que las ideas sigan surgiendo”, comenta la docente de la Escuela de Danza del Centro Cultural Ollin Yoliztli.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
902
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.