Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Negocios escriba una noticia?

Son burocracia e incompetencia la causa de “empresas enojadas”

02/03/2012 07:54 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En 10.78 por ciento de las empresas en México la emoción que prevalece es la ira, como consecuencia del excesivo burocratismo, demasiada supervisión e incompetencia, además de que predominan procesos innecesarios, al grado de ocupar hasta un 40 por ciento de los tiempos laborales en trámites. Así lo revela un estudio de Estados Anímicos y Trabajo, elaborado por la compañía Crecimiento Sustentable S.C., en el que se determinó que en las compañías “enojadas” predominan los sentimientos de rabia, furia y vergüenza. Detalló que aunque existen múltiples variables que propician el enojo, las prácticas que emplean los directivos de este tipo de empresas es, por lo general, crítico, perfeccionista, resentido, impaciente y neurótico. El estudio indicó que el estado de ira en las empresas es resultado de jefes ineficientes, prácticas burocráticas y las expectativas no cumplidas de los trabajadores Entre las variables con las que se identifica el enojo en las empresas destacan los fraudes al interior de la compañía, el robo hormiga, la transferencia de clientes, pérdidas continuas de informes o activos y accidentes que representen altos costos en la empresa. Refirió que las quejas más comunes entre los trabajadores de las “empresas enojadas” son la imposibilidad de compaginar tiempo laboral y personal, metas inalcanzables de desempeño y vaivenes para establecer sus prioridades, además de una alta ineptitud por parte de los jefes de área. Al respecto el director de la consultoría que realiza el estudio, Alfonso del Valle Azcué, señaló que las compañías que presentan un mayor índice de esta tendencia son las pequeñas y medianas empresas de carácter familiar, las de salud o seguridad y las escuelas, además, enfatizó que estas empresas son en un 50 por ciento del sector público. Asimismo, las compañías que pertenecen a la iniciativa privada que manifiestan ira son las firmas familiares en las que el desempeño de roles no está especificado y carecen de organigramas reales. Del Valle comentó que el primer síntoma que presentan estas empresas es la poca capacidad de evaluación, el desempeño del personal a cargo e indicó que las tres principales señales de enojo que predominan en las empresas son la ineficiencia, el burocratismo y el incumplimiento de expectativas. Lo anterior, agregó el directivo, se traduce en baja productividad por parte de los empleados, además de horas muertas y la nulidad de parámetros en las metas corporativas. Para mitigar o eliminar el efecto de ira, puntualizó, se requiere de una administración eficiente y establecer funciones claras, así como metas realistas y que los directivos ejerzan un buen liderazgo. Concluyó que el problema tiende a reducirse de manera sustancial al determinar perfiles pormenorizados para cada puesto de trabajo, con lo que se eliminarían los “amiguismos o compadrazgos” que pueden dañar a la organización.


Sobre esta noticia

Autor:
Negocios (21643 noticias)
Visitas:
106
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.