Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Deportes escriba una noticia?

Buscará Cruz ser el primer púgil chiapaneco "profeta en su tierra"

10/07/2009 11:16 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

* Antes de él, ninguno ha peleado en su tierra por un título mundial

* Campeones como Anaya y Rabanales nunca pudieron hacerlo aquí

Por Juan Carlos Gutiérrez Castillo, Enviado Tuxtla Gutiérrez, Chis., 10 Jul. (Notimex).- A unas horas de su segunda defensa del cetro mundial pluma de la FIB, el chiapaneco Cristóbal Cruz tendrá la oportunidad de escribir una muy importante página en la historia del deporte chiapaneco en cuyo final, alegre, o triste, él tendrá un papel decisivo. Ante el jalisciense Jorge "Coloradito" Solís, Cruz tendrá la opción de hacer lo que en su momento no tuvieron oportunidad ni Romeo "Lacandón" Anaya, ni Víctor Manuel "Tucutrú" Rabanales: pelear ante su gente con un campeonato mundial en juego. Para Cruz, el camino no ha sido fácil desde que a los 15 años, en 1992, inició por el profesionalismo sin apoyo alguno y con un costal colgando en el patio de su casa, en el municipio de Jiquipilas, como única "infraestructura" deportiva. Consciente de las limitaciones que tenía en la llamada "otra frontera", o sea, la frontera sur, el ahora campeón se tuvo confianza y optó por radicar más al norte del país pese a haber tenido un bueno, pero engañoso, inicio en el profesionalismo. Los resultados le dieron la razón, pues en su primera pelea en la capital del país fue noqueado en un round por Martín Honorio, quien le hizo ver su realidad y darse cuenta de que necesitaba, si aspiraba a algo serio, entrenar a un mayor nivel, y así lo hizo. Nuevamente sufrió al intentar acceder a la aduana del boxeo estadounidense, pero tras perder cuatro peleas en suelo del "Tío Sam" (una de ellas ante Solís), la halló "la cuadratura al círculo" e hilvanó victorias para sorprender a la opinión pública al noquear al veterano pero duro ex campeón mundial filipino Luisito Espinosa, al que retiró del boxeo. Ganando unas peleas y perdiendo otras se fue haciendo de un nombre internacional hasta entrar a las clasificaciones mundiales y lograr el año pasado el cetro ecuménico que ahora ostenta y que ganó al también mexicano Orlando Salido en Estados Unidos. Chiapaneco en su esencia y apariencia, este triunfador en la vida, pues así debe ser considerado quien logró lo que él en suelo ajeno al no tener opciones en su tierra natal, tendrá en recompensa de parte de su pueblo y del gobierno de Chiapas, la oportunidad de ser el primer boxeador de su estado en presentarse como soberano mundial en Chiapas. Romeo Anaya, campeón mundial gallo en la versión de la AMB en 1973, tras noquear al panameño Enrique Pínder y primer titular ecuménico nacido en Chiapas, nunca pudo subir como campeón del orbe o retador a un ring en su ciudad natal. Anaya tuvo tres peleas titulares. Una ante Pínder en 1973 y ese mismo año ante el sudafricano Arnold Taylor, ante quien tras ir ganando claramente, luego de tumbarlo cuatro veces, terminó siendo noqueado en el round 14 en Johannesburgo, en la que muchos consideran la mejor pelea de la historia en los gallos. Luego, sucumbió en su última pelea por una corona mundial ante Rafael Herrera en 1974, quien ante el chiapaneco retuvo el cetro gallo del CMB. Años después, casi 20, otro chiapaneco y con un signo boxístico similar al de Anaya y Cruz, Víctor Manuel Rabanales ganó, al igual que ellos a sangre y fuego el cetro mundial, en la categoría gallo y del CMB al noquear en su propia casa al muy popular japonés Joichiro Tatsuyoshi, para perderlo en su segunda defensa en 2003 en Corea ante Jung-Il-Byun y fracasar en otra ocasión en Tailandia ante Veraphol Sahaprom. Poco antes, Rabanales, ciertamente, peleó en esta ciudad como campeón gallo del CMB, pero en su carácter de interino, por lo que carecía del reconocimiento pleno para ser considerado como titular mundial. En esa ocasión, en mayo de 1992, defendió la corona interina ante el argentino Luis Ocampo, al que noqueó sin problemas. A diferencia de él, Cruz llega como campeón mundial y sin la etiqueta, tan lamentablemente recurrida en estos tiempos de interino, empleada pese a que haya o no un titular pleno y absoluto. Por eso, su pelea de mañana reviste una importancia histórica, pues el público de esta tierra que vio buen boxeo en la década de los 70 e inicios de la de los 80 del siglo pasado, podrá aspirar a ver por fin a un chiapaneco como campeón mundial en su propia tierra y al que seguramente 4.5 millones de sus coterráneos estarán apoyando con todo.


Sobre esta noticia

Autor:
Deportes (40198 noticias)
Visitas:
103
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.