Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Roberto Díaz Ramírez escriba una noticia?

Calderón, el duopolio y la manipulación de El Grito

17/09/2012 20:36 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El gobierno de Felipe Calderón decidió cerrar el sexenio con broche de oro, manipulando la transmisión televisiva del tradicional Grito de Independencia, el colmo de la arrogancia blanquiazul

<a href="http://www.flickr.com/photos/43779660@N00/246870339/" mce_href="http://www.flickr.com/photos/43779660@N00/246870339/" target="_blank">hdaniel</a> via Flickr

El gobierno de Felipe Calderón decidió cerrar el sexenio con broche de oro, manipulando la transmisión televisiva del tradicional Grito de Independencia, el colmo de la arrogancia blanquiazul, que así le pone la cereza a un pastel de 6 años, mismos que se vieron marcados por la incapacidad presidencial para explicar lo que pretendía hacer con la cruzada anti crimen, que más de 85 mil muertos después, no puede afirmar que se vaya ganando, realidad que le reclamaron en El Zócalo, al grito de ¡Asesino, asesino, asesino!

El problema con la estrategia aplicada por FCH, es que ni a corto ni a mediano o largo plazo, se vislumbran resultados que puedan dejar satisfechos al común de los mexicanos, afectados todos, de una u otra forma por la impunidad con la que actúan los criminales. La guerra contra la delincuencia, es un hecho con el que no se puede estar en desacuerdo, porque era y es inevitable, ineludible y necesaria, pero que sea un imperativo implementarla en el mejor interés de la sociedad, no le quita el rango de fracaso, al dejar a miles de inocentes en calidad de daños colaterales.

Han sido muchos los presidentes oprobiosos que se han sentado en la Silla, pero Calderón se encuentra entre los pocos que han hundido en la ignominia al ya de por sí menguado decoro de las instituciones nacionales y es que Felipillo, simple y llanamente no pasó la prueba del añejo, "Presidente, obviamente", pues le faltó el buqué necesario para gobernar con honestidad y decencia, carencias que le orillaron a vulnerar la libertad de expresión en pleno Grito de Independencia.

El colmo de la estulticia y la contumaz bribonería con la que se ha conducido la Presidencia, se presentó durante la ceremonia del Grito, evento que de forma mañosa e irreverente, fue manipulado desde las entrañas mismas del poder, aprovechando para ello la magia de la televisión y, de paso, las peleas de box que se transmitieron a través de los canales del duopolio televisivo, con el fin de evitar que se escuchara en red nacional, lo que se coreaba en El Zócalo capitalino.

"ARTICULO 6 -La manifestación de las ideas no será objeto de ninguna inquisición judicial o administrativa, sino en el caso de que ataque a la moral, los derechos de tercero, provoque algún delito"

Vía su cuenta de Twitter, el periodista José Cárdenas le reclamó airadamente a Televisa y TV Azteca por haber cortado la transmisión de la verbena popular que tradicionalmente se difundía mediante las pantallas de TV, pero erró al lanzar su coraje contra Emilio Azcárraga Jean, Ricardo Salinas Pliego y Enrique Peña Nieto, cuando resulta obvio que fue una acción concertada que benefició al Presidente Electo, a Calderón y a los concesionarios de las televisoras.

Lo ocurrido en El Zócalo va más allá del vulgar capricho mediático que aparenta ser. La realidad es que el duopolio, en contubernio con Presidencia y el Centro de Producción de Programas Informativos Especiales, echó a la basura el Artículo 6 Constitucional, al boicotear el derecho de los mexicanos a expresarse de manera libre y a estar informados de forma objetiva sobre lo que ocurre en el país, pisoteando con esta acción mediática el respeto que se merecen los valores patrios de independencia y libertad.

<a href="http://www.flickr.com/photos/53950999@N03/4994527836/" mce_href="http://www.flickr.com/photos/53950999@N03/4994527836/" target="_blank">Editorial MX</a> via Flickr

Enfermo de poder, mesiánico y colérico, el mandatario de mecha corta, acabó convertido en una copia fiel, corregida y aumentada del presidencialismo que tanto criticara el PAN cuando era oposición, quedando Calderón como ominoso ejemplo de que el poder corrompe, llegando al grado de atreverse a conculcar la libertad, ese derecho inalienable, irrenunciable, imprescriptible y sagrado por el que murieran los Héroes de la Independencia.

Calderón terminará como empezó, inmerso en el descredito total, por su propia imposición apoyada en los favores políticos de Elba Esther Gordillo, por la llegada al poder de EPN, aprendiz de tecnócrata con el que se consumará el retorno del PRI a Los Pinos y por el montaje que organizó su equipo, la noche del 15 de septiembre, para maquillar la realidad que lo pone en evidencia.


Sobre esta noticia

Autor:
Roberto Díaz Ramírez (122 noticias)
Visitas:
1212
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.