Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Roberto Díaz Ramírez escriba una noticia?

Baja California, electores en estado de indefensión

04/07/2013 03:53 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Tras 24 años de dominio blanquiazul en la administración pública bajacaliforniana, 2, 410, 573 electores, deberán decidir entre seguir gobernados durante 6 años más por el PAN o volver a los brazos del PRI, en el entendido de que, en estos momentos, tan malo es el pinto como el colorado

Tras 24 años de dominio blanquiazul en la administración pública bajacaliforniana, dos millones 410 mil 573 electores, deberán decidir entre seguir gobernados durante seis años más por el Partido Acción Nacional o volver a los brazos del Partido Revolucionario Institucional, en el entendido de que, en estos momentos, tan malo es el pinto como el colorado.

Luego de una ríspida contienda en la que, más que propuestas, campearon las promesas incumplibles y las denostaciones de todo tipo entre las dos principales fuerzas políticas de Baja California, a los electores les tocará elegir, ya no a quien ofrezca un mejor destino para esta entidad, sino al candidato menos malo, situación que seguramente tiene más que inquietos a los más avispados electores.

Más allá de las filiaciones políticas de cada quien, el próximo domingo siete de julio, dos coaliciones se disputarán, en las urnas y quizás hasta en los tribunales, el poder político para el periodo 2013-2019 y ninguna de ellas puede darse por vencedora o vencida, pero sí el pueblo, porque ambas son más de lo mismo, de ahí que sus ofrecimientos de campaña, no apunten a la solución de los problemas que afectan al ciudadano común.

Con base en sus biografías políticas, votar por Francisco Vega de Lamadrid y/o por Fernando Jorge Castro Trenti, será lo más cercano a una elección de desprestigios o lo que es lo mismo, quienes acudan a las urnas el próximo domingo, deberán elegir entre la "cola de rata" del primero y la "cola de diablo" del segundo, con la ventaja de que el priísta ofrece un par de cuernos de chamuco, a manera de pilón, quedando Felipe Ruanova, en el triste papel de "candidato comparsa" del priísta, para vergüenza del Movimiento Ciudadano, que en 2012 apoyó a (o se aprovechó de...) Andrés Manuel López Obrador.

Ir a las urnas en Baja California será, pues, como navegar a contra corriente, con los ciudadanos en evidente estado de indefensión, siendo el entramado electoral al que se enfrentarán poco más de dos millones cuatrocientos mil electores, una triste copia del escenario nacional, ese que en la pasada elección presidencial, estuvo marcado por las descalificaciones y las campañas negras entre partidos, amén de los arreglos en lo oscurito, ocurridos en el IFE y el TEPJF.

Y lo peor del caso es que con las actuales autoridades electorales ciudadanas que guían el proceso en el Estado, tan inapropiadamente politizadas por la clase política local, es bien poco lo que podrá hacer el electorado de esta ínsula pseudo democrática llamada Baja California, al plantarse ante las urnas el próximo siete de julio, porque esa es la realidad: la situación del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana, no es muy distinta de la que privó y priva en el desprestigiado Instituto Federal Electoral.

Si hubiera que definir al IEPC de Baja California, tendría que decirse que es una organización opaca, cara, de clara tendencia partidaria priísta y, obvio, desde antes del inicio de las campañas, ya se advertía incapaz de llevar a buen puerto el proceso electoral local, lo que abre la puerta para que cualquiera de los candidatos derrotados lleguen hasta la judicialización, en aras de quedarse con la jugosa tajada presupuestal y de poder político que representa esta entidad.

Y ahí, en los tribunales, será bien poco lo que importe el sufragio de los bajacalifornianos que acudan a las urnas, incluso en medio de condiciones climatológicas asfixiantemente adversas, como es el caso de Mexicali, aunque de hecho, el valor del voto ya es bastante nimio, desde el momento mismo en el que los partidos políticos postularon, no a sus mejores cartas, sino a quienes consiguieron los amarres necesarios para lograr las candidaturas, gracias a la fuerza de sus influencias.

A estas alturas de la vida política del Estado 29 de la República Mexicana, justo es reconocer que hasta el gato, el perro o el canario de cualquiera de los dos millones 410 mil 573 electores con derecho a voto, sería mejor opción de gobierno que alguno de los tres fiambres que se postularon para gobernador de BC, de ahí que los electores se vean obligados a votar por el menos malo y no por la mejor opción, lo cual es impropio de una democracia de a de veras, pues se elige en estado de franca indefensión.

Esa es la triste realidad a la que se enfrentarán los electores bajacalifornianos, quienes votarán por candidatos que no cumplen y que, sin embargo, durante esta corta, pero accidentada campaña, se han esmerado en ofrecer el oro y el moro, a cambio del poco efectivo sufragio, dado que éste siempre beneficia a los políticos, pero regularmente no se traduce en bienestar para quienes lo entregan, con sus honrosas excepciones.

¿Muy pesimista el escenario en materia de democracia para Baja California? Sí, vaya que lo es, como resultado de los muy particulares y malsanos intereses de la acomodaticia clase política que, hasta el pasado tres de julio, andaba en campaña, bajándole la luna y las estrellas a los electores, pero que, luego del domingo siete de julio, retomará su verdadera cara, marcada por el cinismo, el ostracismo y el dispendio gubernamental.

Y, sin embargo, pese a todo, por esos fiambres de la vida pública hay que salir a votar, siempre con la esperanza de que resulte electo el menos peor de los aspirantes a gobernador, alcalde, diputado o regidor, lo cual se ve difícil, dado que unos más y otros menos, pero todos los aspirantes, finalmente buscan el poder por el poder, más por los beneficios que conlleva asirse a un hueso político durante tres o seis años, que por el deseo de ayudar a los electores.

Posdata.- Cualquier semejanza entre el escenario electoral bajacaliforniano y lo que ocurre en el resto de los procesos que tienen lugar en la República, puede ser, es mera coincidencia.

Fotos: www.iepcbc.gob.mx


Sobre esta noticia

Autor:
Roberto Díaz Ramírez (122 noticias)
Visitas:
498
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.