Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Sociedad Mexicana escriba una noticia?

Cambiar refrescos por agua bajaría índice de obesidad en 22 por ciento

18/02/2011 10:59 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El consumo de refrescos, jugos y bebidas alcohólicas representa 22 por ciento de las calorías que ingieren cada día los mexicanos, pero si se sustituyera por agua natural se reducirían en la misma proporción el sobrepeso y la obesidad en el país. Durante la ponencia “Prevención de riesgo cardiovascular. Situación actual y perspectiva para el futuro”, el secretario de Salud y Bienestar Social de Colima, Agustín Lara Esqueda, destacó que el sobrepeso y la obesidad representan un grave problema de salud pública. Destacó que 70 por ciento de la población mayor de 20 años padece alguna de esas condiciones, lo que la pone en grave riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares, diabetes e hipertensión, que son las principales causas de muerte. En el acto, celebrado en el marco de la V Reunión Internacional de Líderes en Cardiometabolismo y Hemostasia, que concluirá el 20 de febrero, dijo que durante miles de años los seres humanos sólo tomaron agua y el organismo se adaptó a consumirla y desecharla. En entrevista el médico, quien estuvo encargado a nivel federal hasta hace unos meses del reto de abatir la epidemia de sobrepeso y obesidad, explicó que por el contrario en el caso de los alimentos sólidos el organismo desarrollo receptores de la saciedad y por eso no puede comer, por ejemplo, dos kilos de carne en una sentada. “Usted no se puede comer dos kilos de carne porque se llena, el organismo dice que no cabe más. Pero puede tomar agua todo el tiempo, con azúcar y sin azúcar, y la sigue eliminando y hay mecanismos para esa función. “Al no tener saciedad, cada vez que consume una bebida azucarada el organismo no la contabiliza como parte de la dieta”, explicó. Agregó que los líquidos que toman los mexicanos corresponden al 22 por ciento de las calorías totales que se consumen, lo que implica que si sólo tomaran agua podrían realmente bajar 22 por ciento la obesidad. Los mexicanos, sobre todo los niños y jóvenes, concentran su ingesta en bebidas azucaradas, jugos y refrescos, y en los mayores de 12 años se inicia con las bebidas alcohólicas lo que aumenta a través del tiempo, pero de agua natural se consume menos de un litro diario en promedio. Informó que 30 por ciento de lo que consumen los mexicanos son bebidas azucarada y refrescos, otro 20 por ciento jugos; con relación al alcohol va de un 20 por ciento en los adolescentes hasta un 80 por ciento en jóvenes entre 20 y 39 años de edad. En su presentación detalló que de acuerdo con el estudio del patrón del consumo actual de bebidas en adultos en México, elaborado en 2006 por el Instituto Nacional de Salud Pública, los mexicanos consumen 411 kilocalorias (Kcal), que equivalen a mil 721 mililitros diarios. De esa cifra de agua se consumen 889 mililitros (ml), cero calorías; leche 170 ml, que equivalen a 94 kcal; jugos y agua sin azúcar, 49 ml, igual a 23 kcal; bebidas con azúcar 175 ml, que son 95 kcal; café o té, 161 mil, es decir 34 kcal; refrescos 177 ml, que son 85 kcal; alcohol en promedio 39 ml, que son 67 kilocalorías y de otros como podrían ser atoles son 41 ml y 13 calorías. Señaló que el sobrepeso y la obesidad son una pandemia, catalogada así ya por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y es principal factor de riesgo de desarrollar enfermedades crónicas no transmisibles, principalmente diabetes y cardiovasculares que incluyen la hipertensión o presión alta. También dio a conocer que en cuanto a la mortalidad 75 por ciento es por enfermedad cardiovascular, como infartos cerebrales o embolias; 80 por ciento de las hospitalización por diabetes estan relacionadas a complicaciones derivadas del proceso de ateroesclerosis, es decir, grasa en las arterias que se tapan. Asimismo, el riesgo de mortalidad cardiovascular (CV) es de dos a tres veces más alto en hombres con diabetes y de tres a cinco veces más alto en mujeres con esa enfermedad que en personas sin diabetes. Finalmente, señaló que el reto para México y el mundo es revertir esta tendencia de aumento de las enfermedades crónicas no transmisibles, que debido a la transición epidemiológica y al aumento de la expectativa de vida la humanidad está más en riesgo de padecerlas. Por ello los esfuerzos van dirigidos a reducir los factores de riesgo y concientizar a la gente, principalmente a los niños, para que se tenga más calidad de vida.


Sobre esta noticia

Autor:
Sociedad Mexicana (21910 noticias)
Visitas:
127
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.