Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Bionero.org escriba una noticia?

Cambio climático: causa o consecuencia

17/01/2014 16:01 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

MÉXICO.- Desde huracanes con una intensidad nunca antes vista e incluso llegando a ciudades donde por cuestiones de las corrientes marinas no llegaban anteriormente, hasta el fenómeno como con el que cerramos el año: un vórtice polar que congeló la gran parte del norte de los Estados Unidos.

Un hecho histórico que puso de nuevo en los reflectores el cambio climático dejando sin argumentos a los detractores que dicen que la crisis climática actual no es verdadera o que no se produce por la actividad antropocéntrica.

La información que circuló por los medios de comunicación y redes sociales, mostraba ciudades bajo hielo que recordaban a la película "The day after tomorrow" (2004), interesante documento que muestra en un par de horas parte de los impactos que ya estamos sintiendo por este calentamiento global que nos tiene con una crisis climática.

Por días la prensa nos habló de la situación tan vulnerable que se vivía en muchas ciudades de los Estados Unidos y repetían como cada fenómeno similar en consecuencias climáticas que esto era culpa del calentamiento global y/o del cambio climático.

Numerosos especialistas y autoridades gubernamentales en todo el mundo aparecieron en los medios hablando del peligro que este significa, de como los fenómenos naturales irán aumentando en cantidad y magnitud, que debemos de estar preparados para esto e ir avanzando hacia las medidas de mitigación necesarias. Es decir, reducir las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) y comenzar con la transición hacia modelos de producción energético renovables, no dependientes del combustible fósil. Medidas que no son del todo malas.

Al contrario, se necesita hacer cambios para poder adaptarnos. No es posible volver atrás. La crisis climática es irreversible. Es necesario buscar medidas de adaptación a nivel local que nos sirvan como herramienta para construir un nuevo modelo de sistema menos agresivo con el planeta y con nosotros mismos como especie. ¿es tan difícil lograr esto? En el papel no lo es. Incluso es difícil encontrar alguien que no mencione la necesidad de un cambio de modelo. Las practicas del capitalismo verde se basan en ese discurso. El problema radica en que el sistema actual intenta hacer este cambio sin ver afectados sus intereses y eso es imposible de lograr. Un cambio de modelo va más allá que los negocios verdes o ser "ecofriendly", es un cambio de pensamiento y de acción.

Aceptar el cambio climático es necesario. Aceptarlo como una realidad. Lo que no podemos aceptar y es el error en el que caemos tanto los investigadores, especialistas en el tema, activista, medios, ciudadanos comunes: pensar en el cambio climático como una causa, es decir pensamos que los desastres naturales son la causa de la crisis climática, que nuestros esfuerzos se deben de enfocar en detener dicha crisis o al menos volverla menos agresiva en los próximos años.

Incluso la Organización de las Naciones Unidas tiene su Conferencia de las Partes (COP) que se reúnen cada año para discutir las medidas de mitigación y adaptación ante dicha problemática siempre desde una perspectiva mercantil y/o económica reforzando los mercados de carbono como la principal herramienta para bajar las GEI sin afectar las economías locales ni globales. Llámese REDD, REDD+, Mecanismos de Desarrollo Limpio, etc. Cada COP busca poner en marcha otro mecanismo económico para echar andar falsas soluciones que se pintan de verde que lo único que buscan es mantener el sistema actual, sin cambios significativos. Los costos sociales y ambientales de esas falsas soluciones las seguirán pagando las poblaciones más vulnerables. No sólo las humanas, sino todos los seres vivos.

A la fecha, a más de diez años de la primera COP no se vislumbran cambios significativos y aunque se busque culpar a los no firmantes del Protocolo de Kyoto como los principales responsables de los pocos avances en los acuerdos para la reducción de GEI, los fracasos de estas Conferencias se deben principalmente a la falta de visión conjunta de los países que buscan su propio beneficio o del bloque al que pertenecen y a la exclusión de las comunidades en las discusiones y acuerdos. No existe dentro de las COP la voz de los más vulnerables, de los que día a día conviven con la crisis climática.

La otra razón que en lo personal considero la más importante de los pocos avances en lograr las medidas de mitigación (medidas globales que no siempre se reflejan a nivel local) y las medidas de adaptación (medidas locales necesarias para la justicia socio-ambiental de las comunidades afectadas) es seguir pensando en el cambio climático como en una causa y no como una consecuencia lógica de la crisis ambiental producida por años de revolución industrial ininterrumpida.

Si consideramos a la crisis climática como una consecuencia lógica de nuestro modelo de producción, al mismo nivel que podemos considerar la crisis hídrica, la problemática de los bosques y la desertificación, es mucho mas fácil buscar no una solución (en esto ya alcanzamos el punto de no retorno), pero sí las herramientas necesarias para que esta transición climática no sea tan agresiva y con tantas perdidas como se prevee.

Entender la crisis climática como una consecuencia lógica del modelo de producción actual y no como una causa de la crisis ecológica es un primer paso que nos cuesta trabajo dar. No sólo porque pone en tela de juicio nuestro apego a la modernidad y su confort, sino por que es una amenaza directa a un modelo de producción y consumo que es la piedra angular del sistema que ha regido este planeta por al menos tres siglos.

Llámese imperialismo, capitalismo, socialismo, todos ellos se basan y se han basado en la extracción de bienes naturales. En ese se centra la economía de los países. Aunque intenten pintarse de verde, el modelo extractivo es el culpable de la crisis ambiental actual. Incluido el cambio climático que no es diferente a la crisis hídrica u otras problemáticas ambientales que padecemos en la actualidad. Mientras este sea tratado desde la perspectiva de los mercados económicos, las soluciones sólo serán falsas herramientas que no llegaran a la raíz del problema. Un modelo basado en la extracción de los bienes naturales, sin un enfoque ecosistemico que no parte de una visión local no puede buscar una solución o las medidas necesarias para adaptarnos.

La recurrente frase de los activistas, comunidades y demás personas que se manifiestan cada año fuera de donde los gobiernos se reúnen para discutir qué hacer con la crisis climática: "cambiemos el sistema, no el clima" cobra cada vez más fuerza y significado. Estamos ante la necesidad de un cambio de sistema, de un cambio en el modelo de producción y consumo. Cambiar nuestra piedra angular y de visión. No sólo por la crisis climática, sino por una necesidad de supervivencia que día a día se hace mayor. Intentar ver el cambio climático como una causa y no como una consecuencia, separarlo de la problemática ambiental que vivimos no es sino un ejercicio de dominación mediática que convella quitarle fuerza, decirnos que no se pueda hacer más, que las medidas de adaptación no deben de ir de la mano de un enfoque ecosistémico que nos permita relacionarnos con nuestro entorno ecológico desde un conocimiento básico de las dinámicas de poblaciones vitales para mantener un ambiente sano. Es dejar que el mercado busque soluciones que sólo benefician a los poderosos económicamente hablando mientras que los vulnerables seguimos pagando los costes socio-ambientales.


Sobre esta noticia

Autor:
Bionero.org (381 noticias)
Fuente:
bionero.org
Visitas:
27
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.