Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Cambió Julio Verne las leyes por las letras

07/02/2011 03:18 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Abogado de profesión y escritor por convicción, Julio Verne, uno de los literatos más prominentes del siglo XIX, creador de “Viaje al centro de la tierra” y “La vuelta al mundo en 80 días”; nació en Nantes, Francia, el 8 de febrero de 1828. Considerado uno de los padres de la literatura de ciencia ficción, Verne predijo con gran precisión en sus relatos fantásticos la aparición de algunos de los productos generados por el avance tecnológico del siglo XX, como la televisión, los helicópteros, los submarinos o las naves espaciales. Según sus biógrafos, estudió en el colegio Saint-Stanislas en 1839, donde adquirió conocimientos en geografía, griego, latín y canto. En 1847, inició en París sus estudios en Derecho, graduándose más tarde, para cumplir los deseos de su padre. No obstante, contrario a los sueños de su progenitor, quien deseaba que se hiciera cargo del bufete jurídico familiar, Julio Verne siempre manifestó su atracción por la literatura, la ciencia y los inventos que en pleno siglo XIX se desarrollaban. Su colección de artículos científicos son clara muestra de ello. Su afición a los libros creció en 1848 cuando conoció a los Dumas en un círculo privilegiado de literatura. Éste se convirtió en uno de sus vicios, el cual le acarreó problemas de salud. Todo su dinero lo gastó en libros y su padre jamás mostró disposición de ayudarlo en algo para lo cual no lo instruyó. Cuentan que sus inicios como novelista fueron desafortunados; en 1850 escribió “Las pajas rotas”, con modesta aceptación del público parisino. Al siguiente año publicó en la revista ilustrada “El museo de las familias”, del que se desprendieron dos relatos, “Martín Paz” y “Los primeros navíos mexicanos”, inspirada en las narraciones del explorador alemán Alexander Von Humboldt. Desde sus primeras obras, el novelista plasmó las actividades que más le gustaban, así, sus viajes por Europa, África y América del Norte fueron lo que detonó su imaginación. La exploración del mundo fue un atractivo primario en sus obras. La visión de un entorno futurista le dio el calificativo de “Padre de la ciencia ficción”. “Cinco semanas en globo” (1863) creó un efecto de goce en el público, aunque lejos estaba de ser una obra maestra. El éxito que le otorgó este escrito hizo que conociera a Jules Hetzel, quien se convirtió en su editor. Inmediatamente firmó un contrato por 20 años para tres novelas anuales. A partir de entonces ya no era el mismo Verne. Con la certeza de seguir creciendo como escritor, su estilo estuvo integrado por las sugerencias que le hacían expertos en los temas que le apasionaban, no obstante que tenía un bagaje científico bastante amplio. “Estoy estudiando química, paso mi tiempo con un profesor de química y en fábricas de productos químicos, en las que mis trajes han atrapado manchas de las que pasaré la cuenta, pues La isla misteriosa será una novela química”, señaló Julio en una conversación que tuvo con su editor, lo que corrobora lo antes mencionado. Creador de muchas obras, varias de ellas han sido llevadas a la cinematografía, entre ellas: “Viajes extraordinarios” (1863), “Viaje al centro de la tierra” (1864), “De la tierra a la luna” (1865), “El desierto de hielo” (1866), “Los hijos del capitán Grant” (1867) y “Veinte mil leguas de viaje submarino” (1870). También, “La vuelta al mundo en 80 días” (1873), “Las tribulaciones de un chino en china” (1879), “El amo del mundo” (1904) y “El faro del mundo” (1905). Su primera obra de ficción científica, como él le llamaba, fue “París en el siglo XX” (1863), novela que narra la historia de un joven que vive en un mundo tecnológico, que sin embargo no puede alcanzar la felicidad y termina con un final trágico. Para Hetzel, este trabajo acabaría con la carrera de Julio Verne, por la vida fatalista del protagonista, por lo cual sugirió que fuera guardada bajo llave y la publicara años después. Éste es considerado un hallazgo, pues la novela fue descubierta en 1994. Otras obras póstumas son: “El secreto de Wilhelm Storitz”, “El faro del fin del mundo”, y “El volcán de oro”; ambas de 1998. Víctima de diabetes, el autor de “La vuelta al mundo en 80 días” falleció el 24 de marzo de 1905, en Amiens, Francia.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
218
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.