Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miguel Cuevas escriba una noticia?

Candidatos y función municipal

05/06/2009 08:55 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Por cierto que el desfile inaugural, encabezado por el presidente Merced Baldovino Diego, poco concurrido, coincidió con los cien días de la administración municipal, quien prefirió hacer mutis de este importante margen de ajuste administrativo

Candidatos y función municipal.

Indiscutiblemente que el candidato natural para contender por la curul federal del Séptimo Distrito Electoral es Mario Moreno Arcos, el buen querer, simpatía y admiración que le profesan en la tierra de las avispas, quedó más que demostrado en las pasadas elecciones, donde el priismo obtuvo un triunfo arrollador; sin duda la labor, gestión y actitud generosa de Moreno Arcos durante su mandato allanaron el rumbo y apuntalaron las propuestas priistas que le permitieron conservar el poder y le permitirán recuperar la tan aleve silla del Palacio legislativo de San Lázaro.

Fortuitamente la composición política del distrito séptimo tiene un lejano componente, este es el caso de Coyuca de Benítez, municipio relativamente alejado del ombligo político del estado, pero compartiendo el destino en la distribución distrital. Recordemos que en las pasadas elecciones para renovar el Congreso Federal, el doctor Reyes Betancourt, un excelente profesionista y mejor persona, fue sacrificado lastimosamente; la candidatura del suplente Felicito Rodríguez Jiménez, vista por la ciudadanía como un exceso sin sentido, provocó el rechazo electoral, lográndose con ello la derrota en el municipio coyuquense y por ende, a pesar de salir victorioso en la capital del estado, la derrota electoral en el distrito.

Ante estos antecedentes, y haciendo caso a las máximas populares que nos aconsejan la seguridad y la prudencia del pájaro en la jaula, por no decir en la mano o la prevención antes que el lamento; llama la atención que un grupo de priistas se quejen de la expresión malhadada de Ricardo Moreno, en el sentido de que la suficiencia del municipio de Chilpancingo en cantidad electoral basta para ganar las elecciones. En estos tiempos donde lo único seguro, es lo seguro y… a veces ni eso; manifestarse de manera tan desdeñosa sobre el municipio coyuquense es irritante y amargoso.

Ciertamente, que Mario Moreno Arcos a pesar de que a lo largo de su trayecto ha compartido su historia y logros políticos con Coyuca y destacados coyuquenses, poco o nada se sabe de algún esfuerzo común para llevar a cabo gestorías que beneficien las causas de desarrollo del municipio.

En honor a la verdad no se trata de apostatar en contra de Mario Moreno Arcos; el olvido coyuquense no tiene otro motivo que el interés político que le debe Chilpancingo, más allá de la Pecata Minuta de un olvido insignificante; diremos en su favor el irrefutable hecho, de que hoy por hoy, en el centro del estado de Guerrero es un gran personaje político que se lleva bien con la gente, virtud ausente en la mayoría de los políticos de nuestro México, quienes exigen cierta cuota de vasallaje al común mortal que se mueve en su derredor.

Sine qua non, dirían los priistas coyuquenses a Mario Moreno Arcos: votos por gestoría y tiempo para visitas trimestrales a sus aliados en el pueblo del agua y la palmera.

Hablando de palmeras, por cierto, el domingo diecinueve, finaliza la Feria de la Palmera, tradicional evento rescatado por Jesús Herrera Vélez en 1994 y transformado a través de los años en una fiesta popular que atrae multitudes, pero también en una gran empresa que a ojo y juicio del pueblo ha dejado pingues ganancias a sus organizadores que intentan cubrir el fisgón ojo y juicio popular con subterfugios que sólo sirven para acrecentar el sospechosismo del mal uso de los recursos.

Por cierto que el desfile inaugural, encabezado por el presidente Merced Baldovino Diego, poco concurrido, coincidió con los cien días de la administración municipal, quien prefirió hacer mutis de este importante margen de ajuste administrativo, ante el saldo evidentemente negativo, a pesar de los esfuerzos por recomponer el rumbo. Las autoridades municipales, pero sobre todo los coyuquenses, se preguntan: ¿Qué pudieran informar? Que rescatara la sensación de prosperidad de la toma de posesión y el discurso dadivoso que tanta confianza exaltó; prosperidad que ahora sólo se manifiesta en la plutocracia montada en vehículos de lujo que chocan con la pobreza y realidad municipal.

A toro pasado, nada tiene el encanto de las promesas. Que si bien se ofreció ayudar a la gente, autoridades electas como el síndico municipal, se diría, están cumpliendo a cabalidad; pero para no equivocarse y estar acorde con la política de las administraciones pasadas, empezó por ayudar primeramente a familiares cercanos. ¡Que se valla al diablo la Ley de Servidores Públicos y el nepotismo! Diría el síndico Víctor Aguirre, que en un futuro no muy lejano sueña con una clínica que le otorgue la placidez de sentirse justamente compensado por tantos años de esfuerzo hipocrático.


Sobre esta noticia

Autor:
Miguel Cuevas (30 noticias)
Visitas:
383
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.