Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Vigemorac escriba una noticia?

Capitulo 2. Educación a distancia- Educación Virtual: Claves de un nuevo paradigma

27/11/2012 13:09 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Internet está impulsando cambios drásticos en las formas de entender la educación

Lorenzo García Aretio, Ruíz Cobella Martha, Domínguez Figaredo Daniel (2007). De la educación a distancia a la educación virtual. Barcelona: Ariel.

Capitulo 2.

Educación a distancia- Educación Virtual: Claves de un nuevo paradigma.

1.- Educación a distancia: aproximación conceptual

La reflexión sobre el concepto de educación a distancia lleva a concluir que, aunque se trata de un térmico consolidad a lo largo de los años, no es del todo apropiado para referirse a la casuística del fenómeno. Educación implica siempre un desarrollo perfectivo una actividad dinámica y constante por parte de cada educando, dirigida hacia el desarrollo de una capacidad, de una competencia o al logro de un valor. La educación es un proceso y un resultado que cada individuo lleva a cabo consigo mismo, en un propio proceso de convertirse en persona. Es en ese sentido que es apropiado hablar de educación a distancia, ya que se está hablando de una tarea propia de cada uno. En consecuencia, de forma estricta, hablar de distancia en educación resulta algo arriesgado.

Por otro lado, para que la educación tenga lugar de forma efectiva resulta siempre necesaria la intervención de un agente exterior que de forma planificada, inicia, motive y que a cada educando en la tarea formativa, Es decir, se trata esta vez de aquel el conocimiento de la educación que posee ese agente externo ayude a explicar interpretar y a decir cada intervención pedagógica (Touriñan, 2003). Implica siempre una intencionalidad que marca las acciones que se llevan a cabo, contando con esa intervención de agentes externo que colaboran en el logro de los fines marcados. Desde este enfoque, el concepto educación a distancia cobra sentido, al poder situar a los agentes externos más o menos cercanos al educando en el espacio y en tiempo.

Pero ¿qué implica el concepto (distancia)? Distancia expresa lejanía, separación y alejamiento en las dos coordenadas clave de toda interacción humana; el espacio y el tiempo. Distancia habla de la separación entre sujetos que están ubicados en distintas coordinadas geográficas, con mayos o menor lejanía física, y en el tiempo en el que se efectúa esa relación. En educación a distancia los actores que participan en la interacción siempre están en lugares diferentes y, hasta hace poco, también en momentos temporales distintos. Lógicamente el que en una acción formativa no coincidan el docente y el/ los estudiantes en un tiempo determinado, conlleva necesariamente una separación espacial, siendo ésta la clave que han definido durante mucho tiempo a la educación a distancia como propuesta antinómica de la enseñanza

presencial. Dos ofertas pedagógicas que a lo largo de las décadas anteriores han sido consideradas de difícil convergencia.

Los canales de comunicación y los recursos en los que se apoyaba la educación a distancia en sus inicios mantenían ciertamente esa separación de espacio y tiempo, por lo que la interacción entre los atentes principales era sumamente limitada. Estos postulados veían incomprensibles la posibilidad de educar con unos recursos y unos canales que no facilitaban la interacción, de ahí que, desde sus comienzos, la educación a distancia fuera considerada una enseñanza de segunda clase, ya que no era capaz de aportar la interacción y los elementos básicos propios de toda relación educativa. La enseñanza únicamente era posible si se desarrollaba en el mismo espacio y tiempo, cara a cara. A la vez los únicos contextos propicios para llevar a acabo la educación eran las instituciones educativas formales y las aulas, en tato que escenarios educativos enfocados para facilitar las interacciones físicas.

Una vez superada esa visión limitada, surgieron recientemente tres factores interrelacionados que fueron los artífices de un cambio de enfoque radical: La información de la educación como proceso a lo largo de la vida; la convicción de todo espacio de interacción humana es un escenario educativo; la consolidación de las TIC como canal de comunicación y de recursos didácticos.

Lo notable de estos tres factores es que inciden en el cambio tanto en la enseñanza presencial como a distancia, ya que a partir de ellos se derriba la identificación de la educación con los espacios y tiempos socialmente determinados (escuelas, universidades, curso académico, horarios, etc.), ámbitos que durante siglos han organizado, de forma exclusiva y excluyente, toda propuesta de formación. En el momento en que se rompe esta convicción, se abren posibilidades educativas insospechadas que cristalizan en variadas iniciativas que van desde los entornos virtuales de aprendizaje, a otros entornos cotidianos como poder los espacios de ocio o de trabajo.

La ruptura con los anclajes espaciotemporales propicia lo que ha sido una verdadera revolución en la educación: la desaparición del proceso de enseñanza-aprendizaje secuencia. Si en la enseñanza tradicional la secuencialidad es el fundamente de toda propuesta educativa, los nuevos entornos de aprendizaje, gracias a la posibilidades de brindan estas tecnologías, posibilitan el proceso educativo interactivo, ya que

“ (…) navegar por un sistema de hipertexto implica circulas por un sistema de redes en el que estudiante debe de ser especialmente activo, por que al no proceder de una manera secuencia, ha de aplicar un proceso interactivo a través del cual deriva información simultánea de distintos niveles (Sigalés, 2002, p.8). “

Parece claro que en el comienzo del siglo XXI el auge de Internet está impulsando cambios drásticos en las formas de entender la educación. El cómo se enseña y cómo se aprende platea la necesidad de nuevos enfoques teóricos alimentados por la práctica de quienes ya se encuentran inmersos en accione formativas sostenidas en sistemas y redes digitales.

2. De una educación a distancia a una educación sin distancias

Históricamente, el caudal de conocimientos relevantes a disposición de la sociedad ha estado controlada por la escuela, los docentes, los libros y las bibliotecas, Para llegar a estos agentes de la información, de la formación, generalmente ha habido que acercarse, trasladarse, para poder recibir el beneficio de un aprendizaje que, posteriormente, era asimilado e integrado para la propia construcción del saber. Por tanto, no sólo existía un espacio y un tiempo necesarios y obligatorios par acceder al conocimientos, sino que, a la vez, siempre existió una cierta distancia para acceder a él, localizadlos físicamente en algún sitio más o menos alejado y con unas horas terminadas para disfrutarlo. Distancia que, como siempre para unos eran más insalvables que para otros.

La consolidación y expansión de la Red ha permitido deslocalizar y destemporalizar esas fuentes de información y generación de conocimientos. Como surtidor de recursos informativos, formativos y comunicativos. Internet está sirviendo de base a una educación a distancia que cada vez se hace más cercana, al posibilitar su presencia en cualquier escenario. La Red se ha convertido en el lugar de convergencia de los diferentes actores del hecho educativo. De la educación a distancia visualizada como enseñanza en la que docentes y estudiantes se encontraban en espacios separados, se ha pasado a una educación a distancia en la que espacio y tiempo no aparecen como condicionantes, sino como factores que se utilizan para cada propuesta educativa, generando así un nuevo entorno pedagógico. De una educación a distancia considerada por muchos como una educación de carácter compensatorio a la cual estaban confinados todos aquellos individuos que no tenían la posibilidad de acceder a las aulas presenciales, a una educación a distancia como alternativa real ante la consolidación en el ámbito educativo de los diseños basados en las tecnologías colaborativas, así como de la realidad de la formación a lo largo de la vida. Esta nueva concepción se deriva de

asumir, que “(…) la diferencia más importante entre la educación en la presencialidad y la virtualidad reside en el cambio de medio y en el potencial educativo que se derivada de la optimización del usos de cada medios” (Sangrá 2002, p4). Es el medio el que marca la diferencia, no las finalidades que se persiguen, por ello el éxito de la acción educativa en cada caso estriba en saber utilizar los recurso y canales de comunicación de acuerdo al medio en el que se está trabajando.

A través de los canales de comunicación digitales, el aprendizaje individual y en grupo se hace posible de una manera eficaz, sin necesidad de recurrir a los tradicionales espacios de educativos. El acceso a todo tipo de conocimiento se ha facilitado enormemente, aunque estas facilidades para enseñar y aprender también comportan riesgos. A continuación se resumen las tendencias generales como consecuencia de las relaciones entre tecnologías y educación a distancia: El impulso para desarrollar tecnologías cada vez más sofisticadas aplicada a la educación, dado que existen serias dificultades para que la educación presencial y a distancia de corte convencional pueden atender la incesante y progresiva demanda de formación permanente la sociedad actual. La considerable expansión y previsiones de desarrollo de la enseñanza- aprendizaje a través de la Red. Es netos años en los países desarrollados, más de la mitad de la formación ofrecida a la población adulta como reciclaje o actualización se lleva a cabo través de Intente ( Web, Based Education Comission, 2000), y la mayoría de las universidades ofrecen parte de su docencia a través de la Red. El aumento de velocidad de la Red, la banda ancha, la fibra óptica, las conexiones inalámbricas, la Internet móvil. Etc., permitirán abaratar los costes de conexión al mejorar la navegación en el entorno virtual de aprendizaje. La competencia entre los proveedores de Internet y las numerosas instituciones educativas y empresas de software y de contenidos pueden impulsar el acceso a formulas pedagógicas cada vez de mayor calidad y a más bajo coste.

A continuación algunos principios incluidos en los modelos de educación a distancia clásicos que pueden ser trasladados a los entornos virtuales.

El principio de la apertura, gracias al cual se diversifica y amplia la oferta de cursos para atender a numerosas necesidades de formación. Esto posibilita que una misma institución sea capaz de impartir a la vez numerosos cursos, sin grandes problemas respecto al número de estudiantes que atiende. También se emplea esta característica para

referirla a la atención de poblaciones dispersas, siendo la educación a distancia la única modalidad capaz de garantizar su atención. Por ello, no es la apertura de esta forma de enseñar y aprender algo nuevo que haya de considerarse con el advenimiento de Internet. La flexibilidad es una característica específica de la educación a distancia desde sus comienzos. La flexibilidad de espacio, tiempo y ritmo de aprendizaje, tienen lugar cuando el estudiante puede consultar sus textos impresos, los recursos audiovisuales, los materiales online, etc., elaborados con una determinada tecnología, en cualquier circunstancia y momento. En cuanto a la interacción los estudiantes en metodologías no presenciales pueden conectar con los docentes y entre ellos empleando diversos medios, que van del teléfono analógico a las sesiones de Chat, y del correo postal al e-mail. La democratización del acceso a la educación ha sido una constante en estos modelos, tanto en el apartado metodológico, diseñando procesos de instrucción que consideran las diversas circunstancias de los estudiantes y su imposibilidad de asistir a clases presneciales, como en el ámbito institucional, creando organización capaces de acercar la educación a amplias capas de la población con escasas posibilidades reales de cursar estudios. Internet ha democratizado aún más el acceso a la información y a través de la educación, al conocimiento, pero esto también era posible gracias a la educación a distancia convencional. La socialización y la interactividad se ha venido fomentando a través del aprendizaje colaborativo, el cooperativo y el tutelado entre los propios estudiantes, todas ellas estrategias denominadas educación entre pares (Perkins, 1997) y surgidas de década de los setenta del siglo pasado. Si anteriormente era necesario recurrir a las tecnologías analógicas como el teléfono, el correo postal y las audioconferencias, ahora los entornos virtuales, gracias a la interacción a través de los medios telemáticos, hacen que esa socialización sea más enriquecida, gracia a la inmediatez, la facilidad y la frecuencia de los intercambios comunicativos tanto entre los estudiantes y el docente como entre los propios estudiantes. El principio de actividad es algo consustancial a cualquier propuesta educativa, ya que sin él no sería posible la educación. No es algo específico de una y otra modalidad, sino de toda propuesta que quiere generar aprendizaje. Este principio se hace evidente en la educación a distancia por que los diseños en esta modalidad se apoyan en la tarea y a la actividad del educando. Si en la educación a distancia convencional se traba de un principio de gran relieve, ahora pueden verse también potencia por el uso de las herramientas tecnológicas más avanzadas. El principio de la individualización, ya que fue planteado por la Escuela Nueva a finales del siglo XlX y ha sido aplicado ampliamente en la educación a distancia convencional. Ahora, la educación en espacios

virtuales pude potenciarlo. La libertad e independencia en el estudio o, si mejor se quiere hablar de las posibilidades y ventajas del autoaprendizaje ya que se daban y trataban de destacarse en la enseñanza a distancia “no virtual”. También se debe anotar el riesgo de una interpretación equivocada del principio de la individualización, que puede conducir al individualismo y a la soledad del estudiante, algo contrario a cualquier planteamiento educativo. La atención individualizada a los alumnos de educación a distancia siempre ha sido una realidad. La respuesta, las orientaciones, la atención tutorial se llevan a cabo de acuerdo no sólo a nivel grupal sino como réplica a las solicitudes de cada alumno. Este aspecto se hace ahora más evidente con los nuevos canales de comunicación. La motivación o fascinación se consigue por diversas vías, tanto en la educación a distancia convencional como en la digital. El ordenador es empleado como medio que divierte, atrae y estimula. Por su parte, en la enseñanza presencial existían determinados recursos: mapas, dibujos, instrumental de laboratorio, diapositivas, transparencias que fascinaban a nuestros estudiantes. Y también, la radio, la televisión, el audio, el vídeo, los atractivos textos impresos de numerosos programas a distancia, ya suponían un acicate para el estudio en los clásicos programas de educación a distancia.


Sobre esta noticia

Autor:
Vigemorac (1 noticias)
Visitas:
2207
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares
Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.