Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Carlos Olmos, hombre de teatro que transformó el melodrama

07/12/2010 08:12 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) rinde homenaje al dramaturgo, escritor y guionista mexicano Carlos Olmos, de quien este 8 de diciembre se cumplen 63 años de su natalicio. Su teatro es de tipo realista y se caracteriza por la construcción de personajes a partir del carácter. Trabajó profundamente la psicología de sus personajes, tanto los sueños como las acciones, quizá por ello una de las constantes de sus obras fue la lucha entre ficción y realidad. Su dramaturgia oscila entre el realismo mágico (Lenguas muertas), el realismo psicológico (El presente perfecto), la farsa (La rosa de oro) y la sátira (El brillo de la ausencia). Entre sus obras más importantes se encuentran “Tríptico de juegos”, “Las ruinas de Babilonia”, “El dandy del Hotel Savoy”, “Final de viernes” y “El presente perfecto”, entre otras. Su última obra fue “Después del terremoto”, estrenada el año de su muerte, en 2003. Fue becario del Sistema Nacional de Creadores de Arte del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca-Conaculta). Carlos Olmos nació en Tapachula, Chiapas, hijo de Carlos Olmos Martínez y Matilde Morgan. Tenía una hermana, Margarita y dos sobrinos, José Salvador y Carla Nayeli Cruz Olmos. Falleció el 13 de octubre de 2003 a causa de un paro respiratorio en la Ciudad de México, a los 55 años de edad. Sus restos descansan en Tuxtla, Gutiérrez, Chiapas. Carlos Olmos alcanzó la cumbre como guionista de telenovelas en “Cuna de lobos” (1986), sin duda la más aclamada; pero también escribió “Acompáñame” (1978), “La pasión de Isabela” (1983), “Tal como somos” (1987), “El extraño retorno de Diana Salazar” (1988), “En carne propia” (1991), “La sombra del otro” (1996) y “Sin pecado concebido” (2001). En “Cuna de lobos” (1986), creo el personaje de una villana sin par y asesina en serie Catalina Creel, interpretada por la actriz María Rubio, que arrasó con el rating de México, América Latina y Estados Unidos. Producida y dirigida por Carlos Téllez, protagonizaron esta telenovela Gonzalo Vega, Diana Bracho, Rebecca Jones y Alejandro Camacho, entre otros. Otro colaborador importante fue el compositor de la música Pedro Plascencia Salinas. Sobre este trabajo alguna vez reflexionó y opinó que: “El melodrama decimonónico nos ha vuelto a los escritores de telenovelas mexicanas muy cautos y tímidos; llegará el momento en que se rompa ese dique y la gente tendrá la oportunidad de acceder a los temas. A mí me gusta el melodrama truculento, con mucha introspección de psicología; me gusta construir personajes”. Entre sus amigos se contaron directores de teatro, productores de televisión, actores y actrices, quienes recordaban su marcado humor negro y su constante crítica a la hipocresía de la familia tradicional mexicana. Una de sus mejores amigas fue la actriz Marta Aura, a quien conoció en la Escuela Nacional de Arte Teatral (ENAT), del INBA, y actuó en una de sus primeras telenovelas “Acompáñame”. El director teatral Eduardo Ruíz Saviñón, amigo de Olmos por más de 20 años, fue el encargado de dirigir la pieza teatral “Juegos profanos”, que llegó a las 500 representaciones y salió de gira por varias ciudades de Estados Unidos, donde fue montada en inglés. Otra persona del medio artístico muy cercana al escritor chiapaneco fue la actriz y productora Carmen Salinas, dado que Olmos adaptó la obra “Aventurera”, la cual ha sido una de las producciones más exitosas en la historia del teatro mexicano y la que tiene más representaciones en México y el extranjero. Olmos también colaboraba con Carmen Salinas en una nueva apuesta escénica, la vida de Graciela Olmos, “La Bandida”, una mujer que luchó en la Revolución, compuso canciones como “La enramada” y fue propietaria de un famoso burdel, protegido por políticos y autoridades de su época. Al dramaturgo también le interesó la adaptación cinematográfica de una de las últimas obras del escritor Rafael Ramírez Heredia, titulada “Con M de Marylin”. Olmos inició su carrera en teatro en Tapachula, Chiapas, donde fundó el grupo “Debutantes” (1964-1968). En la Ciudad de México fue becario del Centro Mexicano de Escritores en dos ocasiones (1971 y 1975).


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
377
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.