Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Emiro Vera Suárez escriba una noticia?

Cartas a Arthemis

19
- +
07/08/2019 19:51 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La escritura es una memoria histórica de hechos

Carta a Arthemis

Apreciada Edith Suyai Moncada

Escribir, constituye un hermoso proceso en nuestro mundo interno y, las palabras tienden ser plastilinas ante una diversidad de voces que llegan a nuestra conciencia. Es que preocupa, cada lector debe descubrir su mundo y nuestro mundo, ambos son una realidad que corre con sus propios intereses. De allí, la necesidad de leer diversos autores para comprender que somos una unidad ante el mundo.

La escritura que he acabado, busca aliviar los óxidos y las corrosiones de cada cuerpo y del cuerpo social en su conjunto, mi cuerpo espiritual. Pero también me mueve algo parecido al egoísmo, algo que podría dulcificarse alegando, como García Márquez, que escribo para que me quieran. A la vez tomo la palabra para molestar y para decirte que,  siendo igual que tú, en el fondo soy distinto de ti. Lo dice la psicología y psiquiatría. Es la diferenciación social.

 Sufro como tú y somos tontos o listos como tú, pero mi sufrimiento, mi estulticia o mi listeza son de mejor calidad porque las dimensiones de mi vida interior son tan enormes como los sexos colgantes de ciertos actores porno. Tomar conciencia de nuestra libertad condicional, de nuestras alienaciones literarias, de nuestras falsas filantropías, es quizá el primer comportamiento resistente para acudir al encuentro de una literatura que no juegue a la doble moral ni a la equidistancia.

 Una literatura, que no nos trate como a niños diciéndonos que las cosas son mejor de lo que parecen. Hay verdades tangibles: hambre, guerra, desahucios, injusticias, esa maldad que siempre es específica y no un monstruo indefinido, una metáfora. También existe la verdad tangible de los pequeños detalles cotidianos que producen alegría. Pero esa felicidad no es literariamente fotogénica, aunque a ratos llegue a reducir toda la literatura a folleto de autoayuda.

Mi lógica en la escritura, se encuentra en el periodismo.

Algunas veces, me tomo mi tiempo,

En parte sí, porque me da terror no aprovechar el resto que me queda por vivir. una grabación nueva es mi esencia, es un disco doble en el computador que reúne cantos tradicionales del flamenco más clásico grabado en directo en plena escena y otro con un ramillete de canciones de artistas como Sandro y Rocío Durcal, que marcaron mi infancia en un barrio humilde y obrero de mi Puerto Cabello natal. Los libretos que me acompañan lo explican muy bien.

Los escritores, somos como niños. Que empieza y que quiere conquistar el mundo. Espero, todo por tu salud, seas sanada.

Sigo escuchando a los clásicos del flamenco de ayer y de hoy, a mis compañeros jóvenes que son una bendición… Luego me pongo a Sinatra, Toni Bennett o Bublé.

El compromiso de los políticos, de todos los partidos, que deberían no politizar el arte, hacer que nuestros hijos se sientan orgullosos y sigan aprendiendo de todos nuestros ilustres de la literatura, del cine, del teatro, de la música … y, cómo no, del flamenco, que sigue emocionado al mundo.

Sufro como tú y somos tontos o listos como tú, pero mi sufrimiento, mi estulticia o mi listeza son de mejor calidad

 Es esa cultura de avanzar quitándose de encima y pasando por encima del otro en la que seguimos instalados.

De tu poesía, mi anhelo es construir una memoria. En realidad, la memoria se construye un poco así, ¿no?

 Es muy fragmentaria y selecciona mucho. Reelaboramos los recuerdos, construimos una historia a partir de lo que sabemos, los que nos cuentan, lo que recordamos… Y eso no deja de ser una construcción que siempre es parcial. Siempre hay otra mirada detrás que de alguna forma clarifica o aporta una visión diferente, tus fotos me alegran y tranquilizan, sobre todo la de tu bahía.

Mi literatura es aldeana, fragmentada en distintos bloques, donde mis personajes tienen que imponerse sobre sí mismo. Deseo que luzcan imponentes y con una deliberada libertad de actuación, son espacios para la dignidad y tratar de enseñar algo diferente.

Te deseo lo mejor y te estoy agradecido, por enseñarme a leer y escribir. Siempre hay un momento para coser la palabra, como una costura, es como vivir en los pueblos, aprendemos de su cultura y, como se reúnen niños, mujeres y hombres para enseñarnos algo diferente.

La escritura, no puede ser clandestina, somos parte de antiguos maestros, hacer de lo que nos rodea un lugar de benignidad

Necesitamos evolucionar, desarrollarnos como escritores, formar un solo movimiento latino y en Argentina y Chile, tenemos ya algunos valores para lograr ese esfuerzo.

Cuando escribo lo que me importa es el modo en que los hechos históricos cambian la vida de los personajes, la manera en que se ven atravesados por circunstancias. En estas crónicas todos los acontecimientos que tienen lugar durante la primera mitad, especialmente durante las primeras décadas del siglo, de algún modo encuentran su eco en los personajes, son mis sombras, en una sola sombra.

 

 

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Emiro Vera Suárez (1152 noticias)
Visitas:
87
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.