Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Tótua Nia escriba una noticia?

Cártel de Sinaloa busca apropiarse de Epaña

15/10/2012 15:34 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Les dejamos el artículo íntegro publicado por el diario español ‘El País’, en el que se plantea que el cártel de Sinaloa busca apropiarse del tráfico de drogas en Europa a través de España, disputándose la plaza con organizaciones colombianas.image

Choque de mafias en España

La policía cree que el cartel de Sinaloa está detrás de los últimos grandes envíos de droga desarticulados

El fiscal antidroga de la Audiencia Nacional cree que los mexicanos no buscan alianzas sino conquistar mercados

El billonario negocio de la cocaína tiene un nuevo competidor. Los temidos carteles mexicanos ya han organizando los primeros asaltos para abrirse camino en el mercado europeo a través de España, un territorio que ya conquistaron los traficantes colombianos, con ayuda de sus socios gallegos, hace casi tres décadas.

Si en 2007 se constataron síntomas de que el máximo exponente del crimen organizado intentaba penetrar en Europa, ahora la policía no tiene dudas. Los carteles mexicanos pretenden hacerse con el control de la exportación de cocaína en el Viejo Continente, donde, en términos porcentuales, la demanda es mayor que en EE UU, y los precios, más elevados.

La prueba más contundente de esta amenaza se constató el pasado mes de julio con la llegada al puerto de Algeciras de un contenedor con 373 kilos de cocaína de gran pureza y, sobre todo, la detención de cuatro enlaces de la célula más poderosa y sanguinaria del narcotráfico internacional que opera desde México: el cartel de Sinaloa, que dirige Joaquín, El Chapo, Guzmán, el capo más buscado por el FBI desde 2001 y principal rival de los Zetas del desaparecido Heriberto Lazcano.

Sinaloa planeó asentarse en Madrid para operar y comenzó a exportar pequeñas partidas portuarias de cocaína a España, unos 900.000 euros de ganancias por envío, mucho más barato que fletar un barco. No es casualidad que Jesús Gutiérrez Guzmán, primo de El Chapo, estuviera entre los detenidos en esa operación. Llegó en marzo de 2011 a Madrid y fue sometido a una estrecha vigilancia cuando el FBI informó de que él y su séquito habían aterrizado en España.

Las investigaciones tras la aprehensión en agosto de 3.000 kilos de cocaína en el mercante Nikolay, cuyo destino era Galicia, apuntan a un gran envío de las mafias mexicanas, aunque varios colombianos fueran detenidos en esta importante operación. Fuentes policiales españolas no disponen todavía de todos los datos para despejar alguna suerte de alianzas entre redes de traficantes, teniendo en cuenta que los colombianos controlan todavía la ruta del Atlántico. De alguna forma, estos métodos ya se utilizaron hace años cuando los proveedores de Medellín y Cali se hicieron con el transporte oceánico que habían inaugurado los traficantes gallegos a finales de los ochenta para dejarles únicamente el desembarco de la droga en planeadoras a cambio de una comisión de hasta un 20% del alijo.

Agentes policiales de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (Udyco) y de los Grupos de Respuesta Especializada contra el Crimen Organizado (Greco) se han desplazado a EE UU para intercambiar información del Nikolay con la agencia antidroga (DEA) y el FBI, que colaboró en la captura del barco, y coordinar las extradiciones de los traficantes mexicanos. Para los expertos norteamericanos este puede ser un ejemplo sintomático de la forma de operar de los mexicanos y de su propósito de implantarse en Europa.

El jefe de la Udyco, Eloy Quirós, advirtió de que Sinaloa pretende hacerse con el control del mercado europeo de cocaína y desplazar así a los grupos colombianos. Una respuesta a la ya larga ofensiva policial en EE UU y a la presión a la que están expuestos los miembros de este cartel. Según Quirós, "era previsible que lo pretendieran implantando una estrategia parecida a la que han aplicado en Latinoamérica", afirma.

Más sobre

La policía cree que la cocaína que transportaba el Nikolay pudo ser lanzada al mar en fardos en un punto del Caribe y luego fue a recogerla un barco nodriza con tripulación de varios países de Europa oriental, e incluso africanos, que se encargarían de transportarla hasta aguas europeas.

Ya en 2007, los cárteles mexicanos estaban enviando cargamentos en contenedores a la Península a través de Portugal, principalmente los puertos de Leixoes y Lisboa. La mayor parte de estos alijos se distribuyeron luego desde Galicia. Las organizaciones gallegas no han perdido el tiempo y en la última oleada de desembarcos entre 2006 a 2009 contactaron con las potentes organizaciones mexicanas dispuestas a pagar cualquier precio por abrirse nuevos mercados. Reuniones en ciudades como Acapulco de Juárez, Monterrey o Ciudad de México les permitieron contratar envíos de cocaína. Incluso traficantes colombianos y venezolanos también participaron en algunos de estos transportes. Uno de ellos, de 2.200 kilos de cocaína, llegó a Oporto y se cuenta entre los mayores envíos portuarios.

Un mes antes, agentes de la Udyco y de la Policía Nacional iniciaron las gestiones con la Policía Judiciaria lusa para interceptar un contenedor y poder abrirlo. Camuflado entre una carga legal de pulpo congelado se localizó la droga en fardos que venían identificados con un caballo blanco sobre fondo negro. El contenedor se preparó en México.

La amenaza de estos carteles en España, que comenzaron haciendo portes en avionetas de cocaína y marihuana a EE UU para los colombianos es un interrogante. Si el escenario del narcotráfico mexicano de EE UU se reproduce aquí, tal y como ocurrió con las organizaciones colombianas, la guerra por la conquista de territorios y mercados entre unos y otros proveedores será un hecho. Todo ello mientras las unidades antidroga españolas se encuentran en pleno proceso de recortes y reestructuración.

Pablo Escobar, de Medellín, y los hermanos Rodríguez Orejuela, junto con José Santacruz, de Cali, inundaron de cocaína Europa desde finales de los ochenta, cuando ya distribuían el 80% de los narcóticos que entraban en EE UU. El mercado americano había dejado de ser un éxito para ellos, no solo por la imparable madeja de colaboradores tejida por la DEA sino por evitar la entrada de las mafias mexicanas en el negocio, lo que dio lugar a una cruenta ofensiva por acaparar la clientela americana.

Aunque Colombia sigue a la cabeza de la producción mundial de cocaína (y va en aumento pese a todos los planes norteamericanos para la reconversión de la hoja de coca), atraviesa horas bajas de liderazgo frente a sus socios mexicanos. Puede ocurrir que se inviertan los papeles y que los fuertes clanes que operan en la frontera de México con EE UU acaben liderando el transporte de estupefacientes en el mundo.

En pleno cambio de tendencia en el narcotráfico por el desmantelamiento en Galicia de las principales bandas de transportistas, el fiscal jefe de la Fiscalía Especial Antidroga de la Audiencia Nacional, José Ramón Noreña, no oculta su inquietud por la presencia de las mafias mexicanas. "Evidentemente, el panorama es preocupante, pero sé que las Fuerzas de Seguridad trabajan para evitarlo", señala.

Noreña cree que no buscan tanto formar alianzas con carteles colombianos, como pretender conquistar sus propios mercados e insiste en que ya se han asociado con redes gallegas en algunos envíos de cocaína que llegaron en contenedores desde Centroamérica. "Por el momento, parece que su intención es competir por los territorios y repartirse sus zonas de influencia", apunta.

Las maltrechas organizaciones gallegas que han tenido que emigrar al sur para dedicarse al hachís, podrían ser clave en el futuro escenario del crimen organizado. Haciendo alarde de su infraestructura y rápida recuperación, las últimas incursiones en las rías gallegas fueron ruinosas para sus jefes colombianos. La policía se incautó en cuatro años de más de 25 toneladas de cocaína (por valor de unos mil millones de euros), que dio lugar a un parón de las descargas. Una pérdida de confianza que podrían rentabilizar ahora las mafias mexicanas.

Nota de El País


Sobre esta noticia

Autor:
Tótua Nia (652 noticias)
Fuente:
impunemex.com
Visitas:
456
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.