Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Américo Valadez escriba una noticia?

El Cartón-Piedra: Hoy lo Titulamos: Ron Damon, Espía Talivan o el Amor es una Cosa Esplendoroza

26/08/2012 15:45 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Un personaje secundario en una serie de TV mexicana de los años 70's, se ha convertido en un ícono a nivel mundial cual Jesús Cristos, entre otros, interpretado por un hombre con multiples problemas personales; el cual, si viviera, sería mejor homenajeado que el creador del personaje

Un personaje secundario en una serie de TV mexicana de los años 70's, se ha convertido en un ícono a nivel mundial (latino) cual Jesús Cristos, Heroe de acción, Mona Lisa, anuncio de café venezolano, entre otros, cual Homero y Bart Simpsons. Encarnado por un hombre con multiples problemas personales; el cual, si viviera actualmente, sería mejor homenajeado que el propio creador de tal personaje, Roberto Gomez "Chespirito".

Ramón Gómez Valdés de Castillo.- Nace en la Cuidad de México el 2 de septiembre de 1923, de una numerosa familia, de los cuales, se incluyen Germán Valdés "TinTán", Manuel "El Loco" Valdés y un poco menos conocido "El Ratón" Valdés.

Entre oportunidades y devalidados desaíres, llegá a manos de un maduro guinísta, actor ocasional, llamado Roberto Gomez Bolañoz, quei tenía el sobre nombre "Shakspierito" (que con el paso del apodo de boca en boca se transforma en Chespirirto) el cual ya había trabajado con él en otros programas de la cadena y del canal 8.

Chespirito, le da, entre otros papeles el de un vecino desobligado, faquín de extraños y diversos oficios, viudo con una hija traviesa, llamado Don Ramón Valdez, que con la mala pronunciación de los niños de la vecidad que habita se transforma en Ron Damón. Además de sufrir el acoso del dueño por la renta (jamás pagada), las diabluras de los pequeños habitantes de la vecindad y -sobre todo-, el acuse continuo de su vecina y la resistencia histríonica al recibir tremenda bofetada de ella en más de mil excusas de ella para propinarselas.

Sin querer, la trama se centra más en las desaventuras de Ron Damón, que en el personaje principal, El Chavo, en la vecidad. Más que las metidas de pata de Quico y el Chavo, más que las eternos y monótonos amoríos de Doña Florinda y el Profesor Jirafáles; o incluso, más que los líos de faldas que su amada vecida Doña Clotilde, mejor nombrada como la "Bruja del 71", del cual trata de zafarse por obvias razones de peso.

"Conpermisito dicho Monchíto y se fué a comprar unos cigarrítos"

El personaje muere al existir un desacuerdo con Roberto, al intervenir un segundo madamás, quien es nada más ni nada menos que Doña Florinda (Florinda Meza) quien además de propinarle tramendas palizas, tambíen trata de intervenir en la producción del programa de TV. Logrando que, no sólo salga Ramón Valdés de este y otros progrmas de Chespirito en 1979, sino la salida de Carlos Villagrán un año después y la desaparición del programa del Chapulín Colorado por dichas fechas.

Cabe señalar, que los siguientes años no fueron tan glamorosos para Valdés, por lo que en 1981, regresa con Gomez Bolaños, el cual lo recibe con la noticia de que uno de sus personajes a sido eliminado para dar paso a otro; es decir el "Peterete" es remplazado por "El Botija", quien además tiene una esposa que... ¿Adivinen? Es la misma Florinda Meza que ha matado (a bofetasa) al Peterete para meter a al Botija; y con él, ella se viste con el de la Chimoltrufia.

Después de varias crisis personales y de salud, inicia un proyecto junto con Carlos Villagran en IMEVISION (canal 7), llamado "¡A que Quico!" en 1987, pero su saludo se quebranta (muchas mujeres, mucho alcohol, demaciado tabaco). Y el 9 de agosto de 1988, fallece en la misma cuidad que lo vió nacer, México.

Pese a ser considerado un actor secundarión en cine y TV, Ramón Valdés brilló después de su muerte. Aun en día de hoy, su personaje, Ron Damón, sigue robando cámara no sólo en las repeticiones del Chavo del 8, sino en la web y -finalmente-, en la vida de todo aquél paria que se digne de serlo, flojo sin ofocio ni veneficio, vago incierto en la vagancia, el más veloz del oeste (para hecharse a correr ante el más mínimo peligro), resistente a los golpes de la vida (y de Doña Florinda), de todo aquel que se conmueve por el hambre del prójimo (y también del Chavo del Ocho). Para todos ellos y demás Fulanos de Tal, ahí estará Ron Damón: "¡No contaba con su fiaca!"


Sobre esta noticia

Autor:
Américo Valadez (58 noticias)
Visitas:
5867
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.