Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Redacción Política escriba una noticia?

Volver a casa jugándose la vida, el dilema de los desplazados de Irak

18/12/2016 14:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

"Yo no le pido nada a nadie, sólo que me dejen salir de este campamento y volver a casa". Cada vez más iraquíes desplazados quieren regresar a sus pueblos, recién arrebatados a los yihadistas, a pesar de los riesgos que entraña el viaje.

El veinteañero Hicham ya no aguanta más. Gesticula mostrando su carné de identidad para demostrar que es originario de un pueblo recién liberado por las fuerzas iraquíes en el norte de Irak.

Cuando los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) entraron en su pueblo, Hicham se fue hacia la periferia de Mosul, el principal bastión de la organización en Irak.

Y, cuando el ejército iraquí lanzó su ofensiva sobre Mosul, tuvo que huir hacia el campo de Hasancham, al igual que otros casi 100.000 iraquíes.

"Me cachearon, controlaron mi identidad y me apuntaron en un registro. Ahora mi nombre está en la lista de los desplazados y ya no puedo moverme", explica el joven, que ha intentado varias veces salir del campo, sin éxito.

- 'Un verdadero techo' -

A pocos metros, un adolescente que tiembla de frío se queja de no poder volver a su casa, a pesar de que casi la puede ver desde la tienda donde se apiñan sus padres, sus cuatro hermanos y él.

"Nuestra casa está en el pueblo de Hasancham, y nosotros estamos en el campo de Hasancham", que bordea esta localidad en la llanura de Nínive (norte).

"Por lo menos, en casa, tendríamos un verdadero techo. Aquí no tenemos casi nada para comer", lamenta.

Al otro lado de la alambrada que cerca los campos del norte de Irak, los refugiados imaginan una situación casi idílica. Las autoridades y las ONG recuerdan, sin embargo, que los combates continúan y que, en las zonas donde no quedan militares ni yihadistas, la limpieza de minas aún puede durar mucho tiempo.

image
Más sobre

"A menudo nos anuncian muy pronto que algunas zonas han sido reconquistadas" y que están seguras, explica Becky Bakr Abdula, de la ONG Consejo Noruego para los Refugiados (NRC). "Pero, cuando la gente regresa a casa, a veces está jugándose la vida", asegura.

Antes de volver a sus hogares, "deben tener todas las informaciones necesarias para tomar su decisión", insiste.

Muchos desplazados en la región de Mosul piensan quizá que su vida "sería mejor en los escombros" de su casa que en un campo donde "no hay bastante ayuda ni infraestructuras", lamenta.

Pero en Mosul, que sigue en manos del EI a pesar de los avances de las fuerzas iraquíes en la periferia, nada es seguro para nadie.

Soldados y policías iraquíes cuentan que han visto todo tipo de trampas en las casas abandonadas por los yihadistas: bombas detonadas por un interruptor o un teléfono descolgado, artefactos escondidos bajo un ejemplar del Corán o un peluche de niño.

- Años para una solución duradera -

Y donde continúan los combates, los militares no se fían siempre de los civiles, porque temen que los yihadistas los utilicen para infiltrarse entre ellos. Rumor o verdad, todos repiten la historia de una abuela que habría activado su cinturón de explosivos cuando las tropas fueron a liberarla.

En las zonas donde las fuerzas iraquíes expulsaron al EI y retiraron sus trampas, la huella de los combates salta a la vista: infraestructuras destruidas, comercios cerrados, abastecimiento limitado.

Las familias deben recurrir a la ayuda humanitaria. Pero las organizaciones caritativas dudan si repartir ayuda en determinadas zonas por temor a que los civiles congregados se conviertan en el blanco de un ataque yihadista.

En la ciudad de Faluya (centro), liberada desde hace seis meses, "la gente aún depende de la ayuda humanitaria" y sigue viviendo en refugios, ya que sólo se puede vivir en el 10% de las casas de la localidad, dice Bakr Abdula a la AFP.

"Se necesitarán años para encontrar una solución duradera", asegura. "Y mucho dinero".


Sobre esta noticia

Autor:
Redacción Política (31941 noticias)
Fuente:
AFP
Visitas:
4757
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.