Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ordos escriba una noticia?

Cataluña, cuando se agudizan las contradicciones

26/10/2017 05:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El Procés catalán ha conseguido agudizar todas las contradicciones que todo individuo lleva dentro, esas que los orientales llaman el Yin y el Yang y que forman parte de un todo inseparable con el que convivimos

Instigados desde el gobierno por un partido reaccionario y corrupto, heredero del franquismo y refugio de la extrema derecha, se lanzan al vuelo un sinfín de descalificativos contra los catalanistas sin importar la sensibilidad que el resto de los ciudadanos puedan tener al respecto.

Los que hasta hace apenas dos meses eran conciudadanos, vecinos, primos o hermanos del resto de los españoles, se han ido convirtiendo en los seres más odiosos y repugnantes del mundo, hasta transformarse en el enemigo a batir en combate.

Cómo se ha llegado a esta situación lo resumía muy bien uno de los padres de la Constitución del 78 desde su posición de hombre de derechas Miguel Herrero de Miñón, cuando hace tres años decía “El Estatuto de Cataluña fue un error y muchos de sus autores sabían que lo era, aunque estaban embarcados en un buque que difícilmente podía cambiar de rumbo”… “El recurso al Constitucional fue otro error y la sentencia del Constitucional, otro, al igual que la utilización que se ha hecho de esa sentencia

Han pasado tres años desde entonces y el gobierno español lejos de buscar una salida negociada a la radicalización de los catalanistas, ha persistido en su empeño de atacar a los catalanes de forma indiscriminada y en todos los frentes posibles, recurriendo incluso a los servicios de inteligencia, la guerra sucia y el insulto a las instituciones catalanas, lo que ha servido para radicalizar al nacionalismo catalán.

En este escenario el conjunto de los pueblos de España y sus ciudadanos acuden a un espectáculo que unos no entienden, otros toman partido por el gobierno, otros rechazan y los más critican desde diferentes visiones del asunto.

Las contradicciones se agudizan entre las nacionalidades históricas (Euskadi, Cataluña y Galicia) y entre el resto de las comunidades que conforman el Estado español, así resurge en Andalucía el andalucismo dormido que en su día impulsó la creación de la Comunidad andaluza, vuelve a escucharse la voz de los independentistas canarios o el espíritu comunero castellano de Villalar, que retrotrae a los tiempos previos a la transición y que a la vez radicaliza a muchos republicanos.

Las campañas de propaganda anticatalanista dirigidas por los medios de comunicación subvencionadas por el gobierno o al servicio de las empresas españolista, producen un doble efecto paralelo: por un lado alimentan el viejo espíritu nacionalcatolicista del franquismo, condensado en la conocida consigna de la indisoluble unidad de España y por otro exasperan a los demócratas partidarios de la negociación al margen de su afiliación política.

No hay peor error que despreciar al enemigo

Envueltos en la dinámica del divide y vencerás, se encargan de crear el caos necesario para justificar cualquier tipo de medidas y disparates, de tal forma que resulten justificables con tal de poner fin al caos y el miedo que produce lo desconocido acercándolo al temor de una guerra civil que nadie desea, pero que en todo caso se atribuye a los catalanistas como incitadores de la misma.

Al más puro estilo de las campañas hitlerianas se acusa al catalanismo de adoctrinar y manipular a los ciudadanos de Cataluña, especialmente a los niños, hurgando en las vísceras de los sectores más atrasados de la sociedad, negando la evidente realidad del éxito del sistema de enseñanza catalán que viene siendo referencia desde hace más de medio siglo, cuando se fundara la “escuela de enseñanza Rosa Sensat” de reconocido prestigio internacional.

Demonizar a los catalanes, es demonizar a las nacionalidades históricas del Estado español, agudizando las contradicciones que enfrentan su identidad nacional y la identidad española.

Intervenir Cataluña por la vía del 155 de la Constitución, es violentar el Estado de Derecho y los derechos de las nacionalidades históricas con las consecuencias que de ello se deriva a medio y largo plazo.

Los pueblos de España no van a olvidar fácilmente los sucesos de estos meses y sus nefastas consecuencias pasarán a formar parte de su historia.

La proclamación de la República catalana, es el inicio de un proceso que culminará tarde o temprano con la caída de la monarquía española, gracias a aquellos que no supieron tener visión del futuro y del papel que debe jugar el Estado cuando se enfrenta a situaciones como las que vive en estos momentos España.

En los próximos meses acudiremos a una mayor agudización de estas contradicciones, incluso a fuertes enfrentamientos entre los distintos bandos.

Nadie está en condiciones de garantizar que no habrá derramamiento de sangre, mientras tanto los agitadores arrecian en sus insultos y ofensas al pueblo catalán y a los secesionistas, en lugar de reducir las tensiones, tender puentes y crear vías de diálogo.

@ordosgonzalo

 

 

gonzalo   alvarez-lago   garcia-teixeiro


Sobre esta noticia

Autor:
Ordos (1389 noticias)
Visitas:
4326
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.