Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Sursum Corda escriba una noticia?

Catorce años… las luces y sombras en el gobierno pastoral del cardenal Rivera Carrera

28/07/2009 15:37 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

El cardenal Norberto Rivera Carrera cumplió catorce años al frente de la Arquidiócesis de México. Estas son algunas luces y sombras en su gobierno pastoral

El 26 de julio de 1995, monseñor Norberto Rivera Carrera tomó posesión de uno de los arzobispados más antiguos y complejos de América. Su nombramiento como pastor de la Arquidiócesis de México-Tenochtitlán, sucediendo al Emmo. Ernesto Corripio Ahumada, ocurrió el 13 de junio por nombramiento del Papa Juan Pablo II. Al cumplir catorce años frente a esta Arquidiócesis, los sistemas de información dieron cuenta de la serie de logros que el primado ha tenido en esta ciudad la cual es diferente desde aquel 1995.

De acuerdo con SIAME, bajo el gobierno pastoral del cardenal Rivera Carrera se emprendieron obras importantes de restauración de templos y monumentos como las torres de catedral y el mantenimiento de sus retablos; la reconstrucción y remodelación de la antigua Basílica de Guadalupe, hoy templo expiatorio de Cristo Rey; la modernización de la Universidad Pontificia; la creación de dos seminarios, el Redemptoris Mater del Camino Neocatecumenal y el Hispano de Santa María de Guadalupe; se han ido consolidando las zonas de pastoral y la multiplicación de obispos auxiliares, algunos de ellos promovidos al pastoreo de otras diócesis del país. Su vocación por los medios de comunicación hizo que impulsara la creación de órganos arquidiocesanos informativos como Desde la Fe y la agencia SIAME. Algunos hechos notables para la Iglesia Universal fueron la celebración del VI Encuentro Mundial de las Familias en la ciudad de México y la presentación del compendio de Doctrina Social Cristiana, además de la visita del Papa Juan Pablo II, en 2002, para la canonización de san Juan Diego y la beatificación de los mártires cajonos de Oaxaca. Haber recobrado tradiciones piadosas que volvieron a las calles, como la procesión de Corpus, la Noche Santa, las procesiones de Navidad y el rezo del santo rosario en lugares multitudinarios, han marcado con un sello especial el gobierno pastoral del arzobispo nacido en Tepehuanes, Durango.

Aniversarios y despedidas son ocasiones propicias para hacer un repaso de los logros en un gobierno civil o eclesiástico. Catorce años de gobierno del cardenal arzobispo no son la excepción. Sin lugar a dudas, las luces en este tiempo de gobierno pastoral han sido muchas, pero han existido complicaciones que el prelado ha confrontado y que, desde mi papel de espectador y laico, veo en esta arquidiócesis y que enunciaré a continuación: 1.- La pederastia de los clérigos; 2.- Las fracturas pasadas en su Consejo Episcopal; 3.- Los asesinatos de diáconos y curas; 4.- Los actos violentos contra la persona del arzobispo y 5.- La proliferación de sectas y nuevos grupos religiosos.

1.- La pederastia de los clérigos. Los catorce años del cardenal Rivera han visto los casos lamentables de pederastia de una parte del clero que sirve bajo la obediencia de su Eminencia. Él mismo ha tenido que afrontar las acusaciones del grupo SNAP y resolver demandas que han sido presentadas desde tribunales extranjeros que lo han exonerado de los delitos que le imputaban. Ante la ola de escándalos que se dio en otras regiones del continente, el cardenal afirmaría la política de cero tolerancia y ofreció colaborar con las autoridades para entregar a la justicia a cualquier clérigo de la arquidiócesis que abuse de menores.

2.- Las fracturas pasadas en su Consejo Episcopal. El propósito del cardenal para tener un consejo episcopal funcional ha tenido dos fracturas serias. El primer caso, el del obispo Luis Fletes Santana quien ocupó la administración de la IV Vicaría de Pastoral y quien, de forma inusual, fue removido de su cargo en 2004 para hacer una experiencia monástica en el centro de Italia. La misma noticia de esta conversión sorpresiva fue publicada por Desde la Fe en una entrevista a Fletes Santana titulada “De obispo a monje y de monje a obispo”. Después de su experiencia ascética regresó a la ciudad de México para ocupar la vicaria de laicos pero, al poco tiempo, fue removido nuevamente y desapareció de la vida pública. Fuentes extraoficiales dijeron que el obispo Fletes tenía un serio problema de homosexualidad y había sido acusado de abuso de menores. Su última remoción habría sido causa de una recaída que obligó a las autoridades del arzobispado a tomar cartas en el asunto. Algunos medios reportaron que Luis Fletes regresó a la vida monástica y dejó de pertenecer al clero arquidiocesano; sin embargo, el sitio de la Conferencia del Episcopado Mexicano no registra al obispo-monje como emérito de México.

El siguiente caso fue el del obispo Rogelio Esquivel Medina quien dejó la VIII zona de pastoral de forma repentina para encontrar refugio en la diócesis de Cuautilán regida por monseñor Guillermo Ortiz Mondragón. ¿Cuáles fueron las hipótesis de su salida? La primera fue que el obispo de 69 años de edad tuvo una confrontación con las mafias y el crimen organizado de la zona de Xochimilico por lo que ya no se podía garantizar su seguridad lo que urgió su protección removiéndolo de la zona; otra fue que el michoacano había fallado a su promesa celibataria al haberse comprobado su convivencia con una mujer y una posible paternidad. Actualmente, la brevísima biografía del obispo auxiliar en el sitio de la CEM afirma que el hoy emérito fue consagrado “Auxiliar de la Arquidiócesis de México el 15 de agosto de 2001 y asignado a la VIII Zona Pastoral…” sin abundar en detalles sobre las causas de su renuncia al gobierno de la vicaria a la cual fue destinado.

Las sombras: pederastia, fracturas pasadas en su Consejo Episcopal, asesinatos de diáconos y curas, actos violentos contra el arzobispo, proliferación de sectas

3.- Los asesinatos de diáconos y curas. Otro problema que el cardenal ha tenido que afrontar es el asesinato de curas y diáconos de los cuales, pocas veces, la opinión pública ha tenido seguimiento de los resultados y las pesquisas de los culpables. El 27 de febrero de 2006 fue asesinado el diácono Francisco Castrejón Aguado en su automóvil; las indagatorias se concentraron en la hipótesis la cual afirmó que una persona que acompañaba al futuro sacerdote en la noche del crimen lo habría asesinado en el interior del vehículo en el que viajaban sin que las autoridades reunieran pistas contundentes para resolver el homicidio; un año después, el 28 de julio de 2007 en la colonia san Rafael de la ciudad de México, el RP. Ricardo Junios Sander, OMI, fue asesinado en la parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe de la II Vicaría. Un comunicado de los Caballeros de Colón, publicado en SIAME el 6 de agosto, manifestó la indignación de la Orden al describir la forma violenta y cruel en que fue victimado el religioso, por lo que no fue un crimen común. Un posible móvil del asesinato del oblato fue la venganza de los dueños de los giros negros que el religioso había denunciado por sus actividades sospechosas.

El 2 de mayo de 2008, otro crimen enlutó a la arquidiócesis con el homicidio del mercedario Julio César Mendoza Acuña quien fue torturado salvajemente y hallado moribundo en su parroquia hasta que dejó de existir en la unidad de emergencias al que fue trasladado en la colonia Balbuena. Los feligreses de la Iglesia de Nuestra Señora de Fátima declararían que “al parecer fue una persona de mucha confianza que se introdujo a su alcoba para poder cometer el delito... Al parecer fue así como un acto de venganza o de odio”. Los tres crímenes causaron la indignación de los fieles que conocieron y trabajaron con los clérigos.

4.- Los actos violentos contra la persona del arzobispo. El cardenal Norberto Rivera Carrera ha tenido que afrontar, por otro lado, los ataques de los grupos radicales de izquierda que lo agredieron personalmente como aquél acaecido el 7 de octubre de 2007, cuando al salir de Catedral él y su madre fueron interceptados por un grupo vinculado al Partido de la Revolución Democrática que se lanzó contra el vehículo del purpurado pateándolo, escupiéndolo e intentando romper los cristales de la unidad. La cadena de agresiones registra, de igual manera, los hechos lamentables de irrupción violenta en Catedral como el de noviembre de 2006, lo que obligó al cierre del recinto y, posteriormente, a su resguardo por la Polícía Federal Preventiva y las fuerzas locales.

5.- La proliferación de sectas y nuevos grupos religiosos. La proliferación de sectas y nuevos movimientos religiosos ha sido otro desafío pastoral en la ciudad de México. Un grupo que registra un crecimiento constante es la “iglesia de la santa muerte” cuyo “arzobispo primado” ha declarado la guerra a la Iglesia católica. La difícil situación económica y el progresivo crecimiento de los pobres en la ciudad, cosa que ha sido denunciada por el cardenal, ha empujado a muchos fieles católicos a tener consuelo en la llamada “Niña Blanca”. David Romo Guillén, cabeza de la iglesia, anunció el inicio de las obras para que la santa muerte tenga un templo internacional con sede en la ciudad de México el cual costará 38 millones de pesos.

Por otro lado, se ha registrado una proliferación de grupos e iglesias evangélicas que han echado raíces en las colonias populares. Testigos de Jehová, mormones, evangélicos y pentecostales tienen presencia en lugares donde la iglesia católica tenía una actividad pastoral incesante, lo que reflejaría las fallas de la actividad misionera permanente anunciada desde el 2000.

Catorce años de gobierno pastoral podrán generar voces a favor y en contra. Las sombras en el gobierno del cardenal Norberto Rivera contrastan con las luces de una actividad pastoral que busca impulsar a una Iglesia arquidiocesana dinámica a pesar de las difíciles circunstancias que afronta la comunidad católica. Cumplidos los 67 años de edad, al arzobispo de México le restan ocho años más de gobierno, antes de presentar la renuncia obligatoria al Papa y los desafíos en esta arquidiócesis serán más y más complejos, particularmente en el impulso del desarrollo y del bienestar de las personas que lleva, irremediablemente, el cuidado espiritual que necesitan los fieles de una arquidiócesis urgida del compromiso radical de todos los que han creído en la Buena Nueva de Salvación en esta Iglesia que peregrina en la ciudad de México en comunión con su Pastor, el arzobispo Primado de México.

La proliferación de sectas y nuevos movimientos religiosos ha sido otro desafío pastoral en la ciudad de México

Sursum Corda. El blog de Guillermo Gazanini

http://blogs.periodistadigital.com/sursumcorda.php


Sobre esta noticia

Autor:
Sursum Corda (50 noticias)
Visitas:
7466
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

Usuario anónimo (27/08/2010)

Me interesa mucho saber qué sucedió en el caso del Padre Rogelio Esquivel Medina.
A más de un año de publicación de este artículo,¿Cuál de las dos versiones resultó ser la real?
Gracias