Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Cautiva en Sinaloa la voz y presencia de la soprano coreana Sumi Jo

31/10/2011 02:58 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En una noche intensa, llena de regocijo e inolvidable, la soprano coreana Sumi Jo cerró con el aria “O mio babbino caro” su espectáculo y dio este domingo el cerrojazo del Festival Cultural Sinaloa 2011, Una nueva época. No hubo fuegos de artificio ni despedida con “Golondrinas”, pero sí una noche de grandes y agradables sorpresas. Fue una última noche de los dioses, que promete no ser la última. Sin micrófonos, sólo acompañada por el natural sonido de su voz y del piano a cargo de William Vendice, la virtuosa Jo abrió el concierto con la pieza “Tornami a Vagheggiar”, de Haendel, con la que tomó plena posesión del escenario y de los múltiples corazones de los sinaloenses. Vestida con un atuendo de reina en brillante tono dorado, su voz fluyó suave, sin dificultades, rica en matices, llenando todo el teatro, con “Spoza son disprezzata”, de Vivaldi, y arrancó los primeros aplausos con su magistral interpretación de “Cor piu non mi sento”, de Paisiello. Tras una intensa salva de aplausos, la conocida como “Voz de los Cielos” se retiró para volver rato después con la pieza “Agitata da due venti”, de Vivaldi; el “Villanede”, de Eva dell’Aqcua; “Serenade” de Gounod, y cerró la primera parte con el vals “Danubio azul”, de Johann Strauss. En la segunda parte interpretó “Me voglio fa’ na casa”, de Donizetti; “La pastorella dell’ Alpi”, de Rossini, y “Eccomi in lieta vesta…”, de Bellini. Al retirarse para preparar la tercera parte del espectáculo, dejó al experimentado pianista William Vendici, quien interpretó magistralmente “Preludio en do sostenido menor No. 2”, de Rachmaninov. Cuando volvió la soprano presentó e invitó a cantar al tenor navolatense José Manuel Chu, quien cantó “Dein ist mein ganzes Herz”, del húngaro Fraz Lehar, y “E lucevan le stelle”, de la ópera “Tosca”, de Puccini, muy aplaudidas. Al término, Sumi Jo regresó con un fastuoso vestido de tonos grises y azules y larga falda de plumas, para interpretar “Les Osseaux dans la charmille”, de Offenbach, y “Ah, forse lui… sempre libera”, de Verdi. Fue un despliegue de talento y virtuosismo que se ganó el aplauso cerrado, interminable, de pie, que poco a poco tomó orden, se tornó unísono y se convirtió en exigencia del obligado “encore”. La soprano regaló el conocido bolero “Bésame mucho”, de Consuelo Velásquez, cantada en español y con femenil coquetería, que la multitud escuchó entusiasmada pero respetuosa, y al final explotó en vigorosos aplausos. Invitó de nuevo a Chu y juntos entonaron el “Libiamo…” (“Bebamos…”) de Verdi, y ante la insistencia del público continuó ella sola con la famosa aria “Olimpia”, de “Los cuentos de Hoffman”, de Offenbach, para luego cerrar con la ternura de “O mio babbino caro”. La genial cantante se despidió entre el cariño y los aplausos del público, cerrando así una de las mejores noches de este Festival que, aseguran sus organizadores, vuelve para quedarse.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
75
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.