Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Celebra Francia 100 años de natalicio del prehistoriador Leroi-Gourhan

24/08/2011 03:59 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Para celebrar el centenario del natalicio del arqueólogo y prehistoriador francés, André Leroi-Gourhan, quien vio la primera luz el 25 de agosto de 1911, el gobierno galo realizó diversas actividades culturales, entre ellas una muestra de arte parietal y la conferencia magistral del especialista Navidad Coye, “Los ojos de la prehistoria”. De estas actividades, iniciadas el pasado 10 de agosto por el ministerio de cultura de Francia, destaca la exposición -que podrá ser visitada hasta el 18 de septiembre próximo- “Perspectivas sobre las cuevas decoradas: el abate Breuil y André Leroi-Gourhan”. En ella se expone el trabajo de este científico, así como el de su colega Henri Breuil (1877-1961) en el arte parietal paleolítico durante el periodo de 1900 a 1986. Nacido en París, André Jorge Leandre Adolf Leroi-Gourhan es recordado como uno de los grandes especialistas franceses en prehistoria y antropología, cuya experiencia la expandió a través de la docencia en las universidades de Lyon y La Sorbona, así como en el Colegio de Francia. Siendo niño, su abuelo le llevaba a pasear por Museo Nacional de Historia Natural y el Jardín Botánico de París. Gustaba de ir al bosque de Fontainebleau para buscar champiñones, insectos, cualquier cosa que despertara su curiosidad. Asimismo, le gustaba ver fósiles de animales y de hombres de las cavernas y leer sobre el tema. Un libro de Marcellin Boule, que le regaló su madrina: “Los hombres fósiles”, fue determinante para él. De acuerdo con sus biógrafos, Leroi-Gourhan fue discípulo del helenista de Marcel Granet y después del sociólogo Marcel Mauss, quien le dirigió la tesis doctoral dedicada a la arqueología del Pacífico Norte. Además, estudió diversas lenguas, obteniendo el diploma de la Escuela Nacional de Lenguas Orientales: primero de ruso en 1931 y después de chino en 1935. Desde 1933 trabajó en los departamentos de Etnología de diferentes museos franceses e ingleses, entre ellos el Museo Británico (Londres) y el Museo del Hombre (París). Poco después, durante dos años, fue el encargado de las actividades del Museo del Hombre y los Museos Nacionales de Francia en Japón; donde se dedicó a estudiar, de primera mano, su cultura material y espiritual, como etnólogo, así como su prehistoria, como arqueólogo. De vuelta a su país, fue nombrado conservador adjunto del Museo Guimet de Arte asiático, en París, entre 1940 y 1944. Ese mismo año fue enviado al castillo de Valençay, con el objeto de supervisar la conservación de ciertas obras evacuadas del Louvre a causa de la guerra, entre ellas la Venus de Milo y la Victoria de Samotracia. Durante la Segunda Guerra Mundial, participó en las actividades de la Resistencia, por lo que fue condecorado con la Cruz de la Legión de Honor. En 1946 se convirtió en subdirector del Museo del Hombre, actividad que combinaba como profesor de la Universidad de Lyon, donde comenzó a elaborar su segunda tesis doctoral, en ciencias, con el tema “Indicios del equilibrio mecánico en el cráneo de los vertebrados terrestres” (1954). En 1956 sucedió al renombrado antropólogo Marcel Griaule como catedrático de Etnología general y Prehistoria en París, en la Universidad de La Sorbona. Fue investigador de primera clase en materia de etnología, así como catedrático de Prehistoria en el Colegio de Francia, desde 1969 a 1982, donde sustituyó a Breuil. Fue además miembro del Instituto de Francia. A lo largo de su carrera científica, obtuvo diversos reconocimientos como la Medalla de Oro del Centro Nacional de Investigaciones Científicas de Francia en 1973; el Premio Nacional de Arqueología 1978 y La Medalla de Oro de la Academia de Arquitectura de Francia. Asimismo, la Fundación Fyssen le otorgó el Premio Internacional en 1980 y en 1983 recibió la Medalla de Honor Henri Breuil, de parte de la revista española “Ars Prehistorica”. Leroi-Gourhan destacó por sus investigaciones en los yacimientos prehistóricos en Les Furtins (1945); la cueva musteriense de Arcy-sur-Cure (1946-1963); la gruta sepulcral neolítica de Mesnil sur Oger y sobre todo el asentamiento magdaleniense de Pincevent. Este investigador francés también contribuyó a renovar los métodos arqueológicos de excavación por el de “decapado” (en forma horizontal siguiendo la topografía de la capa arqueológica), que deja al descubierto amplias zonas de un mismo estrato arqueológico. También es responsable de la creación, en 1964, del concepto científico de cadena operativa aplicada a la tecnología lítica prehistórica, que permiten establecer diferentes estilos y estrategias culturales, por lo que son una herramienta conceptual de inestimable valor en prehistoria y arqueología. Estos métodos lo llevaron a desarrollarse en otras especialidades, como lingüística, etnología, antropología, arqueología, semiología e historia del arte. Asimismo, y como discípulo de Marcel Mauss, Leroi-Gourhan fue un estructuralista en el sentido amplio, lo que lo llevó a interpretar el arte paleolítico mediante la visita, una a una, más de 70 cuevas decoradas con arte rupestre desde España a los Urales, de entre 30 mil y 10 mil años de antigüedad. Averiguó que en casi todas se podía establecer una organización precisa del espacio decorado: que había una pauta en las relaciones de proximidad o alejamiento de las figuras, y en su posición respecto a la topografía de las cuevas en las que se encuentran. Su conclusión es una interpretación simbólica de las representaciones de cada una de las imágenes como signos binarios que se oponen, se alternan y se complementan, y que para Leroi-Gourhan estos elementos eran lo masculino y lo femenino. André Leroi-Gourhan, quien falleció el 19 de febrero de 1986, es un ejemplo en el campo de la investigación, pues está en el centro, justo en medio de aquéllos que se dedican a la acumulación maniática de datos y los que se dejan seducir por la proliferación especulativa de teorías demasiado imaginativas. Ninguno de sus numerosos alumnos ha sido capaz de escapar a la especialización que él jamás tuvo, sin que ello mermara la profundidad de sus investigaciones. Actualmente muchas de sus ideas son discutidas y discutibles, pero todos manifiestan un profundo respeto por su impagable labor científica.

Más sobre

Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
50
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares
Organizaciones

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.