Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Celebran 101 aniversario del natalicio de Emilio Westphalen

12/07/2012 13:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Con las publicaciones "El río y la mar. Correspondencia entre José María Arguedas y Emilio Adolfo Westphalen (1939-1969)” y “Simulacro de Sortilegios”, amigos, colegas y familiares celebraron esta noche el 101 natalicio del poeta peruano Emilio Adolfo Westphalen (1911-2001). En la librería “Rosario Castellanos” del Fondo de Cultura Económica (FCE), en esta ciudad, los escritores Julio Trujillo, Francisco Segovia, Rafael Vargas, José María Espinasa e Inés Westphalen recordaron con cariño a quien es considerado uno de los uno de los poetas surrealistas más importantes de Latinoamérica. En su intervención, cada uno de los ponentes destacó brevemente las aportaciones del intelectual peruano, al tiempo que hablaron de la publicación “El río y la mar”, en la que se permite conocer facetas diferentes en Westphalen; especialmente al emprender un diálogo que transcurre por tres décadas con uno de los narradores fundamentales de la lengua española en la primera mitad del siglo XX. La amistad que nació del encuentro de dos jóvenes estudiantes en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos en 1932 es recopilada en este volumen perteneciente a la colección Tierra Firme del FCE. Arguedas, narrador indigenista, etnólogo y antropólogo, actuó como pocos en la búsqueda por la valoración de un país que se encontraba dividido en dos culturas: la andina de origen quechua y la urbana de raíces europeas, con la creación de sus cuentos y novelas: “Agua”, “Yawar Fiesta”, “Los ríos profundos” y “Todas las sangres”. Por su parte, Westphalen poeta, actor cultural y ensayista dirigió dos de las revistas culturales más prestigiosas de América Latina en el siglo XX: “Las Moradas” y “Amaru”, que parecían oponerse a Arguedas con su obra vinculada a los movimientos de vanguardia, específicamente con el surrealismo. Sin embargo, los dos escritores tienen en común más allá de su origen y de haber nacido en 1911, haber sido eficaces agentes culturales. En esta edición, es evidente la complicidad y el diálogo constante que hubo entre los dos grandes escritores, quienes intercambiaron sus puntos de vista acerca de la realidad sociocultural del Perú. Además de la compilación, transcripción y notas de Inés Westphalen Ortiz, el texto incluye el breve libro de poemas “El niño y el río”, que Westphalen escribió para José María Arguedas, y “El zorro de arriba y el zorro de abajo”, la última novela, inconclusa, que Arguedas le dedica al vate peruano. “El papel de Arguedas y Westphalen en la formación de un sector pensante y artístico que desea superar la desarticulación de la sociedad peruana y asumir una modernidad liberadora es sustancial”, comentó Inés Salazar, prologuista del volumen. Su correspondencia, abundó, da cuenta del poderoso lazo que ambos tejen con la generación de artistas, escritores e intelectuales inmediatamente posterior como Javier Sologuren, Jorge Eduardo Eielson, Sebastián y Augusto Salazar Bondy, Fernando de Szyszlo, José Matos Mar y Blanca Varela. Por su parte, “Simulacro de sortilegios” permite acercarse a la faceta más conocida del poeta, sobre todo con un volumen que deja ver los dos periodos de su creación: una primera etapa de juventud, por la que es mayormente conocido, aunque después pasó un largo periodo sin escribir poesía y, en cambio, se ocupó de revistas y de la escritura de ensayos. En los últimos poemas que publicó en México aparece un Westphalen distinto, porque el tipo de poemas eran marcadamente diferentes a los escritos de juventud. La obra esencial del célebre poeta, incluidos sus versos de juventud vertidos en “Las ínsulas extrañas” (1933) y “Abolición de la muerte” (1935), está reunida en esta publicación editada por la Dirección General de Publicaciones (DGP) del Conaculta. Su poesía de juventud y la tardía, distintas tanto en forma como en visión estética, se complementan como la cara de una misma moneda y fluyen por las páginas de esta publicación incluida en la colección “Práctica Mortal” de la DGP. En la primera parte, el verso libre se desborda dando paso a un dinamismo imparable del lenguaje que lucha contra la muerte y la fragmentación; la segunda, aunque igualmente vital y experimental, se vuelve más fragmentaria y filosófica, llena de ironía y de un profundo auto cuestionamiento. “No se puede esperar que uno escriba a los sesenta o setenta años de edad como lo hizo a los veinte y tantos. Por otra parte, hay que reconocer que el lenguaje y los temas utilizados en poesía han cambiado considerablemente desde la insurgencia de las llamadas ‘vanguardias’. “No sólo hay que tomar en cuenta la modificación de los criterios estéticos, también el instrumento de capacitación sufre mengua o deterioro con el tiempo”, comentó el escritor en vida.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
253
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.