Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Celebran en Bellas Artes centenario del natalicio de Fernando Benítez

18/12/2011 09:16 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Como un seductor, un viajero constante que sin importar el terreno llegaba para documentar al México “olvidado” pero, sobre todo, como un hombre poseedor de una demencia argumentativa, fue recordado hoy aquí el escritor mexicano Fernando Benítez (1912-2000), en vísperas del centenario de su natalicio. En la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes, los escritores Carlos Fuentes y José Emilio Pacheco, el artista plástico Vicente Rojo, el magnate Carlos Slim y Fernando Canales, antiguo administrador del diario Novedades, elogiaron la obra literaria de quien fuera considerada una de las figuras más significativas de la cultura mexicana en el siglo XX. Ante una sala casi llena, los ponentes recordaron con cariño al escritor, editor, antropólogo, etnólogo e historiador mexicano, al tiempo que aseguraron que el mejor homenaje que puede recibir el Premio Nacional de Periodismo de México en divulgación cultural de 1986, es leerlo continuamente. Al tomar la palabra, el laureado escritor Carlos Fuentes celebró el homenaje y afirmó que el mayor orgullo del periodista e impulsor de la carrera de varios escritores como Carlos Monsiváis o Elena Poniatowska, entre otros, “fue ser periodista”. El autor de obras como “La región más transparente” recordó la amistad que tuvo con Benítez, al tiempo que rememoró viejas anécdotas al lado del también periodista, muchas de las cuales despertaron las carcajadas de los presentes. “Su personalidad rebasaba aunque informaba cualquier profesión, pues era pequeño y bravo, contaba que su madre le había dicho alguna vez: eres feo hijo, pero tienes cara de gente decente”, dijo Fuentes al tiempo que recordó a Benítez como un personaje a cuyos amigos llamaba “hermanitos” y a las mujeres “princesas”. Dijo que a caballo, en burro o a pie, Benítez cruzaba desiertos y escalaba montañas para documentar al México olvidado: Huicholes, tepehuanes, coras, mixtecos y mazatecos, personajes que, dijo, “muchos de los cuales estaban muriendo y siendo víctimas del abuso, la injusticia, la soledad, la miseria y el alcohol’. Indicó que Benítez dio formato y contenido a una vida cultural que emergía del conocimiento de si misma, “que fue la hazaña cultural de la Revolución y se dirigía al conocimiento del mundo, abrazando de manera especial a la migración republicana española”. Al respecto, el poeta José Emilio Pacheco expresó su beneplácito y recordó a Benítez el gran empresario cultural de la segunda mitad del siglo XX mexicano. Aseguró que Benítez “fue el gran continuador del Ignacio Manuel Altamirano, quien sobre la patria en ruinas luchó por levantar el edificio de las letras y las artes, como una respuesta y barrera contra la ola de sangre y barbarie”. Consideró que no se puede concebir el pensamiento, las artes y letras de México, “si unos 50 años transcurridos entre 1949 y 1999, no hubieran existido los suplementos de Fernando Benítez”. Indicó que, no obstante que persisten algunos suplementos culturales en algunos diarios, “la cultura ha vuelto a ser lo que era antes de Benítez: el patito feo, paginita escondida entre las secciones de espectáculos”. En ese sentido, Pacheco se refirió al priísta Enrique Peña Nieto que confundió una obra de Carlos Fuentes y se la atribuyó a Enrique Krauze, durante la pasada 25 edición de la Feria Internacional de Libro de Guadalajara. El problema no es sobre la literatura, sino sobre la cultura, pero “me parece una absoluta y auténtica tragedia, no de este señor, sino de México”, pues los límites del lenguaje son los límites del pensamiento. Recordó que “Los Indios de México” representa la columna vertebral de toda la obra de Benítez, y agregó que “si hubiéramos sabido leerla y aprovecharla, sería otro el panorama atroz que se nos presenta en el 2012”. Pacheco afirmó que a 11 años de la muerte de Benítez no se ha aprovechado su obra, por lo que sostuvo que el mejor homenaje que se le puede rendir “es releerlo”. “No dejarlo morir en la oscuridad de los libros cerrados y hoy como siempre leerlo. Veremos hasta qué punto Benítez sigue siendo el más vivo y actuante de todos”, señaló. De manera emotiva, Fernando Canales, antiguo administrador del diario Novedades, leyó una pequeña biografía del intelectual y elogió la obra del autor de obras como “Los demonios en el convento” y le dedicó diversos adjetivos para calificar la personalidad del homenajeado. Un hombre, dijo, apasionado de la vida, amante de la historia, la geografía, el arte, la cultura, la docencia, la buena mesa, las mujeres el sentido de humor y el periodismo. Por último, Carlos Slim recordó cómo fue que conoció a Benítez en la década de los 80 y rememoró aquellos viajes que realizaron juntos por diversos estados del país, entre ellos, Chiapas, Veracruz y el norte de México. Dijo que a pesar de las adversidades, Benítez era un hombre que disfrutaba de la vida, “de los éxitos y los fracasos”. Mantenía un gran amor por la vida y por México, concluyó.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
49
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.