Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Ven a Centros Históricos como espacios para el desarrollo del turismo

05/09/2012 09:46 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La restauración de un Centro Histórico debe ser vista como un escenario para el desarrollo turístico, dijo la funcionaria cubana Patricia Rodríguez Alomá. Agregó que para ello se deben crear y promover políticas que sirvan para proteger el patrimonio heredado y a su vez ayuden a ver a la cultura como el eje transversal del desarrollo local. Rodríguez, Directora del Plan Maestro de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana, participó en la mesa “Patrimonio Cultural y el Turismo sustentable en los Centros Históricos”, que se realizó en el marco del Seminario Políticas Públicas y Turismo Cultural en América Latina Siglo XXI. En ese acto además de Rodríguez, participaron también Alejandra Moreno Toscano, Historiadora y Autoridad del Centro Histórico de la Ciudad de México; Alberto Martorell Carreño, Doctor en Derecho de la Cultura y presidente de ICOMOS en Lima, Perú y el Doctor en Historia Luis Fernando Granados. La primera en intervenir en la mesa moderada por el Doctor en Historia Pablo Escalante Gonzalbo (México), fue Patricia Rodríguez, quien a través de siete reflexiones, dio a conocer los detalles de la restauración del Centro Histórico de La Habana Vieja. Agregó que es uno de los pocos proyectos exitosos en Latinoamérica que sirven para ilustrar como un monumento nacional y patrimonio cultural rescatándose e impulsándose se puede convertir en un lugar atractivo y sustentable, en donde puede convivir la vida cultural y la vida turística. “En este sentido, el turismo no debe de verse como un objetivo en sí, el objetivo debe ser el mejoramiento de la calidad de vida de los ciudadanos, a partir de un desarrollo cuyo eje vertebrador sea la cultura y eso es lo que hemos hecho con este Centro Histórico al rehabilitarlo, ya que para nosotros los ciudadanos auténticos y culturalmente activos serán interesantes para el turismo”, señaló. Alejandra Moreno dio a conocer los detalles del planeamiento y gestión de la recuperación y revitalización de los espacios públicos del Centro Histórico de la Ciudad de México, específicamente del corredor cultural de la calle de Regina. Añadió que si se quiere promover el turismo cultural, se debe de tomar en cuenta que actualmente las ciudades y los centros históricos tienen muchos atractivos; monumentos, lugares, espacios y piezas históricas que los turistas no van a ver, ya que sólo se interesan por conocer la vida de la ciudad y su gente. “El Centro Histórico de la Ciudad de México después de su recuperación es uno de los espacios más atractivos para los jóvenes”, explicó. Agregó que eso se logró a través del mejoramiento de cada uno de los espacios que lo rodean, la renovación de la infraestructura, la recuperación y rehabilitación de los edificios, la mejora de la movilidad en especial del paso de los peatones, la atención a zonas de riesgo, la introducción de nuevas tecnologías en servicios y espacios públicos, y su equipamiento. “Lo que se trata es de estructurar y generar la participación de todos los sectores de la sociedad para desarrollar un proceso de interlocución permanente que permita dejar que se revitalice una ciudad”, comentó la fuente. Precisó que “un aspecto importante es que aquí el gobierno acompaña y la sociedad de la ciudad es la que marca la pauta y genera sus propias opciones de desarrollo”. Alberto Martorell destacó que el Patrimonio Cultural y el Turismo sustentable deben de verse como un encuentro de valores en este tiempo en donde se habla de una crisis global, de una crisis de valores o de identidades. En este contexto, añadió, debe de repensarse el tema del turismo, que ya no debe verse como una cuestión del viaje, de encontrarse con cosas exóticas o que pueden ser significativas históricamente, sino como una actividad que pone a las personas cara a cara frente al otro en el mundo globalizado. “Se trata de construir un turismo que signifique encuentro de valores. Para lograrlo se deben de tomar en cuenta una serie de factores; que los derechos que aparentemente son muy difusos se pueden tomar concretos”, precisó. “Que se pueda ejercer la actividad turística siendo un activista de la conservación global, que se puedan desarrollar vínculos extensos, por ejemplo, religiosos y siendo un empresario del turismo”, comentó. “Para ello debemos de tomar en cuenta una serie de prioridades tales como la población local, la población nacional, la comunidad académica, a los turistas y visitantes y después al resto de la humanidad. Ya que cuando realmente existe información cultural trabajada desde lo local, se generan identidades nuevas en donde el turismo será una consecuencia”. Finalmente Luis Fernando Granados leyó su ensayo titulado “Cochambre, vida urbana y afresamiento. Reflexiones del rescate de algunos Centros Históricos y su relación con la noción sobre patrimonio cultural”. Se trata de un texto que reflexionó sobre el rescate integral del Centro Histórico de la Ciudad de México a partir de tres perspectivas diferentes; la historia urbana, la teoría patrimonialista y su experiencia individual. Un texto cuyo objetivo era el conversar sobre el presente y el futuro de las ciudades históricas. “Lo que importa de un Centro Histórico ya no puede ser nada más la preservación de los mismos edificios y la limpieza de sus calles o la expulsión de los indeseables que afean un paisaje sólo digno de turistas”, comentó. Precisó que “en tanto que es un expresión viva y por ello contradictoria, el centro es también sus prostitutas e inmensas pilas de basura, la falta de rejillas anti grasa y el estruendo de los muchachos de rostro amenazante que surcan sus calles en motonetas”. “No quiero sin embargo idealizar la pestilencia y el escándalo, los baches y la inseguridad que todavía imperan en mi barrio. Digo sólo que no me gustaría que el centro de la Ciudad de México se convierta un día en un museo; petrificado, hostil y separado de la vida”, comentó “Todo lo contrario, me gustaría sentir el disfrute sensorial que produce recorrer las calles sin que tenga que añorar el confort asfixiante de la Colonia del Valle”, apuntó finalmente.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
43
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.