Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

«Cerrar la brecha de género» a cualquier costo amenaza la integridad académica de la educación en STEM

3
- +
20/01/2020 00:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageLa Oficina Nacional de Investigación Económica publicó recientemente un estudio en el que se concluye que las políticas de clasificación de las clases en STEM contribuyen a la brecha de género en el campo de STEM.

El estudio encuentra que las clases en STEM, en promedio, asignan calificaciones más bajas en comparación con las clases no STEM y que esto tiende a disuadir a las mujeres de inscribirse. Las mujeres, que valoran más las notas altas que los hombres, se ven aparentemente desanimadas por las notas medias más bajas en las asignaturas en STEM. Esto es a pesar del hecho de que «las mujeres tienen calificaciones más altas tanto en las clases en STEM como en las que no lo son», según el estudio.

El estudio también muestra que las mujeres son más propensas que los hombres a cambiar de MTE que los hombres. Para aumentar la participación femenina, los autores proponen que todos los cursos se curven alrededor de una B. Calculan que esto aumentaría la inscripción femenina en un 11, 3 por ciento.

Esto puede parecer un esfuerzo noble, pero está basado en una premisa defectuosa, y tendrá efectos adversos.

Los autores pretenden resolver el problema de la brecha de género en STEM, pero nunca explican por qué esto debería ser un objetivo. Los individuos tienen capacidades distintas, y los esfuerzos para «igualar» sus capacidades e intereses basados en el género van en contra de esto.

El hecho de que los hombres tengan tasas de desgaste más bajas en STEM no debe verse necesariamente como una ventaja. Por ejemplo, otro estudio de Karen Clark, candidata a doctorado en la Universidad Liberty, muestra que las mujeres son, en promedio, más persistentes que los hombres para permanecer en la universidad. Esto puede ser, en parte, porque es más probable que eviten los cursos de estudio de alta tradición como el STEM.

El esfuerzo por «cerrar la brecha de género» en STEM representa una preferencia por la condición de minoría sobre el mérito que considera el desempeño de un estudiante menos importante que su feminidad. Sin embargo, a los individuos sólo les duele ponerlos en un campo en el que serán infelices o se desempeñarán mal, independientemente de su género. Si un individuo, no importa cuán dotado sea, es reacio al riesgo de quemarse y renunciar a una buena calificación, entonces tal vez STEM no sea el campo correcto.

Los planes de estudio en STEM son deliberadamente rigurosos, ya que sus asignaturas no son fáciles y los puentes tienden a colapsarse cuando las cosas van mal. Es por eso que hay clases de deshierbe para desanimar a los estudiantes a que los persigan a la ligera. En general, las mujeres obtienen mejores notas, pero los estudiantes que intentan mantener un alto promedio académico ? algo que las mujeres valoran más que los hombres ? preferirían evitar estas clases. No hay garantía de que en las asignaturas STEM el esfuerzo razonable le haga ganar una A.

Por lo tanto, no debemos confundir la voluntad de un individuo de trabajar duro con la aptitud para el STEM. Más bien, es su capacidad para hacer frente a la posibilidad de agotamiento y a las bajas calificaciones, además del trabajo duro, lo que constituye el mejor indicador. El estudio de la Oficina Nacional de Investigación Económica muestra claramente que los hombres expresan esta capacidad en una tasa más alta.

El punto de vista de los autores presenta otro dilema más. Si queremos cerrar la brecha de género en STEM, ¿por qué no hacerlo también en otras áreas? ¿Y si los departamentos de historia, filosofía y negocios también tienen esta disparidad? ¿Por qué no intervenir en cada departamento, cada clase, etc.? Esto crearía una continuidad interminable de supervisión administrativa e indiferencia al mérito.

Es probable que los autores estén de acuerdo en que tal enfoque sería demasiado extremo, pero esta concesión destruye su argumento. El objetivo es cerrar la brecha de género, pero si no se persigue este fin al extremo, un grupo seguirá siendo «menos igual» por su definición.

Deberíamos preguntarnos si realmente vamos a tirar el mérito puro por el bien de un ideal sin respaldo como «Necesitamos más mujeres en STEM». Nunca parecemos cuestionar por qué perseguimos estos ideales, o los muchos efectos invisibles de la aplicación de tales políticas. Sólo los aceptamos como sagrados.

Este artículo apareció originalmente en el Washington Examiner.

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (2052 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
19
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.