Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Acotaciones escriba una noticia?

César Lizárraga... se veía venir

15/05/2013 11:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image Por Víctor Oswaldo Fonseca Jacques

Él mismo se lo ganó. Quien mal anda mal termina, reza un proverbio, y todo lo que hoy le está pasando al ex alcalde de Guaymas César Adrián Lizárraga Hernández, era algo que ya se veía venir. No sólo es la inhabilitación por diez años para ocupar un cargo público, sino que además estará siendo requerido por las autoridades judiciales para darle seguimiento a un caso de orden penal ante las autoridades federales.

En lo personal no puedo sentir gusto por lo que hoy enfrenta Lizárraga Hernández. Y digo que no puedo sentirlo porque, como orgulloso guaymense que soy, lamento profundamente que haya llegado al gobierno del municipio un muchacho que, como antes lo dije, se embriagó de poder y quiso asumir la Presidencia Municipal como un negocio propio, importándole un cacahuate proteger su prestigio como persona, e incurrió en hechos sospechosos que hoy literalmente se convierten en una muy cercana realidad.

A César le importó poco cuidar formas. Cuentan quienes estuvieron muy cerca de él que cuando descubrió las ganancias que le podía dejar la adjudicación de obras de pavimentación, gestionó miles y miles de pesos para eso, pero se engolosinó de tal forma que no le dio importancia a las evidencias que iba dejando a su paso respecto a los dividendos que en lo personal esto le estaba dejando. Hay una leyenda urbana que asegura que en una ocasión lo dijo frente a varias personas: "yo vengo al menos por cien millones de pesos". No sé si esto sea mentira o verdad.

imageLo cierto es que manejó recursos a su antojo, no solo en obras de pavimentación, sino también en lo relacionado al Subsemun, al polémico tema de las luminarias y en el asfalto líquido que, donado por Pemex, de repente se "extravió". Alguien le sugirió alguna vez que ahí robar a manos llenas era fácil. En lo que no lo ilustraron fue en que había que cuidar ciertas formas para no enfrentar lo que hoy cae sobre él.

No le importó la reacción de algunos de sus colaboradores, pero de aquellos que se sumaron a su proyecto creyendo en una presumida honestidad y que después se llevaron la más profunda decepción de su vida al descubrir la desmedida ambición del entonces Presidente Municipal. Menos aún le importó cuidar la imagen de un partido que le dio su confianza para alcanzar la alcaldía, y atropelló a muchos auténticos panistas que muy a tiempo advirtieron de lo que habría de pasar en esa accidentada administración.

Más sobre

Es lógico que esto va a provocar reacciones. Los que apoyan al cuestionado ex munícipe hoy protegido del Gobierno del Estado, van a brincar como picados por un alacrán y saldrán en su airada defensa. Es de esperarse que cuestionarán la manifiesta parcialidad con la que se ha conducido en este asunto el Contralor Héctor Hernández García, quien no cabe en sí de gozo al sentir que está cobrando muy caras las facturas que le debe el ex alcalde. Pero al menos hoy es quien está saliendo con la mano en alto en esta disputa.

Al margen de todo lo anterior, cabe mencionar una vez más que los partidos políticos deben empezar a revisar bien los expedientes de quienes son lanzados como candidatos a un puesto de elección popular, para no incurrir en faltas tan graves como en la que se cayó con Lizárraga Hernández, a quien se vendió al votante como un muchacho con el alma más pura que la de San Martín de Porres, pero resultó un auténtico malandro, quien ha permitido que de nuevo en Guaymas se esté escribiendo una muy lamentable historia de corrupción y poder mal manejado.

- - - - - - - - -

Pudiera ser que César Lizárraga Hernández no dejase el cargo que ostenta en el Gobierno del Estado. Hay abogados que opinan que la labor del Contralor Municipal se circunscribe limitadamente al ámbito municipal, y que esos diez años de inhabilitación serían para impedir que el ex alcalde vuelva a ocupar un cargo público pero en lo que corresponde al Municipio de Guaymas. Eso seguramente será parte de su defensa en el Tribunal de lo Contencioso.

Lo que sí ya no se quita con nada el ex Munícipe es que va a quedar impregnado ya de sospechas y malos pensamientos. Ya no son solamente los que radican en el fraccionamiento Villa Sofía, que se quedaron con un palmo de narices pensando que un día les respondería, sino que ahora, gran parte de la comunidad pensamos que, todos aquellos que lo acusaron de movimientos turbios... tenían razón.


Sobre esta noticia

Autor:
Acotaciones (185 noticias)
Fuente:
victormarinmartinez.blogspot.mx
Visitas:
311
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.