Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Es el chamán guía espiritual y curador de un grupo social

07/08/2012 10:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En su definición más amplia, sustentada en diferentes autores y, sobre todo, con base en la amplia variedad de prácticas que se llevan a cabo en el mundo, el chamán es un ser que posee una serie de conocimientos y formas de hacer para sanar enfermos, adivinar e invocar espíritus en bien de una persona o de una comunidad. Para el antropólogo y escritor Michael Harner el chamanismo es un modo disciplinado de obtener ayuda y conocimientos, basado en la premisa de que no tienen la necesidad de limitarse a operar en una realidad o una dimensión. Otras definiciones como la del psicólogo transpersonal, Juan Ruiz Naupari, definen el chamanismo como una tipo de medicina, mientras que la Real Academia Española señala que es un conjunto de creencias y prácticas referentes a los chamanes, personajes a los que describe como dotados de poderes sobrenaturales para sanar enfermos, adivinar e invocar espíritus, por ejemplo. No obstante, los diversos significados que tiene esta práctica, coinciden en que representa una manera alternativa de curación, lo que responde a la etimología de la palabra de origen siberiano “Shaman” que hace referencia al hombre, Dios y la medicina, mientras que para el pueblo siberiano tungu el original “xaman” contiene la raíz “scha”, que significa "saber". De acuerdo con el portal electrónico “www.mind-surf.net”, el investigador rumano Mircea Eliade, autoridad en la materia y autor del libro “El chamanismo y las técnicas arcaicas del éxtasis”, asegura que el chamán es el gran especialista del alma humana, capaz de realizar viajes hacia la región de los espíritus, desde donde puede armonizar la realidad. “El chamán, cuya vocación es señalada por alguna circunstancia extraña como un sueño o una enfermedad, inicia su difícil aprendizaje, que se caracteriza por la experiencia iniciática de sufrimiento, muerte y resurrección ritual, vivida particularmente, a través de rigores como el ayuno, dietas estrictas, veladas interminables, abstinencia sexual, dominio de la caza, la pesca y las artes cotidianas”, explica en su texto. Asimismo, el chamán es portador y hacedor de mitos, místico extático, guía espiritual y curandero de un grupo social, connotación que concuerda con el nombramiento que recibió de la comunidad huichol la cantante de música vernácula Chavela Vargas, quien murió el domingo 5 de agosto y hoy recibió un homenaje de cuerpo presente en el Palacio de Bellas Artes. Para lograr su objetivo, de acuerdo con Eliade, los chamanes emplean plantas consideradas sagradas en una ceremonia o ritual específico, que les permiten renovar la cosmovisión del grupo cultural. Según el mismo portal, el chamán Juan Ruiz Naupari señala que el propósito original del chamanismo era el autoconocimiento como tal, pero que con el tiempo se agregaron propósitos ulteriores, entre los que destaca la sanación de enfermedades psíquicas y físicas. El chamán es capaz de entablar un contacto con el mundo de los espíritus, mismo que utiliza para ayudar aquellos que tienen algún sufrimiento, añade. Otros investigadores, como Michael Harner, indican que es errónea la idea de que los chamanes deben usar plantas psicoactivas como herramientas para provocar "el viaje chamánico". En un ensayo incluido en “El viaje del Chamán”, el especialista apunta que son mucho menos numerosos de lo que se pudiera imaginar las lugares del mundo en donde los chamanes usan ese tipo de plantas. “En mis investigaciones en la Unión Soviética descubrí que los auténticos chamanes no suelen utilizar la seta Amanita muscaria y emplean únicamente el tambor. Su uso está reservado únicamente a aquellos que son incapaces de viajar con el tambor”, precisa Harner. Otro de los antólogos que ha analizado esta práctica es el catalán Josep María Fericgla, quien precisa que no se puede hablar de chamanismo sino de chamanismos, ya que los distintos practicantes de esta actividad difieren de la imagen clásica en función de su origen, inclinación y objetivos. Finalmente, José María Poveda explica en su libro “Chamanismo, el arte natural de curar” que cualquier acción de este personaje debe de ser llamada “chamánico”, termino que también se puede aplicar a aquellos que no son seres de esa calificación, pero si personas que desarrollen tareas basadas en las técnicas de los practicantes de este ritual.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
115
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.