Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Elbuenfutbol escriba una noticia?

Charla en Ruso

27/03/2012 12:39 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Para el futbolista retirado que sigue cerca del campo, hablar de fútbol es un placer. Recordar sus momentos de gloria, anécdotas y pasajes de su trayectoria resulta un momento placentero. Lo anterior quedó confirmado después de haber compartido el diálogo con Héctor Raimundo Adomaitis Larrabure, el famoso Ruso que nació en Argentina, debutó en Uruguay y triunfó en México. Una charla a puro fútbol.

ANTES DE MÉXICO

A usted le tocó jugar en países donde el fútbol se vive como una verdadera pasión.

Así es, tuve la fortuna de jugar en Chile, en Uruguay, en México, aunque fueron etapas totalmente diferentes. Las Fuerzas Básicas las hice en Argentina, después ya me hice jugador en Uruguay, país al cual le debo mucho porque me formó en la última etapa para ser jugador profesional. Y después pasé por Chile, donde me tocó jugar Copa Libertadores, pasar a uno de los equipos más importantes del país como es Colo, donde pude conseguir dos torneos internacionales; y de ahí se da la posibilidad de venir a México, donde jugué en Santos, Cruz Azul y Puebla, y donde se desarrolló gran parte de mi trayectoria.

¡Me encanta que acá se puede ir con la familia al fútbol’

Hablamos de una comunidad latinoamericana, de habla hispana, apasionada históricamente tanto en Argentina, Uruguay, Chile, en todos lados. Pero en cada país se vive distinto el fútbol, ¿no es cierto? Cada uno tiene su rasgo distintivo. En ese sentido, ¿qué es lo bonito del mexicano y qué es lo malo del aficionado mexicano?

No, lo que pasa es que en comparación con otros países es completamente diferente. Si nos vamos al extremo de México contra Argentina, donde hay muchísima pasión, un país más futbolizado, porque se vive, se palpa y se siente el fútbol en cada café de barrio, en cada esquina, te subes a un taxi y te dice cómo tiene que jugar la selección, cómo se tiene que parar, lo mismo con el que vende diarios... El país al ser futbolizado, más o menos todos tienen un poco de sentido y todos sienten que le entienden un poco al juego. Y si nos venimos a México, a mí lo que me encanta de acá, ¡me encanta!, es que por ejemplo la familia puede ir a los estadios, eso no lo debe de perder nunca, eso no tiene comparación, que pueda ir a disfrutar más allá de un resultado deportivo. Y, ¿qué le falta? Yo no señalaría algo, sino más bien que mantengan esta situación de que todos puedan ir al estadio.

¿Se quedó con ganas de haber figurado en algún club de su país?

Si, aunque cuando ya estaba en México, hubo una posibilidad de poder retornar, pero la verdad yo estaba muy bien acá, en aquel momento tuve de técnico en el Santos al Zurdo López y me dijo ‘vení, vamos a jugar la Supercopa’. Yo le dije no tengo ningún inconveniente, pero lo que pasa es que de repente los clubes no cumplían allá y era complicado en ese sentido, y también por otro lado es complicado en el sentido de que cuando estás en México y juegas en una provincia como Torreón, Toluca, Monterrey, León, Morelia, el jugador cuando le va bien es muy querido por la afición y después es muy difícil dejarlo a partir a ese jugador.

Tenía claro mi objetivo de ser jugador profesional’

Salió muy chico de su país. ¿Fue difícil dejarlo todo?

A los 17 años. No lo fue porque tenía claro mi objetivo de ser jugador profesional, y si se me daba la oportunidad de ir afuera del país la tenía que aprovechar. Aparte Argentina vivía un momento de hiper inflación, te remarcaban los precios en el supermercado. Una Coca Cola por la mañana valía un precio y por la tarde valía otro, un clima muy difícil, me tocó ir a Uruguay y tenía el objetivo claro de ser jugador profesional, de ese objetivo nadie me iba a apartar.

Después en Chile llega a Deportes Concepción directo a jugar una Libertadores, un torneo con mucha relevancia en Sudamérica.

Sí, tiene mucha relevancia la Copa Libertadores, es de mucha tradición, muchos equipos se preparan y se arman para ganar la Copa Libertadores, porque a su vez de un tema económico de la Conmebol, a medida que vas avanzando, se genera un entusiasmo de la gente, del aficionado, del hincha. Después a eso le tienes que sumar que el equipo que sale campeón, que llega finales o a semifinales, seguramente va a tener la venta de uno o dos jugadores, que es también donde un poco se nutren los clubes en Sudamérica, de la venta de jugadores.

¿Qué fue llegar a Colo Colo, un grande, siendo tan joven?

Iba a cumplir 20 o 21 años cuando me tocó llegar a Colo Colo, justo después que sale campeón de la Copa Libertadores. Entonces viví una etapa muy buena, y después de jugar varios partidos me sale la posibilidad de venir a México, pero también tengo muchos buenos recuerdos porque Colo Colo al ser un club tan popular te da muchas vitrinas y eso ayudó para que pudiera venir a México.

A pesar de que no estuvo mucho tiempo en Colo Colo, la gente allá lo recuerda con cariño.

Estuve en dos etapas y sumadas las dos etapas fueron dos años y medio, y me tocó también hace muy poco tiempo estar al lado del cuerpo técnico que también fuimos campeones en el 2009.

Pedro García me llamó para venir a Santos. Tuve todas las referencias’

UN RUSO EN TORREÓN

¿Qué representaba venir a México en 1993 cuando esta liga no sonaba tanto?

No, pero tuve todas las referencias. En ese momento el técnico era Pedro García (chileno), me llamó por teléfono, me dijo ‘mirá, ¿querés venir a jugar a México? El tema es así’. Me pintó cómo era la ciudad, cómo era su gente, qué es lo que necesitaba el equipo, que querían mejorar su promedio del descenso y todo y para mí era una muy linda oportunidad porque mejoraba un poco en la parte económica y también era un desafío de ir a otro fútbol, un fútbol mucho más competitivo que el chileno.

Su primera temporada en México fue muy buena, detrás de Daniel Guzmán, queda usted como mejor goleador.

Fue muy buena porque el equipo tuvo como 14 o 15 partidos invictos, era la primera vez que calificaba, el equipo se dio cuenta a partir de la segunda vuelta que podría dar mucho más. Teníamos muy buenos jugadores, pero más que buenos jugadores, era un equipo, entonces, cada uno se sintió realizado y pudimos llegar a una final que hasta el día de hoy mucha gente la recuerda, la que vivió esa etapa todavía te lo hace saber, te lo recuerda continuamente.

En esa primera temporada hay un gol que le anota de tiro libre a Osvaldo Sánchez (Atlas) en liguilla, ¿ha bromeado con él al respecto?

No, nunca, no se ha tocado el tema. Ese gol salió porque el día anterior en el mismo entrenamiento, ya había terminado la práctica y nos pusimos a hacer unos remates al arco, practicamos 3 o 4 veces esa jugada. Incluso en la jugada la pelota no tenía que picar, pero si yo no la dejaba picar iba a salir a cualquier lado, entonces tuve que perder un tiempo para dejar que la pelota picara para poder pegarle bien.

Ahí estaba Ramón Ramírez. ¿Qué le pareció ese zurdo?

Yo cuando llegué no lo conocía a Ramón Ramírez, pero me dijeron, me dieron referencias, me dijeron, ‘cuando lo veas jugar es una máquina, no sabes lo que es Ramón Ramírez’, y después me di cuenta. Tenía una explosividad, un cambio de ritmo, que en la cortita, en los primeros cinco metros, que cuando te los sacaba, ya no lo alcanzabas más.

¿Tenía nivel para jugar en Europa Ramón?

Sí, sí, de más, de más. ¿Ramón? De más.

image¿Qué pensó después de su primera temporada en el fútbol mexicano?

Que era, en primer lugar el jugador que tenía que venir al fútbol mexicano... porque al fútbol mexicano muchas veces llegan jugadores con mucho cartel en su país, que piensan que con ese cartel les va a ir bien, pero es todo lo opuesto. Tú tienes que llegar a México y empezar de cero, si vienes como una figura de afuera tienes que decir, "acá tengo que empezar de cero, nadie me conoce y así hacerme un nombre y ganar". Si vienen con esa hambre de triunfo y de gloria, seguramente que le va a ir bien y la gente lo va a querer mucho, pero si viene a la inversa, en figurita todo, más de un campeonato no va a durar, porque es muy competitivo. Hoy en día juegas con una altura diferente, vas a una ciudad y capaz que hace mucho frío, después vas a otra ciudad y hace calor seco. Continuamente estás cambiando, juegas a las 9 de la noche, después juegas a las 12 del día, me tocó cuando Toluca jugaba a las once de la mañana. Me hicieron comer spaghetti con un bistec a las 7:30 de la mañana, imagínate.

Llegó directo a escribir historia con Santos, justo en el primer torneo corto, le dan su primer campeonato a la afición lagunera.

¡El equipo campeón! Muy buen conjunto, muy bien parado dentro del campo de juego, muy bien dirigido por Alfredo Tena, donde él enfocaba muy bien cómo íbamos a enfrentar al rival. En ese momento el que andaba muy bien en España era el Atlético de Madrid, que fue campeón y él un día nos puso un video de 45 minutos de ellos con el objetivo de ver reflejado en nosotros lo que ellos hacían.

EL ÚLTIMO TÍTULO AZUL Y LA LIBERTADORES 2001

Su inercia la lleva a Cruz Azul y en su primer torneo salen campeones.

Sí, también se dio un conjunto de cosas, ¿no? Pasamos junto con Benjamín a Cruz Azul y con Benjamín solamente con mirarnos nos entendíamos dentro del campo de juego, y pasamos los dos juntos a Cruz Azul. Eso también es bueno para los clubes, muchas veces llevan al goleador, pero no llevan al pasador, y a veces es bueno llevar a las duplas. Y se dio todo, un grupo humano sensacional y con unas ganas y un hambre de triunfo de poder ser campeones, y lo teníamos muy claro, desde la pretemporada lo teníamos muy claro.

¿Causa extrañeza que después de aquel campeonato Cruz Azul no haya podido repetir tras casi 15 años?

Sí, porque ha tenido planteles como para poder conquistarlo, pero por h o por b no sucedió, esperemos que en un corto tiempo lo pueda conseguir.

¿Cómo se dio esa Libertadores de Cruz Azul en el 2001?

Era muy simple: un plantel convencido, teníamos dos torneos en puerta y no teníamos plantel para enfrentar las dos competencias. Entonces teníamos que tomar una decisión y a nosotros como plantel nos quedó claro que teníamos que enfocarnos en el torneo internacional.

¿Por influencia de los sudamericanos?

Nosotros le hicimos ver un poco a Palencia, al Conejo Pérez, lo que significaba. José Luis Trejo, que era el técnico, lo compartió. Se lo hicimos saber a la dirigencia, ellos no compartieron mucho la idea, pero nosotros nos dimos cuenta que teníamos que ir por el campeonato internacional. Fue un conjunto de cosas: plantel convencido, una buena logística, nos tocó ir tres viajes largos a Argentina, muchas horas en avión, tuvimos que ir adentro de Ecuador a jugar con Olmedo, fueron muchos periplos muy interesantes. También llegaron Cardozo y Almaguer, que se adaptaron muy bien, y teníamos un plantel que iba para adelante. No nos dio para ser campeón, capaz que faltó arriesgar un poco más en los últimos minutos, porque la buena imagen del equipo ya estaba.

¿Faltó arriesgar?

Íbamos ganando 1 a 0 y Boca físicamente ya no podía. Capaz que en los últimos 20 minutos uno podía haber hecho un cambio o algo como para pensar en el gol que nos diera la Copa y no estar esperando los penales.

¿Estaban sorprendidos los jugadores de Boca por lo que pasaba?

No, yo pienso que no. La gente sí, porque teníamos la platea ahí y decían, "no, no ustedes no, un equipo mexicano". En ese momento, no me acuerdo a quién le dije: ‘para que suceda esto de vuelta van a tener que pasara otros 15 años, ya van casi 12 y mira, no se ha repetido".

ÓPTICA RUSA

¿Usted siente que contribuyó en algo para mejorar el fútbol mexicano?

Sí, porque yo pienso que todo aquel extranjero que viene a aportar hace que el nivel se eleve. Yo me acuerdo que en ese momento estaban Biyik y Kalusha en el América, Isaac Ayipei en el León, Aguinaga, Tita, Ivo Basay; estaba Vilches, una colonia de chilenos muy buenos en Morelia como Figueroa, Vera. Careca en Monterrey. Cada equipo se caracterizaba por armar un buen plantel y pienso que también eso ayuda a que se eleve el nivel.

¿Cómo se describe como jugador?

Un generador de fútbol. Yo siempre marcaba el movimiento en el espacio, y siempre trataba de sacar ventaja de una u otra forma en tratar de jugar de primera o a dos toques. Me costó al comienzo.

¿Cómo es la vida de director técnico?

Andas en chinga todo el día. Duermo menos que en la etapa de jugador. El jugador se puede desgastar en el campo. Nosotros tenemos la suerte de que tenemos de técnico a Benjamín (Galindo), él nos insiste mucho al cuerpo técnico de que hagamos algo en la semana. Jugamos al tenis balón, jugamos contra los utileros, contra los doctores, contra los de Fuerzas Básicas. Nos descargamos y después tienes edición de video, mirar al equipo rival, que a tu plantel no le falte nada. Pero a uno le gusta. El trabajo es el motor de la vida, así que damos gracias a eso.

Hay jugadores que dicen que tienen talento, pero deben colaborar en la parte defensiva’

¿Tiene alguna escuela como DT, o es de la idea que el técnico se tiene que adaptar a las características del plantel?

Puedes plasmar una idea, pero a mi me enseñaron mucho los entrenadores que yo tuve acá que tienes que escoger. Plasmas una día y la tienes que llevar a cabo, o te adaptas a lo que tienes como plantel y tratas de sacarle el mayor provecho. Pero estoy bien claro y bien convencido de que el jugador que se parte adentro de la cancha, ese siempre va a tener un voto a favor mío. Hay muchos jugadores que dicen que tienen talento, pero el que lo tiene y es buen pasador y juega bien, tiene que también colaborar en la parte defensiva del equipo, capaz que no marcando a todos, pero haciendo sombra, retornando a su posición original. Después están otros jugadores que van, vienen, van, vienen y a esos los tienes que considerar siempre.

¿Lleva prisa por debutar como DT?

No, porque la escalera hay que subirla escalón por escalón, espero que también estén contentos con lo que uno realiza, los demás miembros del cuerpo técnico, porque ese es el objetivo final, después si se da o no se da, el tiempo lo va a decidir. En ese sentido tengo mis objetivos bien claros y no llevo ninguna prisa.

¿El cuerpo técnico de Santos es como una pequeña familia por lo que ya se conocen?

No sé si una pequeña familia, pero en general con el plantel se siente un gran ambiente porque siempre que hay una muy buena vibra, una muy buena energía, y en el cuerpo técnico también. Al profesor Duarte lo conocía desde jugador, con Benjamín fuimos cinco años compañeros, a Héctor López no lo conocía tanto, pero también es una sensacional persona. Tenemos puntos encontrados, pero bueno, es un equipo bárbaro.

Ahora los jugadores se la pasan todo el día con mensajeros de texto’

¿El fútbol de ahora es igual al de sus tiempos? ¿en qué ha cambiado?

Vamos por partes. Ha cambiado, es que aparte de la globalización no te puedes escapar, ahora los jugadores se la pasan todo el día con mensajitos de texto. No te puedes escapar de la globalización, hoy la globalización nos hace a nosotros a tener una información que antes demoraba mucho tiempo. ¿En qué ha cambiado? Yo pienso que ha cambiado mucho, me parece que ahora el jugador está un poco más consciente que antes. Hoy si gana un dinero trata de cuidarlo un poco más, trata de cuidarse un poco más en lo personal, porque si no lo haces, el rival te pasa por arriba. Hoy tienes más imágenes de fútbol, el jugador siempre tiene que dar la cara, no se puede esconder.

¿Y la realidad del fútbol mexicano?

Hay jugadores muy buenos en México, lo que pasa que le ha servido mucho al fútbol mexicano el haberse potenciado las invitaciones a Copa América, a Libertadores. Hacen producto de un roce internacional. Hace poco nosotros tuvimos al equipo Sub-20 que fue a jugar a Italia con otros seis equipos europeos y de otras partes del mundo, ese roce, ese subirse al avión, eso de viajar a otras partes con sus compañeros, les sirve. Eso me lo contaba Palencia, que un día me dijo que me conocía porque a él lo habían llevado a jugar a Chile de chico, eso le sirvió a él como jugador. Lo que pasa es que todos quieren a nivel Selección tener una mayor trascendencia, que pase esa fase famosa del quinto partido en el Mundial y que de una u otra forma lo va a conseguir, porque si ves hoy en día partidos de México contra Brasil, Argentina y otras potencias, el resultado es incierto. En el Mundial de Alemania mira lo que pasó, de no ser por el golazo de Maxi Rodríguez, quién sabe que hubiera pasado.

¿Conoce Rusia?

No.

Me encanta este país’

Después de tantas vivencias en México, ya le podrían decir Mexicano y no Ruso, ¿no?

Me gusta mucho México. ¡A mi me encanta! Después del quinto año que estuve viviendo acá, aprecié la comida mexicana. Cuando me fui y ya no la tuve más, la extrañaba. Es un país sensacional. En el mundo debe de tener una de las mejores playas, la gente es muy servicial. Tengo amigos que al día de hoy son desde la etapa que yo jugué. Me encanta este país. Lo del apodo va a costar trabajo, ya todos me conocen así.


Sobre esta noticia

Autor:
Elbuenfutbol (276 noticias)
Fuente:
elbuenfutbol.com
Visitas:
307
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.