Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Elbuenfutbol escriba una noticia?

Charla con el mismísimo Chelís

05/05/2011 12:23 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Chelís con ELBUENFÚTBOL*Introducción

Habemos periodistas o plumas considerados como ajenos al sistema. Se nos califica de "rebeldes" por no afeitarnos o incumplir con los protocolos de lo establecido (la nota y ya). Asimismo, nos tildan de "poco objetivos" porque osamos en ir más allá de informar, es decir, que le damos rienda suelta a las emociones, pensamiento y posicionamiento de ideas. No somos famosos ni ganamos dinero a caudales, pero dichosos somos de navegar en la libertad.

Sí, elegimos un camino más difícil, una lucha tres veces más complicada. Sin embargo aún podemos sentir y valorar el instante: mojarnos con la lluvia, escuchar al organillero, nadar en los caldos de cultivo del transporte público. Lo mismo pasa con algunas personalidades del fútbol, entre ellos José Luis Sánchez Solá, Chelís.

Fui a Guadalajara para cumplir con la encomienda de entrevistarlo, labor de atención no a un medio sino a los lectores que lo exigían con ánimo, ansia e ilusión. Volví no con un trabajo cumplido, sino con la gratitud de haber conocido a un hombre de carne y hueso capaz de desnudar el alma y mostrarnos que la pasión por el balón vive en algunos cuantos, en unos pocos que no han querido matarlo con declaraciones protocolarias u obsesión por estadísticas.

Presentación

Bajo un intenso calor, avasallante, esperé a Chelís en las tribunas del estadio Tres de Marzo por dos horas. No podía interrumpirlo así como así: efectuaba una práctica con sus jugadores un día previo al partido contra América. Terminado el entrenamiento se acercó a mí y pidió le diera oportunidad de bañarse.

Salió de los vestidores, limpio y perfumado, y nos dirigimos a la parte de sombra del estadio. Llevaba una cajetilla de cigarros en la mano y preguntó si su servidor fumaba. Afirmándole el vicio, sonrió, sonreí; vaticinamos que la entrevista (charla) sería larga. Y así fue. Dos horas continuas de labios abiertos y apasionados que abordaron fútbol, vida, muerte, dolor, alegrías. Dos horas en las cuales el cielo de Zapopan cubrió gritos, manoteos, groserías, manazos y lágrimas; 120 minutos en los que el tabaco nos resultó insuficiente.

Dirige a Estudiantes Tecos, el equipo que cada jornada me orilla a preguntarme cuál es su rol o función en la primera división. Bajo ese estigma de intrascendencia que tiene el equipo para mí, entré a sus instalaciones a manera de afrenta y salí gratificado. No sé mañana, pero hoy en día tiene un sentido la tecolotiza, Chelís.

Rienda suelta

Imposible resulta que el hombre se desprenda de su función en la vida, director técnico. Su motor en ambos rubros es la pasión y en ocasiones no encuentra la forma de que la gente que lo rodea lo entienda. Una vez concluida su cortesía de ayudar a cumplir con mi trabajo, se desahogó. Fue claro y contundente: "no soy nada cuate para dar entrevistas, pero tú me caíste bien". No sé por qué.

Ya estaba ávido de que alguien me escuchara’

Lo cierto es que llegado el punto de su pasión, reflejada en sensibilidad, no se contuvo y dijo: "ya estaba ávido de que alguien me escuchara. Pocas veces la gente me cuestiona qué siento al estar ahí parado en la banca o fuera de ella". Abrí la puerta de sus entrañas al afirmarle que era ante todo una ardua lucha consigo mismo, una batalla emocional continua.

"Todos los putos días, todos los putos días...no mames, no mames, no mames", respondió rápidamente para después callar por unos segundos y alzar la mirada al cielo. Derramó un par de lágrimas. Volteó y me miró para decirme "hijo de la chingada", un halago cortés por escucharle.

Llevada su sensibilidad al fútbol ahondó en detalles que parecen no relevantes pero sí lo son. Por ejemplo: no da cabida a que un futbolista profesional llegue a comer al vestidor, capilla sagrada, extensión de un hogar. "Tú no llegas a tu casa con los zapatos llenos de mierda y la embarras por el piso mientras te comes una torta ahogada", dijo.

Acepta que su figura calva e irreverente vino a romper esquemas en el fútbol mexicano. Sin embargo, considera ese factor una trivialidad de la cual abusan medios y aficionados. "Nadie valora cómo tengo que acomodar un equipo (como Tecos) cuando tengo limitaciones de plantel. Nadie me cuestiona por qué prefiero meter a un defensa de más y sacrifico un delantero. No estamos acostumbrados al fútbol cancha", expresa entre gestos.

Honesto, admite que tampoco es un conocedor y dominador de esquemas y sistemas como sus colegas. En cambio, alude a su sensibilidad como un punto de partida para iniciar la aventura de un partido. Podrá haber esquemas y largas horas de sesión táctica previas a un juego, pero antes que nada el futbolista debe tener una relación, un vínculo afectivo muy poderoso con el balón, y debe tener en su entrenador al primero en poner el ejemplo.

Yo soy el primero que llega y les digo que amemos lo que hacemos’

"Yo soy el primero que llega y les digo que amemos lo que hacemos. No concibo a un jugador que entre a la cancha por el solo hecho de cumplir y ya. No, cabrón. Deben tener ese gusto por correr tras la pelota, intentar jugadas, oler el césped, sentir la euforia de las tribunas".

Y salieron al tema los nombres de Cappa y Menotti, hombres balón que defienden a capa y espada el concepto del buen fútbol. Chelís Los admira ante todo porque tienen una idea y se casan con ella hasta al final. A diferencia de ellos, la idea de Sánchez Solá se ve alterada por el sistema que maneja el fútbol mexicano o el futbol actual alrededor del mundo. Reconoce que la premisa de hoy en día es ponderar el resultado por encima del juego y ante el poco tiempo de vida que tiene un entrenador en un club es difícil (atrevido o estúpido) aventurarse al desarrollo evolutivo del balón con toque.

Dicho proceso evolutivo no es responsabilidad única del entrenador, sino también de los clubes y futbolistas. Chelís Ha tenido que acoplarse al "sistema", un sistema que impide al futbolista hacerse símbolo en un equipo y vestir la camiseta por largo tiempo. Son los clubes quienes lo propician al comprar y vender jugadores cada torneo. "Así no puedes. Prácticamente tienes que arreglártelas como puedes, o mejor dicho con lo que tienes. Y si lo que tienes no es lo que necesitas peor es el panorama. Si yo necesito un lateral izquierdo y un contención pero a cambio me traen dos centrales pues imagínate. La ventaja de este mal es que te ves obligado a confiar en fuerzas básicas. Pero lamentablemente no todos los clubes quieren priorizar a los chavos y como quieren resultados se basan en veteranos".

¿Qué cambiaría? Sánchez Solá parte de un mínimo que no es tan pequeño: cultura futbolística. Si todas las partes involucradas (medios, clubes, dirigentes, entrenadores, futbolistas y aficionados) fuéramos más exigentes otra cosa sería. ¿Cómo? Sánchez Solá cree que si el periodismo deportivo se diera a la tarea de informar sobre el fútbol esencia en lugar del chisme o la nota fácil el fútbol mexicano crecería.

"Si tú llegas y me preguntas, me confrontas, por qué saqué a tal jugador que es contención y metí a tal jugador que es lateral me orillas a darte una explicación certera y con aporte. Pero en este país a ustedes los periodistas y aficionados no les importa eso; prefieren saber si me pongo peluca o no".

Está en ustedes los chavos que la cosa cambie’

En este sentido, y ya despidiéndose de la charla concedida a ELBUENFÚTBOL*, Chelís cree firmemente en que un cambio positivo de mentalidad está en manos de los jóvenes, actuales y los que vienen. Con un dejo de tristeza, sin decirlo, se ve en un país de viejos donde las ataduras de concepciones y creencias represoras y machistas han contaminado el ambiente.

"Está en ustedes los chavos que la cosa cambie. Abran los ojos y la mente, olvídense de tantas mamadas que nos pusieron en el pasado. Claro, aprendan a ser libres y no libertinos. No callen, expresen". Se le obsequió una postal de este sitio y con agrado dijo a este servidor: "no es nada fácil lo que hacen. Mira que escribir en narrativa o elaborar relatos no cualquiera. Es un camino difícil pero lo hacen bien. Tienen la dicha de ser libres para expresar y sin caer en lo mismo".


Sobre esta noticia

Autor:
Elbuenfutbol (276 noticias)
Fuente:
elbuenfutbol.com
Visitas:
260
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.