Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que De Sinaloa escriba una noticia?

Cinco años sin Rincón/

30/08/2013 20:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Fred Álvarez

image "...La política es conflicto, pero también cooperación; es competencia y corresponsabilidad a la vez; es confrontación, al tiempo que es conciliación; es reparto y construcción; es compromiso con la realidad y la verdad; es racionalidad del argumento y rechazo a la búsqueda artificial de exclusión y derrota como finalidad óptima...."Rincón. En la carta de renuncia al PRD dirigida a AMLO en septiembre de 2007.

Era un sábado 30 de agosto de 2008 era día de la marcha Iluminemos México

El reloj marcaba las 12:30 cuando tras una larga hospitalización murió Gilberto Rincón Gallardo y Melthis; tenía 69 años de edad. ¡El golpe fue duro! Guillermo "El Memo" Ramírez me confirmó la noticia. Unas semanas antes Rincón había sido nombrado en un cargo en la Organización de Naciones Unidas y se preparaba para dar su mejor papel; no sé exactamente pero quizás por eso se sometió –de nuevo- a ese chequeo médico, y aprovechó para que le pusieran un nuevo marcapasos en ese corazón que quería seguir latiendo, y dar una batalla en Nueva York.

El golpe fue duro "que pena siente el alma", dice la Violeta Parra. Fue una dolorosa pérdida del amigo, pero también una desgracia irreparable para la política de México y la lucha contra la discriminación. Como lo escribí de inmediato para SOS Discriminación Internacional http://www.discriminacion.org/actualidad02.php

Año y medio antes -1 de enero de 2007-, había sido ratificado por el presidente Calderón para continuar en el cargo como presidente del CONAPRED por tres años más; su encargo concluiría en el año 2010. Esa institución fue creada luego de un largo proceso legislativo que incluyó estudios, y unos intensos cabildeos con legisladores de todas las fracciones parlamentarias representadas en el Congreso con el fin de crear una ley en la materia.

Recuerdo que ese día había una gran marcha en marcha en la Ciudad denominada "Iluminemos México", por eso les pedí a mis amigos –amigos de Gilberto-, "viejos compañeros del PCM, del PMS, PRD, de Democracia Social, y del Partido de la Rosa-para vernos después de la marcha en sus funerales al sur de la ciudad.

¡Así fue!

¿Quién fue Rincón?

Era una de esas rara avis que no se dan tan fácil en el mundo de hoy.

Era generoso y sobretodo respetuoso, tenía un trato amable, caballeroso, y – a veces--casi siempre-, hasta cariñoso en sus manifestaciones de afecto.

Con él se podría discutir –con un café o un trago en la mesa de la cantina o de su casa en la colonia Anzures-, con pasión pero con mesura. Era generoso y sobretodo respetuoso, tenía un trato amable, caballeroso, y – a veces--casi siempre-, hasta cariñoso en sus manifestaciones de afecto.

Era una de esas rara avis que no se dan tan fácil en el mundo de hoy.

Fue un hombre políticamente ejemplar. Un hombre honesto, lúcido, generoso, combativo.

Dice Fito Sánchez que Rincón era prudente y mesurado, "cultivó una rebeldía sin estridencias, una voluntad incansable que le permitió resistir con estoicismo las pruebas más severas de la vida y abrirse camino. Hombre de causas, fue una buena persona, no un santón; un militante con aciertos y equivocaciones, un político por vocación, capaz de no perderse los buenos ratos con la familia, los amigos, los camaradas" (La Jornada 4 de septiembre de 2008)

Rincón estuvo el "fresco bote" varias veces---hay alguien que dice que 33 veces---Mmm. No creo. De ahí el mote de "el mexicano que más veces estuvo en prisión". La mayoría de las ocasiones fue por defender movimientos sociales y campesinos.

Era como a varios hombres y mujeres que no están- estamos-, conformes con la situación del país, y están – ¡estamos!- convencidos que debemos hacer algo para cambiarlas.

El a lo largo de la vida aprendió que la forma para cambiar las cosas era la política. Por eso estuvo metido toda su vida en ella. Y también en los libros, tenía por cierto una buena biblioteca ordenada en la casa de la colonia Anzures y también en su casa de La Romita, donde regularmente nos reuníamos para charlar y beber como Dios mandata: "Lo único bueno para el hombre es comer y beber, y pasarla bien en medio de su trabajo..." Eclesiastés.

Su nombre completo fue Gilberto Rincón Gallardo y Meltis; hijo de Gilberto Rincón Gallardo y Blanca Meltis. Era descendiente de los Rincón Gallardo, una de las doce familias más influyentes durante el porfiriato, descendiente del Marqués de la Escalera. Nació con una discapacidad física y siempre nado contra la corriente, como los salmones. Dice Chesterton que quien nada contra la corriente sabe que está vivo. . Cuando tenía 14 años mueren sus padres; ¡el golpe fue durísimo! De repente se quedó sin dinero. Sé que intentó ser cura pero la jerarquía católica de la época le negó el acceso por su discapacidad. ¡Cabrones!

Dice Ramón Sosamontes que Rincón fue "un seminarista que le fue impedido el sacerdocio por su mal físico, tenía las manos y brazos demasiado pequeños, pero una mente muy grande. Pero la jerarquía (católica) no le permitió serlo, porque no podía elevar la ostia en el momento cumbre de la misa..."

Dice Silvia Pavón- su esposa-, que Rincón de niño había sido rico, pero a la muerte de sus padres -tenía 14 años-, lo perdió casi todo.... "A esa edad se fue a vivir solo. Rentó un cuartito en la calle Libertad, en el centro de la Ciudad de México, y trabajó lavando trastes en un café de chinos. "Como las prostitutas de la zona veían que era un buen muchacho, le encargaban a sus hijos mientras ellas trabajaban". Con el tiempo hizo abogado, pero renunció a la práctica tan pronto tuvo su primer caso: "Se acababa de recibir de abogado cuando comenzó a trabajar en un despacho. Su primer trabajo fue cumplir el desalojo de unos inquilinos morosos, pero falló, porque terminó defendiéndolos. Esa fue su única práctica como abogado, hasta que tomó la defensa de presos políticos".

A Rincón no le gustaba que le dijeran Licenciado. No lo era. Le gustaba que lo tutearán incluso los jóvenes, fue el caso de mis hijos le decían: Gilberto.

Gilberto antes de ser comunista y luego demócrata fue un cristiano y lector de la Biblia como Monsiváis. Militó en varios partidos políticos y organizaciones sociales, desde finales los años cincuenta cuando participó activamente apoyando la candidatura a la presidencia de don Luis H. Álvarez. Después evoluciono y se fue a la izquierda. Fue miembro fundador del Movimiento de Liberación Nacional (1961) y en el mismo años asesor de la Central Campesina Independiente. Ingresó al PCM el 9 de enero 1963 cuando acababa de pasar el XIII Congreso. En 1964 y para enfrentar la campaña de Díaz Ordaz el PCM formó parte de Frente Electoral del Pueblo (FEP) y nuestro amigo fue Secretario de Organización del Frente que postuló a Ramón Danzós Palomino como candidato Independiente a la Presidencia de la República en la elecciones de 1964; entonces Rincón fue candidato testimonial a diputado por un distrito del DF, sin posibilidades de éxito; también se inscribieron en la contienda entre otros, el pintor David Alfaro Siqueiros y lo acompañaba de fámula el poeta y periodista Renato Leduc.

Años después fue integrante del Comité Central (1972). ¡El temible Comité Central! Dicho Comité lo encabezaba el sinaloense Arnoldo Martínez –recientemente difunto.

En los años setentas le toco participar en las negociaciones y conversaciones sostenidas con don Jesús Reyes Heroles, entonces secretario de Gobernación para legalizar el Partido Comunista Mexicano, que culminaron con la reforma política de 1977. – Arnoldo lo propuso como uno de los legisladores en aquélla la LII Legislatura (1977-1981); aun así Gilberto hizo campaña en la colonia Roma, acompañado de Jorge Meléndez. (En su casa había un poster alusivo).

Su desacuerdo con Lucio Cabañas.

Comenta en una entrevista con Hernán Gómez....

Hay una anécdota muy curiosa: como nosotros nos reuníamos de manera clandestina, todos éramos citados de esa forma para asistir a los plenos. Hubo una ocasión en la que se organizó un pleno para discutir el registro del partido y el apoyo a Lucio (Cabañas). Yo intervine para señalar que era incongruente defender la lucha por nuestra legalidad y al mismo tiempo apoyar la vía armada. Se desató una tormenta, pedí que se nombrara una comisión para hablar con Lucio Cabañas, convencerlo de que depusiera las armas y darle garantías para sacarlo del país. El único que voto por esa postura fui yo. Voté mi propuesta solo...

Era una contradicción en PCM, decía Gilberto. "con la excepción de dos o tres que fuimos vistos como reformistas -entonces algo gravísimo-, la postura fue apoyar a la guerrilla, tomar parte en ella, e incluso impulsarla"

Más sobre

La llamada de Reyes Heroles, que todo sabía.

Agrega Rincón...."Al día siguiente, Jesús Reyes Heroles me llamó por teléfono y me dijo "Oiga licenciado, quiero platicar con usted". Nos vimos en casa de un amigo suyo y me dijo: "En el pleno del PCM que ustedes tuvieron ayer pasó..." y me leyó exactamente todo lo que se había dicho. ¡Sabía todo! ¡Nuestra clandestinidad estaba francamente vulnerada! Los únicos que estábamos en la clandestinidad éramos nosotros.

En 1986 participa como fundador del Partido Mexicano Socialista (PMS), donde fungió como Secretario General hasta la disolución de ese instituto político que años después (1989) se convirtió en el PRD,

De hecho el PRD nació gracias al registro y los cimientos de del PMS.

Entre 1991 y 1994 fue miembro del CEN del PRD, instituto político al que renunció en 1995 –lo presidía AMLO-, para fundar junto con otras gentes, el Centro de Estudios para la Reforma del Estado; de desde ahí pasó a formar parte de un grupo que discutía la conformación de un nuevo partido político, proyecto que se concreta en 1999 con el registro de Democracia Social (1999), Gilberto fue nombrado Presidente.

Meses después Gilberto fue el candidato a la presidencia de la República en una dura disputa democrática entre él y Patricia Mercado, la votación fue cerrada, la diferencia fue de seis votos a favor de Rincón. Patricia era muy buena opción, debo reconocerlo, pero nos fuimos con Rincón.

Ese día por cierto murió Valentín Campa Salazar excandidato a la presidencia por el clandestino PCM en las elecciones de 1976.

En 2003 y gracias el estudio presentado a Vicente Fox al Congreso y a la voluntad de legisladores de todos los partidos políticos se logra concretar una Ley en la materia y es así como nace el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación: El CONAPRED, consejo donde Gilberto fue su presidente, por casi dos periodos.

En 2004 intentamos impulsarlo como ombudsman nacional, sin éxito. Los senadores del PRI y del PAN (Enrique Jackson Ramírez y Diego Fernández de Ceballos) ya tenían un acuerdo con José Luis Soberanes para ratificarlo para un nuevo periodo.

La neta es que Gilberto hubiera sido un excelente Ombudsman. Incluso hoy hay un premio "Nacional contra la Discriminación Gilberto Rincón Gallardo."

Rincón a la Rotonda:

Hay un pendiente con Gilberto; llevar sus restos a la Rotonda de las Personas Ilustres.

Cuando murió un grupo de amigos y conocidos hizo la propuesta en un desplegado en Excélsior, que pedía llevar sus restos ahí: "Este acto constituiría un digno homenaje para su memoria y un magnífico ejemplo para las nuevas generaciones de mexicanos.

Firman Guadalupe Acosta Naranjo, Héctor Aguilar Camín, Emilio Álvarez Icaza, Cuauhtémoc Cárdenas, Santiago Creel, Alejandro Encinas, Jorge Fernández Menéndez, Enrique Krauze, Humberto Musacchio, Elena Poniatowska, y un etcétera.

El asunto no ha prosperado.

Hay que insistir. ¡Me sumo!

Híjole hoy que se cumplen cinco años de difunto podemos comentar tantas cosas de Gilberto.

Mejor los invito a beber un trago por Rincón, -hoy-, hoy, -hoy, como diría Fox- viernes 30 de agosto 17:30 horas en el Museo Memoria y Tolerancia ubicado en la Cd de México a un lado de Relaciones Exteriores.

Ahí nos vemos

Al margen.

Conocí a Rincón en los años ochenta en la campaña de Heberto Castillo como candidato a la presidencia. Decir lo conocí es falso; sólo lo salude un par de veces nada más. Realmente empecé a conocerlo y entablar amistad aquella noche del de 29 de abril de 1999 cuando convoqué a una reunión política a mi casa donde asistieron varios amigos de varios partidos y dirigentes sociales; el invitado era "don" Gilberto Rincón. Recuerdo que arribó sólo y antes de tiempo. Le invite a pasar a la casa "pase don Gilberto"; Gilberto a secas, me dijo categórico. Le presenté a mi familia, mi esposa e hijos, y luego luego el tuteo con ellos también. El conclave lo concretó Enrique Condes Lara (El Kiko) que formaba parte de la dirección de Democracia Social partido ´político en formación.

Esa noche charlamos –había mucha gente en casa, varios de ellos de la dirección del partido El Kiko, Abel Alcántara, Jorge Javier Romero, Ricardo Raphael, entre otros---, y esa noche llegó la invitación a integrarnos en el nuevo proyecto político en formación. Y de ahí nos fuimos a esa hermosa aventura de la política.

Lo disfrute intensamente.

Hicimos varias travesuras políticas, charlamos, comimos, bebimos, nos pelamos, nos reencontramos y volvimos a beber...

La última vez creo que fue en su cumpleaños número 69. Nos fuimos a la cantina (¿A dónde más?). Rogelio Hernández lo publicó en Milenio (31-Agosto-08) "Rió a carcajadas, semanas atrás, cuando los once de su círculo cercano de socialdemócratas decidieron, entre bromas, ya no decirle como siempre (Rincón) sino dirigirse a él como "¡Don Gilberto!". Antes de eso había agradecido, también con alegría, un perfil político suyo que resaltaba sus dones para los cambios... "Sí me reconozco allí".

Ese perfil político de Gilberto Rincón Gallardo, que escribió alguno de sus cercanos meses antes de que lo postraran sus trastornos físicos, lo expuso como uno de los políticos más respetados de México, con un inusitado poder moral para convocar a diferentes, no obstante su historial de izquierda.

El escrito, además de que ofrece datos poco conocidos, asegura que Rincón Gallardo tenía como dones principales un pensamiento poderoso y de visión de Estado, ser una persona de decisiones firmes por los cambios, y de trato afable y caballeroso, como ya no hay.

Algunas de las transformaciones bruscas, sin reversa, que se reconocen en Don Gilberto es que saltó de seminarista a comunista, que se alejó de su familia de conservadores para ya no convivir y empujar otro tipo de cambios que le causaron 32 ingresos a prisión sin que se arredrara...

Ese círculo político cercano de Rincón Gallardo le festejó sus 69 años en un restaurante de Chapultepec en mayo reciente, como cada aniversario. Allí se podía ver, como otras ocasiones, a Rodolfo Echeverría Martínez, Abel Alcántara, Guillermo Ramírez, Enrique Quintero, Gerardo Albino, Luis Tamés, Orlando Espíritu, Gustavo Hirales, Mario Ramírez, Fred Álvarez, Rogelio Hernández y, antes de que falleciera en un accidente, también Mario Loya. Entre ellos se desenvolvía con urbanidad pero como igual, a menos que detectara que alguien "se pasaba de vivo o de pendejo" porque se lo decía con las palabras exactas".


Sobre esta noticia

Autor:
De Sinaloa (2812 noticias)
Fuente:
amanecersinaloa.com
Visitas:
1098
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.