Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Crisalida Perenne escriba una noticia?

Ciudad Juárez, vergonzoso ejemplo de violencia e impunidad

14/03/2011 15:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El fenómeno de la violencia contra las mujeres, no ha sido reconocido en toda su gravedad. Además, amenazan y matan a los defensores de derechos humanos

Toda mujer tiene derecho a una vida libre de violencia, tanto en el ámbito público como en el privado. (Convención de Belem do Para)

Entendemos por violencia contra la mujer la violencia física, sexual y psicológica que tenga lugar dentro de la familia, que comprende violación, maltrato y abuso sexual. En la comunidad, que sea perpetrada por cualquier persona y que comprende, entre otros, violación, abuso sexual, tortura, trata de personas, prostitución forzada, secuestro, acoso sexual en el trabajo, en instituciones educativas, establecimientos de salud o en cualquier lugar y cuando el Estado o sus agentes la toleren o la propicien dondequiera que ésta ocurra (UNIFEM, 1997).

EL fenómeno de la violencia contra las mujeres, por encontrarse enraizado en las relaciones sociales, no ha sido reconocido en toda su gravedad. En México, las estadísticas al respecto son deficientes; la vergüenza de las víctimas y el temor a desencadenar represalias de parte del agresor provocan que estos delitos con suma frecuencia no sean denunciados o incluso no sean reconocidos como tales por quienes los padecen o quienes los cometen. Aunque las denuncias han registrado un constante aumento a partir de la apertura de agencias especializadas para atender tales agresiones, se estima que sólo una de cada 10 violaciones se denuncian ante la ley.

Organizaciones como Justicia para Nuestras Hijas (JNH), el Centro de Derechos Humanos de las Mujeres (CEDEHM), la Comisión de Solidaridad y Defensa de los Derechos Humanos (COSYDDHAC) y el Centro de Derechos Humanos Paso del Norte, denuncian el clima de violencia sin medida que se vive en el estado de Chihuahua en contra de las mujeres.

En enero seis mujeres fueron asesinadas en el estado. El 30 de enero, Karina Ibeth Ibarra Soria, de 16 años, indefensa y desarmada, murió a causa de seis disparos hechos por elementos uniformados de la Policía Federal.

Por otra parte, el mismo día, en el pueblo de Santa Isabel, la única mujer policía del lugar, María del Refugio Nevárez Villalobos, fue asesinada por un hombre ebrio, quien la amenazó y luego atropelló. Su cuerpo fue arrastrado 75 metros.

Al otro día, Maribel Hernández Vela, empleada del Diario de Juárez, y voceadora del periódico PM fue ultimada con armas de fuego en pleno centro de Ciudad Juárez. Pese a la importante presencia policiaca en el lugar, los agresores no fueron detenidos al momento. Sin embargo, las autoridades arrestaron a Ramsés Robles Morales, presunto homicida de Hernádez. Robles Morales dijo pertenecer al grupo de pistoleros La Línea, quien aseguró que el ataque se debió a que Maribel apoyaba el retiro de vendedores ambulantes, lo que afectaba el cobro de piso -extorsión- de los criminales.

Mientras tanto, en Ciudad del Parral, tres jóvenes de entre 20 y 25 años fueron degolladas. Los cuerpos tenían señales de tortura.

En 2010 hubo un récord de feminicidios, con 446, lo que representa un asesinato cada 20 horas.

Por otra parte se destaca un incremento de 7.25% en las muertes a mujeres en enero de 2011, con respecto al mismo periodo del año pasado, ya que en 2010 hubo 25 feminicidios, contra 29 registrados este año

En 2010 hubo un récord de feminicidios, con 446, lo que representa un asesinato cada 20 horas

Amenazan y asesinan a activistas de derechos humanos

Los ataques contra defensores de derechos humanos en Chihuahua evidencian la necesidad urgente de que el gobierno de Calderón trabaje con la sociedad civil en la creación de un mecanismo que proteja a los defensores de derechos humanos y a sus familiares

Las autoridades federales y de los estados deben impulsar una investigación imparcial y exhaustiva de los ataques perpetrados contra defensores de derechos humanos y sus familiares en el estado de Chihuahua, señaló hoy Human Rights Watch. Los ataques evidencian la necesidad de adoptar un mecanismo federal de protección a defensores de derechos humanos y la importancia de convocar a las organizaciones no gubernamentales para que participen en el diseño de este sistema, afirmó Human Rights Watch.

Durante los ataques más recientes, ocurridos el 15 y el 16 de febrero de 2011, las viviendas de las defensoras de derechos humanos María Luisa García Andrade y Sara Salazar, quienes trabajaban para la organización Nuestras Hijas de Regreso a Casa, fueron incendiadas en dos incidentes distintos.

"Al documentar abusos graves, los defensores de derechos humanos en Chihuahua asumen enormes riesgos para ellos y sus familias", manifestó José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch. "¿Cuántos defensores más tendrán que ser amenazados, secuestrados o asesinados para que el gobierno adopte las medidas necesarias para garantizar su seguridad?".

Los incendios de las viviendas han sido los últimos incidentes en una serie de ataques y amenazas recientes contra defensores de derechos humanos. Dos de los hijos de Salazar, Elías y Magdalena Reyes Salazar, así como la esposa de Elías, Luisa Ornelas, fueron secuestrados el 7 de febrero y aún se desconoce su paradero. El día que incendiaron su vivienda, García se encontraba con familiares de Salazar, quienes iniciaron una huelga de hambre para exigir justicia por los asesinatos y secuestros sufridos por la familia. Josefina Reyes Salazar, hija de Salazar y también defensora de derechos humanos, fue asesinada en enero de 2010. La hermana de García, Lilia Alejandra, fue violada y asesinada en febrero de 2001.

El 6 de enero, Susan Chávez, defensora de derechos humanos y poetisa, fue asesinada brutalmente en Ciudad Juárez. El 16 de diciembre de 2010, otra defensora de derechos humanos, Marisela Escobedo Ortiz, fue asesinada de un disparo frente al Palacio de Gobierno de la ciudad de Chihuahua, donde había iniciado una serie de protestas diarias para reclamar que se haga justicia en el caso de su hija, Rubí Marisol Frayre, quien fue asesinada en septiembre de 2008. Las investigaciones de las autoridades en general no han logrado identificar ni juzgar a los responsables de ninguno de estos ataques contra defensores de derechos humanos.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos, exhortó a México a: "adoptar todas las medidas legales, administrativas y de otra índole que fueran necesarias para evitar que hechos similares vuelvan a ocurrir en el futuro, en cumplimiento de los deberes de prevención y garantía de los derechos fundamentales reconocidos por la Convención Americana sobre Derechos Humanos. Esto incluye la necesidad de implementar una política integral y coordinada, respaldada con recursos adecuados, para garantizar que los casos de violencia contra las mujeres sean adecuadamente prevenidos, investigados, sancionados y sus víctimas reparadas".

Human Rights Watch ha documentado en reiteradas oportunidades que las autoridades no han adoptado las medidas necesarias para proteger a defensores de derechos humanos que están en riesgo. En mayo de 2010, por ejemplo, Human Rights Watch envió una carta al Secretario de Gobernación de México para advertirle sobre la difícil situación que atravesaban defensores de derechos humanos que debieron abandonar Tijuana ante la falta de medidas de seguridad adecuadas. Al igual que otros tantos defensores de derechos humanos de Chihuahua, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos también les había concedido medidas de protección, pero su implementación fue deficiente. Ante este problema sistemático, Human Rights Watch ha instado en varias oportunidades al gobierno federal a que establezca un mecanismo de protección efectivo para defensores de derechos humanos, y en una carta enviada en septiembre de 2010 ha instado al Presidente Felipe Calderón a priorizar el desarrollo de este mecanismo de protección.

Human Rights Watch ha documentado en reiteradas oportunidades que las autoridades mexicanas no han adoptado las medidas necesarias para proteger a defensores de derechos humanos


Sobre esta noticia

Autor:
Crisalida Perenne (73 noticias)
Visitas:
3299
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.