Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Redacción Economía escriba una noticia?

La clases medias patalean en una América Latina que crece más lentamente

16/10/2014 12:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Desde hace unas semanas un cierto Juan Clasemedia denuncia por internet sus "desventuras" en Uruguay: como él, las clases medias de América Latina se sienten frustradas por la deficiencia de los servicios públicos y preocupadas por su situación en una región que crece más lentamente.

Juan Clasemedia "aunque mande a sus hijos a la escuela pública, igual la educación le sale cara", "espera tres meses para ver a un especialista" y "cada domingo paga más en el supermercado", cuenta en un vídeo de dibujos animados publicado en internet.

Este personaje ficticio, que tiene su cuenta de Twitter, fue creado por el pequeño Partido Independiente, que surfea sobre la irritación de esta clase social a poco de las elecciones generales del 26 de octubre.

En 10 años, más de 50 millones de latinoamericanos salieron de la pobreza y accedieron al apreciado estatus de clase media, con ingresos individuales de entre 10 y 50 dólares por día, según la definición del Banco Mundial.

"Lo que llamamos clase media es un 30 y pico por ciento de la población, que ahora tiene la capacidad económica y el poder adquisitivo de comprar bienes durables, refrigeradores, licuadoras, televisiones, automóviles", explica el ecuatoriano Augusto de la Torre, economista en jefe del Banco Mundial para América Latina.

Su emergencia tomó mil y una facetas: desde un boom de las ventas de ciclomotores en el noreste brasileño hasta un éxito de las clases de inglés en línea en Venezuela, sin olvidar el auge generalizado de internet y los smartphones.

Pero también creó frustraciones, un mecanismo lógico, según el economista: "el poder adquisitivo se adelanta a la calidad de los servicios públicos".

"Nuestra vida mejoró, claro que sí", contó a la AFP Cida Alves, ama de casa brasileña de 46 años, interrogada cerca del gigantesco centro comercial Itaquera de Sao Paulo. "Pero por ejemplo la salud pública es terrible, nunca hay atención rápida", comentó.

En junio de 2013, un millón de brasileños salieron a las calles para exigir mejoras en los servicios públicos, una insatisfacción que podría complicar la reelección de Dilma Rousseff en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales del 26 de octubre.

En Chile y en Colombia, el alto precio de la universidad provocó manifestaciones, y en Venezuela la población protesta por la inseguridad.

- "Estancamiento" de progresos sociales -

"La clase media se transforma en ciudadanos demandantes", observa Gabriel Kessler, sociólogo argentino de la universidad de La Plata, debido a que "los bienes colectivos como la educación, la salud, los transportes, no mejoran al igual que su acceso al consumo".

image

En consecuencia, aumentan las críticas: "se apostó demasiado al consumo individual y no se apostó tanto al mejoramiento de las infraestructuras y bienes colectivos como la salud o la educación".

La frustración de la clase media podría además aumentar con el enlentecimiento de la economía.

Brasil y Argentina acaban de entrar en recesión y el Fondo Monetario Internacional (FMI) predice un crecimiento regional de 1, 3% en 2014, el más débil desde 2009.

Un contexto preocupante para una clase media ya frágil, destaca Olivier Dabène, profesor de la facultad de Ciencia Política en París y presidente del Observatorio Político para América Latina y el Caribe (Opalc).

"No es lo que llamaríamos en Europa una clase media", precisa, sino "personas que accedieron al empleo formal" y "permanecen en una situación vulnerable pudiendo volver a caer rápidamente en la pobreza en caso de perder un empleo".

"Su vulnerabilidad es que fueron alcanzados por un frenesí de consumismo" y están endeudados.

"Hemos visto muchos reportajes sobre personas que de golpe pueden comprar una heladera, un ciclomotor, pero lo que menos se dice es que se comprometieron con 12 mensualidades y a veces al cabo de la décima devuelven la mercancía porque no pueden pagarla", explica.

Desde el punto de vista social, el Bando Mundial no teme "una reversión" pero sí un "estancamiento", lo que hace patalear a la clase media acostumbrada a progresar rápido.

"Estamos abocados a unos años de transición difícles, en los que va a haber tensión entre las expectativas sociales y la capacidad de responder a ellas", advierte Augusto de la Torre, y apela a poner el acento en la productividad y la educación para reactivar el crecimiento.


Sobre esta noticia

Autor:
Redacción Economía (12813 noticias)
Fuente:
AFP
Visitas:
3113
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.