Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cronicasrevista escriba una noticia?

Comandy y sus cuatro puntos

27/10/2014 20:05 3 Comentarios Lectura: ( palabras)

image Por Luis David Niño Segura

El Comandy me adoptó como consejero cuando aun estudiaba en la Facultad de Derecho. De alguna manera yo sabía que los narcos siempre adoptaban a un morro para enseñarle todo lo que saben y así continuar con la empresa. Bueno, en mi caso, cuando todavía estudiaba la carrera fui adoptado por el Z35. El Comandy se había ganado el respeto de los Zetas debido a su sanguinaria forma de degollar.

Recuerdo que iba caminando sobre el boulevard revolución cuando me encontré en fuego cruzado. Mientras me tiraba al piso y cubría mi cabeza tal y como los paramédicos nos habían enseñado en la Facultad, alcancé a ver una Sierra 2500 Denali blanca caja california estrellarse frente al centro de idiomas. Jamás me imaginé que quien la tripulaba era el Comandante Andy, jefe de plaza en la Comarca Lagunera. No sé que instinto humanitario me empujó a acercarme a la camioneta y pedir ayuda al 066. Cuando abrí la puerta de la camioneta el Z35 me dio su nextel. En cuanto menos lo pensé ya tenía dos camionetas rodeándome, sus escoltas estaban dispuesto a llevarse al Comandy a un hospital.

La clínica 18 del IMSS era la más cercana, en esa ocasión parecía un búnquer. Camionetas polarizadas resguardaban la seguridad del capo lagunero. Así fue como lo conocí y debido a ese gesto humanitario de mi parte, fue que el Comandy me adoptó. Los días y meses siguientes fueron de lecciones. No fue como en las películas donde los adoptados por algún padrino se vuelven sus choferes, en mi caso fui un consejero. Cuando supo que estudiaba leyes se emocionó. Consejos legales gratis nunca caen mal a nadie. Debo confesar que el temor que tenía cuando estaba en su presencia era horrible. Los radios siempre sonaban y siempre andábamos huyendo de los federales. Los militares eran comprados así que de ellos no nos cuidábamos.

Nunca lo consideré un sanguinario hasta que vi cómo mató a un halcón que había dado información a los chapitos sobre nuestros movimientos. El Comandy empezó su vida criminal degollando contrarios en Reynosa, pero era nacido en Torreón. Cuando Don Lazca y Guzmán Decenas supieron de su origen, lo mandaron a que peleara la plaza en la Comarca Lagunera. Sus cuatro puntos: de Coahuila, San Pedro, Matamoros y Torreón y de Durango, Gómez Palacio. Era un hombre listo. El primer ataque que planeó fue en contra de Carlos Herrera Araluce, ex presidente municipal de Gómez Palacio y narcotraficante de cepa. No lo mató, solo le dio un susto. Con eso el Comandy avisaba la llegada de los Zetas a Torreón. Cuestión que puso a temblar al Chapo, ya que su esposa iba de compras a los malls en la Comarca.

Las estrategias que aplicó el Comandy eran de respeto. Ningún Cartel con anterioridad usaba los medios de comunicación tan eficazmente como él. Compró a la policía municipal que servía de brazo armado a la delincuencia. Balazeaba los antros y bares que no pagaban el respectivo derecho de piso y protegía a los empresarios que los contrataban como sicarios. Torreón bajo el mando del Comando Andy se convirtió en tierra de nadie. Se adueñó de las colonias Durangueña, Nuevo México y Antigua Aceitera. Apersonaba francotiradores en el cerro de la Cruz y le disparaba a cuanto sapo y chota se asomara. Yo lo acompañaba casi siempre en sus aventuras, me dio mi chaleco antibalas y de regalo una bala de su .38 escuadra. Jamás se metía mugrero como la mayoría de los narquillos. Siempre me dijo que lo que se vende no se mete.

Él personalmente planeó la estructura del CERESO y su autogobierno. Cargaba en su pecho una centenario donde grabó la imagen de la Virgen de Guadalupe, eso para mí me hacía recordar la novela de Rubem Fonseca. A mí, en cambio, me regaló una esclava donde grabó la imagen de San Juditas Tadeo. Aparte de su .38 escuadra chapeada en oro, cargaba un R15 y una piña en la pechera. De guarros traía dos camionetas con cuatro estacas cada una, todos armados hasta los dientes dispuestos a destrozar contrarios. Él era el poeta encargado de escribir los narcomensajes que les clavaban a los contras en el pecho. También fue el autor intelectual de la masacre de Tornado. Antes de esa ocasión, me mandó comprar una brocha. Jamás imaginé que con esa brocha pintarían la Z con sangre en la fachada de Tornado. Pero yo no estaba para acularme. Algo que me impresionó mucho fue cuando mandó traer vivo al Chore Chapo, su rival del cartel de Sinaloa. Cuando lo tuvo en frente le escupió la cara y después le rasgó la garganta con su cuchillo. Ese cuchillo que tenía de mango la cola de un escorpión pulida en marfil y pintada de negro.

El porte del Comandy lo marcó. Compraba en McAllen y en Laredo trajes de Hugo Boss y Louis Vuitton, solo tomaba Martell y Buchanan's 18. Cargaba los fines de semana un doce de güisky y se las regalaba a sus escoltas personales. Mandaba traer de Monterrey teiboleras para sus fiestas privadas que celebraba en el rancho de Pablo Montero en Matamoros, Coahuila. De vez en cuando invitaba al Brigadier del 33 batallón encargado del Operativo Conjunto Laguna y le presentaba dos o tres femeninas. Para mi el Brigadier era un enfermo, solo le pedía al Comandy mujeres vírgenes y menores de diecisiete años. Para las estacas eso era un deporte, salían y las buscaban en las calles o les pedían a los taxistas que las levantaran y las secuestraran por ellos. La clave para ese buisness era Marías 17. Los taxis mandarines eran los más efectivos. Al general con eso lo mantenían contento, no pedía nada de dinero, solo sus dos virgencitas tiernitas y listas para ser desaparecidas después.

Guzmán Decenas le enseñó el hábito de cocinar contrarios. Decía que las narcofosas dejaban rastros, así que le copió a Meza Flores la técnica y se las enseñó a todos los zetones jefes de plaza. Jamás me atreví a ver los tambos donde deshacían los cuerpos para después llevarlos a Nava o Piedras Negras y enterrar los restos que por la prisa no se "cocinaban" por entero.

La letra era sanguinaria y sus métodos efectivos. Lavaban dinero en carreras de caballos en Texas, le metían dinero a LALA y a Aeromexico, apoyaban con la deducción de impuestos a Soriana y creaban una narcocultura en los sectores más desprotegidos en los polígonos de pobreza. Toda esa información se las daba yo, la inteligencia el Comandy ya la tenía y no era su culpa, los datos eran los que les faltaban y esos yo se los proporcionaba. Me escapé de las manos del Comandy en un enero. Le dije que tenía que llevar a mi padre al hospital, no sabía que me vendría a vivir a Morelia. Esa noche tomé un camión que me trajo a Michoacán, no sin antes decirle a mi hermano mayor todo lo que viví con el Comandy. Mi hermano era MP militar del Estado Mayor Presidencial y tenía dos estrellas en la solapa. Se preocupó por la integridad de la familia. Yo llegué a Morelia y no quise saber nada de mis años como consejero del Comandy. Me enteré por las noticias que dos semanas después de haberme ido de Torreón lo habían capturado y trasladado a la SEIDO. Tuve el valor de hablar con mi hermano. Me dijo que él estuvo presente en la captura y llegó a interrogarlo. Cuando tomó entre sus manos el cuchillo con cola de escorpión se lo puso en el cuello y le dijo que si los papeles estuvieran invertidos no dudaría en clavárselo. Esa misma noche lo trasladaron al D.F.

Como era usual en la Comarca Lagunera, debido a la captura del Z35, hubo balaceras durante varios días seguidos a todas horas. Las imágenes de los degollados y ahorcados en diversos puentes peatonales no tardaron en aparecer. Varias partes de cuerpos desmembrados fueron tirados a lo largo del periférico, desde la carretera a Saltillo hasta el puente del lecho seco del río Nazas. Las cosas tardaron en acomodarse pero el Comandy, lamentablemente, dejó escuela. Ahora se escuchan motores alterados en carros del año que viajan carretera Saltillo-Torreón patrullando el territorio con una placa que dice ContaZ.

Luis Niño

Tw:@ld_nio


Sobre esta noticia

Autor:
Cronicasrevista (4993 noticias)
Fuente:
grupocronicasrevista.org
Visitas:
4514
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
1
+ -
Responder

Anonimo Z (08/07/2016)

Para empezar a andy lo decqpitaron los contrarios lo levantaron en el bar qeros junto con el doctor medina como un año o pasadito

2
+ -

Doctoe (21/07/2016)

Tienes mas información de ese doctor me interesa saber

2
+ -
Responder

Familia dr (21/07/2016)

Quien era ese doctor sabes mas de esa historia me interesa saber