Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Elmundodeanita escriba una noticia?

Como en un videojuego

18/08/2011 00:47 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Cuando llegué a la Gran Ciudad, como frecuentemente se escucha a los provincianos llamarle al Distrito Federal, venía de mi exilio en una ciudad muy cosmopolita, así que, siguiendo las costumbres de aquel lugar, inicié mi vida con una actitud muy "verde". Ésta última me acompañó los primeros días, intentó adaptarse, y aún lucha por sobrevivir. Ahora les cuento.

Día: Uno

Objetivo: Cruzar caminando Ejército Nacional (calle con 8 carriles, con circulación en ambos sentidos y 2 camellones centrales).

Situación: Esperé pacientemente a que la luz del semáforo se pusiera en verde para los carros que estaban justo detrás de mí. Éstos seguirían de frente, y yo cruzaría la vía junto con ellos. Volteé para todos lados cuidadosamente. Crucé rápidamente hasta el primer camellón. Me fijé nuevamente en los carros, e intenté pasar hasta el segundo camellón. A la mitad del camino, fui detenida por un taxista que venía a toda velocidad, y que en lugar de seguir de frente como el resto de los vehículos, giró veloz y abruptamente hacia la izquierda. A tan solo un metro de distancia de mí, el conductor frenó bruscamente, evitando así, un impacto frontal. Después, maniobró para alejarse mentándome la madre.

Día: Dos

Objetivo: Caminar desde Palmas hasta Polanco.

Situación: El iphone me indicaba que debía seguir una ruta en línea recta. Treinta y dos minutos caminando. Parecía un paseo fácil y rápido. Seguí las indicaciones del aparato, y camine. Al poco rato, mi camino se vio interceptado por el periférico, una vía de circulación "rápida" y con muchos carriles. Miré en todas las direcciones, y me sentí atrapada. No había por donde cruzar, y tampoco divisé ningún puente peatonal. No queriendo retroceder el camino ya avanzado, decidí estúpidamente seguir adelante. Pasaron cinco minutos, que a mí me parecieron como tres horas parada en la fila de telcel. El flujo de carros era intenso y constante. Mientras yo seguía parada como palmera de camellón, sin poder cruzar la calle, se me acercó un vende chicles y me ofreció ayuda. La acepté sin pensarlo. Me tomó del brazo y me cruzó ágilmente hasta el otro lado, defendiéndonos con su mano de los monstruosos camiones. Ya en la otra orilla, le compré tres paquetitos de Trident, pero sé que le debía más que eso.

Día: Tres

Objetivo: Cruzar una calle "X" en una zona residencial.

Situación: Me disponía a cruzar una calle de una conocida colonia. Antes de bajar mi pie de la banqueta, me cercioré de que no viniera ningún carro. Me eché a andar alegremente y cantando. Un carro azul, con una señora joven y tres niños, se detuvo frente a mí y me empezó a pitar para que terminara de cruzar la calle. Evidentemente ella quería circular por ahí. Yo no pude agilizar el paso, porque traía tacones. Ella, bajó el vidrio y me gritoneó, mientras sus hijos me saludaban riéndose por la ventana.

Día: Cuatro

Objetivo: Caminar por la banqueta del hospital Español al Starbucks de Ejército Nacional.

Situación: Después de un infructuoso día, llegué al Starbucks. Pedí un latte grande frío sabor vainilla, con leche deslactosada light. Me lo saboreé. De pronto, afuera, en la calle se escuchó un relajo. Un carro golpeó a otro. Llantas rechinaron. La gente se acumuló en la esquina. Me asomé por la ventana. Una camioneta acababa de atropellar a una joven. Con el café en una mano, y la bolsa en la otra, me dirijí corriendo al lugar del accidente, justo el mismo sitio donde casi me atropelló el taxi. Asistí a la joven. Llegó la ambulancia y se la llevaron.

Día: Cinco

Objetivo: ¿Visitar Agencias de Carros?

Urbanismo, banquetas amplias, semáforos peatonales, carril para bicicletas, civismo del que conduce y del que transita las calles. ¿Ciencia ficción? ¿Sueño imposible? ¿Por qué le toca a mi generación vivir esto? ¿A que se dedicaron las generaciones pasadas, aparte de a poblar el país e ignorar la corrupción (aquí yo buscando culpables impotente e infantilmente)? ¿Qué no desde hace al menos 50 años, todo esto debería ser provisto por los gobiernos? Queda menos de un año para las elecciones del 2012, escucho propuestas...

Filed under: Opinión + Politics


Sobre esta noticia

Autor:
Elmundodeanita (16 noticias)
Fuente:
elmundodeanita.wordpress.com
Visitas:
365
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.