Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Gonzalo Sánchez Del Pozo escriba una noticia?

¿Cómo evitar la bancarrota personal?

17/08/2019 05:36 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Con una crisis económica a la vuelta de la esquina, es el momento de replantearnos nuestras inversiones en bolsa. Además de optar por lo que tradicionalmente se han considerado como «valores seguros», hay otras estrategias de inversión que se pueden poner en juego

Tal como hemos referido en artículos anteriores – Fuerte Caída de las bolsas y otro más reciente bajo el título de ¿Recesión económica planetaria? todo se está preconfigurando a la manera de una «tormenta perfecta» económica, de incierto desarrollo.

En los Estados Unidos de América se vive un preocupante fenómeno denominado «curva de tipos invertida» que muestra el pánico de los inversores a la inversión a largo plazo.

Mientras tanto en el viejo continente las cosas no van mejor: el bono a diez años de Alemania está en números negativos, esto es, el Tesoro alemán cobra a los inversores por hacerse cargo de su dinero.

Medidas extraordinarias para situaciones extraordinarias

A todo lo anterior se suma, como factor estresor, que estamos a las puertas, el 31 de octubre, si nadie lo remedia, de un BREXIT duro, una vez que las negociaciones han «saltado por los aires».

Como consecuencia de las «turbulencias» que hemos citado, y algunas más, las bolsas de los cinco continentes literalmente se han hundido, en unas jornadas «negras» en las que incluso del Dow Jones ha bajado de la «barrera psicológica» de los 5.600 puntos.

Ante esta situación, los inversores buscan «valores refugio», donde ya lo que se busca no es rentabilidad, sino algo que tiene que ver con la supervivencia económica: no perder dinero.

Muchos inversores están optando por los tradicionales valores refugio: el oro, la diversificación de carteras e incluso comprar deuda pública, aunque esté en tipos negativos.

Las bolsas se hunden

En pleno de agosto, que es inhábil en casi todos los organismos del estado, los mercados de valores no dan tregua y en pocos días se han hundido literalmente la mayor parte de los índices bursátiles, perdiendo lo poco que se había ganado durante el año.

El S&P 500 norteamericano, que recoge la cotización en bolsa de las blue chips norteamericanas, se ha dejado un 4, 5%, mientras que su par británico, el Footsie, ha perdido un 6, 3%.

Las pérdidas de la bolsa española no han sido tan pronunciadas, pero por ejemplo el IBEX 35 se ha dejado, en solo un par de jornadas, un 4%.

En todo el orbe occidental, los inversores, de cualquier tamaño, se están lanzando en masa a la compra de deuda pública, un valor refugio en épocas, como la que se adivina, de «vacas flacas».

Mejor quedarse

Uno de los errores que se cometen cuando comienzan a producirse «turbulencias» bursátiles es dar la «espantada» y empezar a vender como si ya no hubiera un mañana.

Sin embargo, una estrategia más meditada lo que haría es crear una sólida estrategia de, llegado el caso, desinversión. Hasta para los inversores profesionales, el «vender» suele ser un quebradero de cabeza.

Si lo que decidimos es continuar en bolsa en la situación actual, la diversificación puede ser una buena estrategia puede ser diversificar: de ese modo, puestos en la peor situación de una hecatombe en la bolsa, nuestras pérdidas serán menores.

La reinversión de los dividendos es una estrategia, a largo plazo, que siempre rinde, valga la redundancia, dividendos, y una mayor rentabilidad total de nuestras inversiones.

Toda inversión en bolsa tiene que ser guiada por la prudencia y teniendo en cuenta que se trata de una «carrera de fondo», esto es, en el largo plazo

No entrar en pánico

A pesar de las señales inquietantes que muestran que nos encontramos ante una más que probable recesión económica mundial, podemos aplicar el castizo «en peores sitios hicimos guardia alguna vez».

La «fiebre» por la desinversión puede hacer que nos encontremos con auténticas «bicocas» a muy buen precio, unos valores que en el medio o en largo plazo pueden comenzar a rentar buenos dividendos

En caso de que haya un «parón» en la economía, lo que tenemos que tener claro es que bajo ningún concepto nos vamos a encontrar con la «tormenta perfecta» a la que tuvimos que sobrevivir en el 2008.

Por otro lado, casi todos los analistas niegan que Estados Unidos esté a punto de caer en recesión de una manera inmediata.

Además, como ya hemos indicado, cualquier estrategia de inversión tiene que poner la vista puesta en el largo plazo y una correcta planificación patrimonial, huyendo de «vender» a la primera seña de pánico.

Análisis de riesgos

Una planificación en bolsa, independientemente del momento más o menos peliagudo, se tiene que basar en decidir que tipo de riesgos estamos dispuestos a asumir.

Conforme a ese riesgo, así tenemos que construir nuestra cartera de valores, y en caso de que el momento llame a un mayor conservadurismo en la inversión, un buen consejo es volver a balancear nuestra cartera de valores.

Esa reconfiguración de la cartera de valores, en estos momentos, puede ser aumentar el «peso» de la renta fija en detrimento de la renta variable, como manera de asegurarnos los dividendos.

Una renta variable más «segurola»

En caso de que sigamos optando, en la actualidad económica, por renta variable, una buena opción puede ser huir de la inversión en compañías que tiene que ver con «empresas en crecimiento».

Nos estamos refiriendo a empresas, que, teniendo la previsión de unas buenas expectativas económicas, se han lanzado a planes de expansión que, de confirmarse una nueva etapa de crecimiento negativo, tendrán que reformular a la baja sus expectativas.

Sin embargo, a pesar del más que probable cambio de ciclo económico, los «valores defensivos» siempre están ahí; nos estamos refiriendo a farmacéuticas o empresas de generación y transporte de energía.

En el caso de los Estados Unidos, como todavía parece que pasará bastante tiempo hasta que se produzca la desaceleración económica, no está demás, sobre ponderar la inversión en ese país, esperando a los primeros síntomas de «fatiga» para desinvertir.

A río revuelto, ganancia de pescadores

Inclusive puede llegar el caso de que, debido a las turbulencias económicas y pánico generado en los parques, se pueda hacer bueno el refrán que dice que «a río revuelto ganancia de pescadores».

La «fiebre» por la desinversión puede hacer que nos encontremos con auténticas «bicocas» a muy buen precio, unos valores que en el medio o en largo plazo pueden comenzar a rentar buenos dividendos cuando pase la crisis.

Solo hay que esperar, después de haber comprado esos valores, a esperar a que el mercado «rebote», de manera que se puedan recoger los beneficios a manos llenas.

Nada como un profesional

En estos momentos en los cuales hay que ser un experto para poder augurar como van a evolucionar los mercados y cual es la mejor inversión de las posibles, no está demás confiar en profesionales.

Quizás sea ahora el momento de dejar de manejar nosotros mismos nuestra cartera y confiar en firmas de inversión de reconocida solvencia, expertos en «navegar» en las turbulentas aguas de la economía encontrado valores seguros en los cuales invertir.

Patrón oro

El oro es uno de los tradicionales valores refugio en cualquier crisis ya que se trata de un valor estable en cuanto a su valor y que, de hecho, en épocas de crisis, se revaloriza.

En lo que llevamos de 2019, el oro se ha revalorizado un 19%, y todo hace pensar, que de producirse el cataclismo económico que se ha preconfigurado, se revalorice mucho más.

Es conveniente recordar que la onza troy de oro, el estándar a partir del cual se valora el oro, llegó a alcanzar en el 2011 un precio de casi 2.000 dólares norteamericanos.

Mientras tanto en el viejo continente las cosas no van mejor: el bono a diez años de Alemania está en números negativos, esto es, el Tesoro alemán cobra a los inversores por hacerse cargo de su dinero

Fuente - CincoDías / Blue chip en Wikipedia / GOLDPRICE


Sobre esta noticia

Autor:
Gonzalo Sánchez Del Pozo (197 noticias)
Visitas:
3805
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.