Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Concluye festival de danza dedicado a Nellie Campobello

06/11/2011 06:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La bailarina y escritora Nellie Campobello aún es recordada por el gremio dancístico del país, por el rescate y promoción que dio a las danzas indígenas mexicanas, prueba de ello es el festival que lleva su nombre, en Chihuahua, donde compañías locales, nacionales e internacionales se reunieron en su honor. La tercera edición del Festival de Danza Nellie Campobello, realizada del 30 de octubre al 5 de noviembre, en el Teatro de los Héroes de Chihuahua y en el Teatro “Octavio Trías”, de Ciudad Juárez, contó con la presencia de ensambles como “Danzamarena, A. C.”, “Circo Maroma”, “Danza Nueva Era”, “La Manzana Arte Escénico” y “Deimos”, entre otras. Dicho proyecto, organizado por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), ha permitido desde sus inicios formar públicos nuevos para la danza, y también, que las compañías locales se involucren con el festival y entablen comunicación con otras, de índole internacional. Nellie Francisca Ernestina Campobello, quien nació el 7 de noviembre de 1900, fue una notable coreógrafa y escritora, a la que algunos expertos consideran una de las figuras femeninas más importantes y controvertidas de México, que contribuyó a la transformación nacionalista del siglo XX mediante la danza y la literatura. Vio la primera luz en el municipio de Villa Ocampo, en Durango, justo cuando la gesta revolucionaria estaba a punto de dar comienzo, aunque se crió, principalmente, en Chihuahua, en donde pudo asistir a uno de los colegios de mayor prestigio: El Colegio inglés. A la edad de 18 años, Nellie ya había montado y presentado diversos espectáculos dancísticos en su colegio, lo que le valió el reconocimiento de los asistentes, pero no sólo sería esa su única pasión, pues su corazón estaba divido entre la danza y la literatura. A los 20 años, también había escrito algunos poemas con el título de “Yo”, los cuales firmaba simplemente con el nombre de Francisca, y en 1931, publicó la novela revolucionara “Cartucho”, que se divide en tres capítulos: “En el fuego”, “Fusilados” y “Hombres fuertes”. En 1937 Campobello publicó la novela “Las manos de mamá”, en donde destaca la voz narrativa, que comenzó describiendo los hechos revolucionarios desde la perspectiva de una niña, y terminó la historia siendo toda una mujer. Tres años después, publicó “Ritmos Indígenas de México”, en donde recopiló y señaló los ritmos y coreografías indígenas del país, así como el material básico de las danzas que no son propias de la nación. Asimismo, publicó el libro “Apuntes sobre la vida militar de Francisco Villa”, en los que narró las vivencias del comandante de la División del Norte, relatados en viva voz de la viuda del caudillo conocido como “El Centauro del Norte”, la señora Austreberta Rentería de Villa. Por otro lado, su trayectoria como bailarina fue de gran altura dentro del ramo, al grado de convertirse en la directora de la escuela de danza del Instituto Nacional de Bellas Artes, en donde dedicó gran parte de su vida a la investigación y a la enseñanza del baile autóctono mexicano. Como la misma Campobello llegó a referir en el prólogo a “Mis libros”, siempre prefirió, junto con su hermana Gloria, danzar en los estadios, en las calles y en los parques de los pueblos, en lugar de estar en las marquesinas de los teatros de moda de la Ciudad de México. En 1931 las hermanas Campobello, al lado de personajes como Carlos Mérida, Enrique Vela y Francisco Domínguez, dieron origen, por instrucción de la Secretaría de Educación Pública (SEP), a la primera escuela de danza pública. Narciso Bassols y Carlos Chávez la bautizaron como la Escuela de Danza y la reinauguraron el 15 de mayo de 1932, que dirigió el pintor Carlos Mérida y Nellie Campobello, y un año más tarde, junto a Martín Luis Guzmán y José Clemente Orozco, fundaron el Ballet de la Ciudad de México. La desaparición y muerte de Campobello permanece en el misterio, pues se dice que fue secuestrada en 1985 por Claudio Niño Cifuentes, para robarle sus joyas, documentos inéditos de Francisco Villa y obras de arte de pintores como José Clemente Orozco, Carlos Mérida y Roberto Montenegro, entre otros, valuados en varios millones de dólares. Después de más de 13 años de no saber el paradero de Campobello, la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal descubrió que Nellie murió el 9 de julio de 1986, dejando tras de sí grandes aportaciones a la danza y a la literatura del país.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
141
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.