Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Concluye OSJCCH su Primera Temporada de Conciertos 2011 en el CCU

27/06/2011 03:12 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Con obras de los compositores Benjamin Briten, Piotr Ilich Tchaikovsky y José Luis Turina, la Orquesta Sinfónica Juvenil Carlos Chávez (OSJCCH) concluyó anoche su Primera Temporada de Conciertos 2011, en la Sala Nezahualcóyotl del Centro Cultural Universitario (CCU). Bajo la dirección del concertista neoyorquino Kenneth Jean, la agrupación conformada por jóvenes de 15 a 32 años de edad, quienes se encuentran en proceso de formación musical, sorprendió a poco más de mil personas con el estreno en México de la pieza “Fantasía sobre una fantasía de Alonso Mudarra”, de José Luis Turina. Durante su presentación en la sala de conciertos más importante de América Latina, los jóvenes músicos mostraron la evolución de su técnica musical depurada en el Programa Orquesta Escuela que sigue la mayoría de los estudiantes del Sistema Nacional de Fomento Musical. El recital inició con “Sinfonía da Requiem op. 20”, de Britten, una de las obras encargadas a diferentes compositores por el gobierno de Japón para conmemorar el 26 aniversario de la fundación del Imperio Japonés. Se trata de una sinfonía de tres movimientos jugado sin descanso: Lacrymosa (Andante ben misurato); Dies Irae (Allegro con fuoco) y Requiem Aeternam (Andante molto tranquillo). Britten describe los tres movimientos, respectivamente, como "un lamento lento, marchando, una forma de danza de la muerte y la resolución final". El concierto continuó con “Fantasía”, una de las composiciones más interpretadas de Turina, quien además de recrear el espíritu del Renacimiento español conecta dos momentos importantes en la historia de la música española: la notable generación de los vihuelistas del siglo XVI (Sanz, Narváez, Enríquez de Valderrábano, Fuenllana, Mudarra), con el auge de las generaciones actuales. De acuerdo con las notas al programa, ésta obra fue compuesta en la primavera de 1988 por encargo de la Orquesta Sinfónica de Tenerife, que, recién formada en su segunda etapa, quería presentarse en Madrid incluyendo en su programa el estreno de un encargo hecho a un compositor español. Los responsables de la Orquesta de Tenerife le pidieron una obra brillante y de lucimiento para la orquesta en general, y, sobre todo, para su sección de metales, de extraordinaria calidad, en particular. Esta fantasía contiene una serie de notas disonantes, llamadas falsas en la época, que debían sonar sumamente extrañas para sus contemporáneos, y que por eso mismo la hacen tan sugestiva para los oídos de hoy, para los que la disonancia es algo habitual. Para la segunda mitad, la agrupación considerada como un semillero que provee de talento joven a todas las orquestas profesionales de nuestro país, deleitó al público con “Sinfonía no. 5 op. 64”, de Tchaikovsky. Se trata de una pieza inspirada en uno de los pasajes de la ópera Glinka “La vida por el Zar”. El tema tiene un carácter funerario en el primer movimiento, pero poco a poco se transforma en una triunfal marcha, que domina el movimiento final. Luego de cerca de dos hora, los más de 70 jóvenes que integran la agrupación recibieron un fuerte y nutrido aplauso.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
94
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.