Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Concluye temporada de la obra “¿Y el ángel apá¿”

19/07/2010 12:49 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Con la develación de una placa por 65 representaciones a teatro lleno, a cargo del primer actor Carlos Cobos, concluyó la temporada de la obra “¿Y el ángel apá?”, basada en “El ángel violado”, original de Wilebaldo López, puesta en escena por Nosotros Hacemos Teatro A.C., con la dirección de Felipe Oliva y las actuaciones de Marco Vidal y Alejandro Lamadrid. Esta obra se estrenó el 16 de septiembre del año pasado en el Teatro Coyoacán, como una manera de tratar, desde un punto de vista lúdico y crítico, el tema de las conmemoraciones por el Bicentenario de la Independencia y el Centenario de la Revolución, donde el escenario se convierte en una suerte de espejo que refleja crudamente lo que somos los mexicanos. “¿Y el ángel apá?” es una historia llena de humor negro e ironía, en la que se entremezclan la política, la historia y el fútbol. En ese contexto emerge el Ángel de la Independencia convertido en santuario de fanáticos, manifestantes, líderes sindicales, políticos y hasta grupos que reclaman su derecho a la diversidad, quienes hacen de este icono una víctima propiciatoria. Así, vemos en escena a un Ángel de la Independencia (Marco Vidal) maltrecho y violado, acompañado por Arturo (Alejandro Lamadrid), un hombre que perdió las cenizas de su suegra durante un festejo futbolero al pie de la columna, quienes hacen patentes los muchísimos defectos de quienes habitamos este país, ante los cuales nos reímos y siempre tenemos una justificación. Protagonista y testigo de una realidad dolorosa, es presentado como un ser con un cierto toque de divinidad que vela no sólo por nuestra capital, sino por el país. También nos regala esperanza; “un ángel bajo el cual reunirnos para desahogar nuestra ira, punto de partida del próximo reclamo, de las rabiosas consignas, la gran marcha a la que culparemos de nuestros retrasos, pues dentro del caos no nos dolerá el retraso económico, educativo, social o cultural; pero sí el caos vial que nos hará llegar tarde o modificar nuestros planes”. Frente a todo ello, nos dice el dramaturgo, las masas mantienen latente la esperanza de que algún día, el pie de un mexicano golpee el balón con tal fuerza y precisión, que cruce la línea y se estrelle en la red. “Entonces, las potencias políticas y económicas se humillarán ante nuestras camisetas verdes; en ese momento correremos de nuevo hacia nuestro querido Ángel y gritaremos con ímpetu; nos embriagaremos y arrojaremos basura por todas partes, pisotearemos sin piedad a quien se deje; nuestra será la borrachera y del Ángel la cruda. Amanecerá grafiteado y rodeado de desperdicios…, explicó. Arturo dará voz al pueblo y preguntarse cuántas violaciones y flagelaciones más hacen falta para que por fin podamos sentirnos despojados de la culpa y, entonces, aligerados de un peso ancestral, podamos elevarnos por encima de toda nuestra dependencia”, adujo. Agregó que así como trepar por la bella columna de mármol y limpiar con el paño de nuestra conciencia las alas doradas de la victoria, quitarle suavemente su cadena y decirle al oído: “eres libre, puedes volar”. Al develar la placa conmemorativa, el primer actor Carlos Cobos señaló que lo mostrado en escena pareciera un tema que mueve a la risa, lo cual, reconoció, es cierto, pero es una risa de dolor por lo que nos pasa, por darnos cuenta de cosas que no nos atrevemos a decir en muchos momentos, pues pueden parecer escandalosas.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
165
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.