Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Conmemoran el 21 aniversario luctuoso de Nicolás Guillén

16/07/2010 05:56 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El Ciclo de las Lecturas de Verano, en esta ocasión dedicadas al “Poeta Nacional de Cuba”, Nicolás Guillén, fallecido el 17 de julio de 1989, en La Habana, comenzó hoy en su país. Estas actividades culturales se realizan en la Sala Principal de la Biblioteca Mirta Aguirre, en Cuba, con la participación de varios especialistas en la vida y obra de este ilustre vate, varios de cuyos poemas son interpretados por diversos cantantes a nivel mundial, entre ellos su compatriota Pablo Milanés. Como actividad paralela a la conmemoración del vigésimo primer aniversario luctuoso de Guillén, los amantes de la música afroantillana disfrutarán de la actuación de varios grupos de la campiña cubana, el domingo 18, en la Casa de Cultura Luis Jorge León. Todas estas actividades y muchas más por anunciar son organizadas por la Fundación que lleva el nombre de Guillén, quien a menudo decía que gracias a la Revolución que triunfó el 1 de enero de 1959 con Fidel y Raúl Castro al frente, su obra era conocida a nivel mundial. Fue Guillén uno de los más grandes poetas que ha dado Cuba, de los más influyentes y respetados dentro de la literatura hispana contemporánea y siempre comprometido con la realidad social de América Latina. Nacido el 10 de julio de 1902, Guillén destacó no sólo por su poesía y escritos en los que defendió la Revolución Cubana, a la que sirvió hasta su muerte, sino también por estar al lado de los desvalidos y las causas justas, según él, por lo que peleó en la Guerra Civil Española (1936-1939). Inició estudios de Derecho, mismos que abandonó en el primer año para desempeñarse como periodista, aunque más tarde se interesaría por la literatura. También fue tipógrafo. Desde muy joven participó activamente en la vida política y cultural cubana, afiliándose al Partido Comunista. A través de sus colaboraciones periodísticas y literarias reivindicaba su condición de mulato, como ocurría con sus trabajos para la publicación de “Ideales de una raza”, opositora a la discriminación racial. El llamado “Poeta Mulato” irrumpió en la literatura en 1930 con sus ya legendarios “Motivos de Son”, que salen de lo profundo del acervo del canto y el baile del pueblo cubano. Señalan los especialistas que su producción literaria se inicia en el ámbito del postmodernismo y el vanguardismo surgido en la década de los 20. Su poemario “Motivos del son” obtuvo un reconocimiento inmediato, ratificado al año siguiente con su pieza “Sóngoro Cosongo”. Su poesía presenta matices sonoros que enlazan el poema con el ritmo del son cubano. A decir de la crítica literaria, en su obra se distinguen tres vertientes: la poesía mulata (en la que reelabora ritmos, léxico y formas expresivas del habla y la canción afrocubana), la político-social y la más auténtica raíz folclórica. En las obras ya citadas, junto a “Poemas mulatos” (1931) y “West Indies Ltd.” (1934), buscó una expresión auténtica para una cultura mulata, como es la cubana, y manifestó su preocupación social. Dicha conciencia social se acentuó con los años, al tiempo que aparecieron las obras “Cantos para soldados y sones para turistas”, (1937), “El son entero” (1947) y “La paloma de vuelo popular” (1958). En tanto que las inquietudes metafísicas y los temas como el amor y la muerte se presentaron en una etapa de su obra que incluye “Poemas de amor” (1964), “El gran zoo” (1967), “La rueda dentada” (1972) y “El diario que a diario” (1972). Otras obras destacadas son los libros de poemas “España, poema en cuatro angustias y una esperanza” (1937), “Elegía a Jacques Roumain en el cielo de Haití” (1948), “Elegía a Jesús Menéndez” (1951), “Elegías” (1958) y “Tengo” (1964). Así como las crónicas “Claudio José Domingo Brindis de Salas, el rey de las octavas” (1935), “Estampas de Dino Don” (1944) y “Prosa de prisa” (1976). Para los especialistas, en el “Poema en cuatro angustias y una esperanza” (1937) acusó el impacto de la Guerra Civil Española y el asesinato del poeta de esas latitudes Federico García Lorca. Guillén, que fue también presidente de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba y participó intensamente en la política cubana, lo que le costó el exilio en varias ocasiones, es recordado también como un severo crítico de la injusticia y de los gobiernos de Estados Unidos. A decir de algunos conocedores de su vida, en su obra poética Cuba entró en él, con el frenesí de su son universal, y él comenzó a devolverlo con toda su fuerza, en forma pura. El son de la letra y el de la música fueron, así, un sólo cuerpo perfecto. Ambos se complementaron, los dos eran una criatura nueva y espléndida. Guillén, el poeta que logró descifrar la voz y la música popular en su trabajo, mismo que plasmó en sus obras su compromiso social y político, falleció en La Habana, tras una larga enfermedad.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
129
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.