Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Conmemoran el centenario del primer libro de Alfonso Reyes

27/07/2011 02:55 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Como parte del ciclo “Cuestiones Alfonsinas”, la maestra Carmen Galindo y el escritor Miguel Capistrán ofrecieron la conferencia “Y Alfonso Reyes tomó su fusil”, anoche en la Capilla Alfonsina, en esta capital. La plática, que sirvió para conmemorar el centenario de la aparición del primer libro del “regiomontano universal”, titulado “Cuestiones estéticas”, abordó el tema de la Decena Trágica (9 a 18 de febrero 1913) y la participación directa de la familia Reyes durante dicho periodo. “Don Alfonso tenía en aquel entonces 24 años, y durante esos días estaba armado porque su padre, el general Bernardo Reyes, estaba preso en la cárcel militar de Santiago Tlatelolco”, comentó durante la plática la maestra Galindo. Asimismo, mencionó que Reyes recibió varias cartas de sabios europeos invitándole a ir para comentar algunos puntos sobre su ópera prima, pero no los pudo atender pues se encontraba atrincherado, y decía que “aún las mujeres de la casa tienen un rifle en mano, el mío está ahí, junto a mis libros”. De igual forma, la catedrática Galindo recordó que cuando el presidente Porfirio Díaaz notó que Bernardo Reyes se consideraba candidato presidencial, lo destituyó de su entonces cargo como Ministro de Guerra y lo colocó primero como gobernador de Nuevo León. No conforme con lo anterior, Díaz decidió posteriormente desterrarlo del territorio mexicano, además de inmiscuirlo en diversos enredos judiciales, por lo que no pudo volver sino hasta unos años después, cuando, aconsejado por José Yves Limantour, el presidente decidió traerlo de regreso, expuso. Como el gobierno, la oposición a Díaz sabía que de encabezar la campaña militar en contra de Madero, el general Bernardo Reyes sería implacable, por lo cual trató de interceptarlo a su regreso, en el estado de Veracruz, refirió. El primero en contactarlo fue Madero, quien le ofreció un puesto dentro de su gabinete, si es que lograba tomar posesión, pero Madero excluyó a Rodolfo Reyes, hijo de Bernardo y hermano de Alfonso, de la candidatura como gobernador por el estado de Jalisco, lo cual provocó una ruptura entre estos personajes, expuso Galindo. Ante tal situación, abundó, Bernardo Reyes se lanzó como candidato a la presidencia, pero desistió luego de ver que no tenía posibilidad alguna y decidió abandonar el país; a su regreso, se entregó a las autoridades y fue condenado a dos años de prisión en Santiago Tlatelolco. Recordó que los generales Manuel Mondragón y Gerardo Ruiz, alentados por Félix Díaz, fueron a liberarlo para convencerlo de que encabezara la rebelión en contra de Madero, y una vez liberado se dirigieron a Palacio Nacional, en donde Reyes fue recibido por una metralla y cayó muerto el 9 de febrero de 1913, con lo cual inició la Decena Trágica. “La muerte de Bernardo quedó marcada para siempre en la obra de Alfonso”, mencionó Carmen Galindo, “y se nota en su obra titulada ´Oración del 9 de febrero´”. En dicha obra, apuntó, don Alfonso Reyes afirma que "todo lo que salga de mí, en bien o en mal, será imputable a ese amargo día. Cuando la ametralladora acabó de vaciar su entraña, entre el montón de hombres y de caballos a media plaza y frente a la puerta de Palacio (Nacional), en una mañaana de domingo, el mayor romántico mexicano había muerto".


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
94
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.