Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Estados Mexicanos escriba una noticia?

Conmocionó tragedia del casino Royale a NL en 2011

26/12/2011 03:04 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La ola de violencia derivada de la delincuencia organizada se agudizó este año en Nuevo León y su punto más álgido se registró el pasado 25 de agosto, cuando un grupo armado atacó el casino Royale, hecho que dejó como saldo 52 muertos. Informes de las autoridades policiales del estado refieren que desde finales del 2010, la situación se recrudeció por los ajustes de cuentas entre grupos criminales y las agresiones hacia representantes de la autoridad, lo cual se demuestra en la muerte de más de un centenar de policías y tres militares, en el año por concluir. Los ataques a mandos policiales iniciaron el 13 de febrero, cuando Homero Guillermo Salcido, director del Centro de Coordinación, Cómputo, Control y Comando de Seguridad Pública del Estado de Nuevo León (C-5), fue asesinado en su camioneta de cargo, en el cruce de las calles Vallarta y Washington, en el Centro de esta ciudad. De acuerdo a las investigaciones de la Procuraduría General de Justicia de Nuevo León (PGJNL), el jefe de Inteligencia en la entidad fue privado de la vida por efectivos estatales, quienes eran sus propios escoltas, por lo que se les consignó penalmente. Los hechos violentos se recrudecieron el 15 de junio, cuando un total de 35 personas murieron en diversos hechos registrados ese día, entre los que destacaron crímenes múltiples de la delincuencia en distintos puntos del área metropolitana de Monterrey. Al día siguiente, dos escoltas del gobernador Rodrigo Medina de la Cruz fueron encontrados muertos en un cruce vial del municipio de Guadalupe y cuyos presuntos responsables fueron detenidos en noviembre pasado por elementos de la Policía Federal Preventiva. El mismo 16 de junio, integrantes de la delincuencia organizada dejaron los cuerpos de tres celadores cerca de la entrada principal del penal de Cadereyta Jiménez. Por esos días, la misma suerte corrieron custodios del penal del Topo Chico, quienes al salir de sus actividades fueron privados de la libertad y después murieron en las mismas circunstancias. El 8 de julio, un grupo armado irrumpió en el ahora desaparecido bar Sabino Gordo, localizado en el cruce de Villagrán y Carlos Salazar del centro de la ciudad. Derivado de este ataque, perdieron la vida 21 personas. Como resultado de investigaciones, a principios de diciembre el Ejército Mexicano capturó a 10 sujetos por su presunta responsabilidad en el ataque a ese sitio, donde se vendía droga, de acuerdo a autoridades estatales. Pero fue hasta la tarde del 25 de agosto cuando la opinión pública de Nuevo León, el país y el mundo se conmocionó con el ataque en el casino Royale; 52 personas murieron tras un incendio provocado en el centro de apuestas, ubicado al poniente de Monterrey. El crimen colectivo generó la condena nacional e internacional y movilizó de inmediato a cuerpos de seguridad federales y estatales, en búsqueda de los responsables, por los que se ofrecieron recompensas de hasta 30 millones de pesos para dar con su paradero. A la fecha, se ha consignado a 16 integrantes de la delincuencia organizada como presuntos responsables del multihomicidio y continúan prófugos dos más. La PGJNL y la Procuraduría General de la República (PGR), apenas el 6 de diciembre anterior dieron a conocer resultados del peritaje técnico en el centro de apuestas localizado en San Jerónimo 205 de esta capital. Las autoridades concluyeron que el casino Royale cumplía parcialmente con medidas de seguridad, por lo que esto no fue determinante para la muerte de 52 personas en el incendio causado con 200 litros de gasolina esparcido por los criminales. Este peritaje técnico no convenció a la opinión pública nuevoleonesa, incluidos deudos de las víctimas y diputados locales, quienes cuestionan la impunidad en el que operan los casinos y no se haya castigado a algún funcionario por la negligencia mostrada al permitir la operación del negocio, aunado a condiciones de seguridad deficientes. El entorno de inseguridad prevaleciente obligó a la administración de Rodrigo Medina a solicitar el reforzamiento de la presencia de elementos del Ejército, Marina-Armada de México y Policía Federal Preventiva, aunado a la Operación Noreste iniciada desde el año anterior por las fuerzas castrenses. El pasado 1 de diciembre, el secretario de Gobernación, Alejandro Poiré Romero, firmó con el gobernador Rodrigo Medina de la Cruz la extensión de un convenio de colaboración para que las fuerzas federales permanezcan durante el 2012 con la expectativa de la que la problemática actual se revierta y retorne la tranquilidad al estado.


Sobre esta noticia

Autor:
Estados Mexicanos (36803 noticias)
Visitas:
123
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.