Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Es conocida a nivel internacional la obra de Hermenegildo Bustos

27/06/2011 07:35 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Obras como “Señor de la Buena Muerte del Santuario”, “Ecce Homo” y “Virgen de Dolores”, en la Parroquia de la Purísima, Guanajuato, son algunas de las piezas pictóricas que se le atribuyen al pintor mexicano Hermenegildo Bustos, quien murió el 28 de junio de 1907. Las manos del indio de Purísima estuvieron presentes en la parroquia de su pueblo, en las nieves que vendía y en las labores del campo. En cuanto a sus pinceles, se ocuparon de la parroquia del pueblo, los santos, los milagros de los exvotos, los fenómenos del cielo y sobre todo de la crónica de la gente de su pueblo, es lo que ha dicho del pintor la curadora e investigadora Eva María Ayala. Este artista mexicano nació el 13 de abril de 1832, en Purísima del Rincón, cerca de León, Guanajuato. Es un pequeño poblado, cuya población no rebasaba los 600 habitantes, la mayoría de origen purépecha y otomí. Sus primeros años de vida transcurrieron en esa pequeña población, misma que se vio alcanzada por los vendavales del siglo: el cólera morbo, la desamortización de los bienes eclesiásticos y la turbulenta conformación del Estado mexicano. Para sobrevivir vendía nieve de frutas y en sus ratos libres realizaba retratos de la gente de su pueblo. En cuanto a su formación académica, existe un vacío de noticias que ha mantenido ocupados a los investigadores. De los datos más acertados se tienen los dados por Gonzalo Obregón y Jesús Rodríguez Fraustro. El primero ha sostenido que “el más famoso discípulo de Juan Nepomuceo Herrera fue Hermenegildo Bustos”. A su vez, el segundo apuntó que este último conoció al pintor José Justo Montiel, dada la cercanía y el intercambio frecuente de Purísima del Rincón con León, Guanajuato, donde se ubicaba su academia de pintura. El enigma persiste, tanto como la certeza de la excelente calidad en la preparación de los pigmentos que Bustos utilizó. Bustos, más allá de las escuelas y los cánones, fue un pintor con sello estético único y original, al menos eso es lo que afirma Raquel Tibol, estudiosa del pintor guanajuatense. La investigadora Eva María Ayala ha comentado que para el artista mexicano, la lámina fue el soporte más frecuente. Pintó, en su mayoría, utilizando óleo, sus figuras aparecen casi siempre de tres cuartos, en otros, el retratado está de frente. En todas sus obras, el fondo es de tonos neutros. A Bustos se le ha denominado como un cronista visual de su región, esto lo ha documentado Ayala. El pintor trabajó mucho para inmortalizar a las personas que conocía, como a los Aranda, los Estrada y en especial, los Valdivia; cuyo caso se encuentra bien estudiado, gracias a la abundancia de obras que hoy se conservan. A Francisca Valdivia la pintó cuando ésta tenía 15 años, en 1856, y seis años después la volvió a retratar, aunque ya ella estab casada y y tenía con dos hijos. En comparación con el primer retrato, Bustos supo plasmar el semblante serio y austero de Francisca, que sujeta con firmeza a su hija. Bustos siempre prefirió centrarse en el personaje, poner todo el acento en el rostro y las manos del retratado y dejar el fondo en una indefinición que da fuerza a la composición. Para 1860, comienza a trabajar en el retrato de pareja y de familia. Dos años después realizó el retrato de Juan Nepomuceno Gutiérrez Valdivia, del cual, Gutierre Aceves afirma existen tres versiones más, pero es en el Museo Soumaya donde se presentó durante febrero uno de estos retratos, fechado en 1863 y firmado por este pintor. A partir de 1870, la producción de retratos del autor disminuyó notablemente. Ya en 1884 abandonó el rectángulo para ir con la época. En muchas de sus composiciones trazaba un óvalo en el que dibujaba la figura y, cuyo resultado final tenía el estilo de una fotografía enmarcada. Seis años antes de su muerte, en 1907, pintó su autorretrato en el que plasmó lo siguiente: "Hermenegildo Bustos, indio de este pueblo de Purísima del Rincón, nací el 13 de abril de 1832”. Él mismo diseñó el abrigo que usó para su “Autorretrato”. Por lo general, al reverso de sus cuadros describía a los retratados, con frecuencia señalaba la altura y en ocasiones les escribía una dedicatoria. Siempre terminaba diciendo "Hermenegildo Bustos de aficionado pintó" o simplemente "+H. Bustos (aficionado)". Sus retratos se caracterizan por una fuerte carga psicológica y a pesar de no contar con una preparación académica, su técnica es extraordinaria. Produjo esculturas religiosas y programas murales para su parroquia, diseñó máscaras para festividades religiosas, pintó retablos, y cientos de pequeños retratos, usualmente en óleo sobre lámina, de amigos y vecinos. Interesado en la astronomía, dejó pintados registros de cometas y eclipses. Este artista mexicano murió el 28 de junio de 1907. Sus retratos fueron coleccionados primero por el escritor Francisco Orozco Muñoz, de Guanajuato; la casa del doctor Pascual . Aceves Barajas, de Francisco del Rincón, se convirtió en el Museo Hermenegildo Bustos. Su obra se exhibió en el Museo Nacional de Arte, de la Ciudad de México en 1951, y posteriormente en París y Estocolmo, en 1952; Londres, 1953; y Tokio, 1955.

Más sobre

Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
389
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.