Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Bionero.org escriba una noticia?

Los conocimientos conocidos del cambio climático

25/09/2013 18:21 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

POTSDAM – El filósofo Daniel Dennett alguna vez comparó la ciencia con la construcción de una pirámide gigante. Su base representa la masa del conocimiento bien establecido -el que ya no es polémico y el que rara vez se discute fuera del ámbito académico-. La investigación más reciente se va apilando hacia la cima de la pirámide, donde se lleva a cabo la mayor parte del debate público. Es una metáfora adecuada para la investigación sobre el cambio climático, que vale la pena tener en cuenta con la publicación del último informe del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas (IPCC por su siglas en inglés).

El quinto informe del IPCC, producto de varios años de trabajo de cientos de científicos expertos en clima de todo el mundo, analiza nuestro conocimiento establecido del cambio climático y explica hallazgos más recientes. Los medios, comprensiblemente, tienden a centrarse en esto último -como las predicciones de una crecida mucho más alta del nivel del mar comparado con el informe previo del IPCC de 2007-. Pero olvidémonos del ciclo de las noticias y démosle una mirada a la base de conocimiento sólido de nuestra pirámide.

La investigación sobre el clima se remonta a por lo menos dos siglos, al descubrimiento de Joseph Fourier de los efectos de los gases de tipo invernadero en los climas plbioneroanetarios; en 1859, John Tyndall demostró en su laboratorio qué gases causan este efecto. Mediciones detalladas de radiación, en el terreno y desde satélites, han demostrado desde entonces la existencia del efecto invernadero.

También sabemos sin margen de duda que las emisiones generadas por las actividades humanas han incrementado sustancialmente la cantidad de gases de tipo invernadero (especialmente dióxido de carbono) en nuestra atmósfera. Cuando se publicó el primer informe del IPCC en 1990, la concentración de CO2 en la atmósfera había alcanzado 354 partes por millón (por encima de la referencia preindustrial de 280 ppm). Este año, la concentración de CO2 atmosférico atravesó por primera vez la línea de 400 ppm. Los niveles de CO2 ya son mucho más elevados de lo que han sido en un millón de años, como demuestran las burbujas de aire antiquísimas atrapadas en el hielo antártico.

Sabemos que la cantidad de gases de tipo invernadero está aumentando como consecuencia de nuestras emisiones, y también sabemos que esto genera calentamiento. ¿Pero cuánto? El número más revelador aquí es la "sensibilidad climática" -es decir, el grado de calentamiento global causado por el doble de CO2 en la atmósfera-. Los informes del IPCC han arrojado consistentemente un rango de 1, 5-4, 5°C (con una excepción menor en el cuarto informe, que arrojó un rango de 2, 0-4, 5°C). Los cambios climáticos naturales del pasado -por ejemplo, las grandes eras de hielo- dan muestra de la sensibilidad del clima de nuestro planeta a las alteraciones, y el análisis de estos cambios es un método que utilizan los científicos para calcular esta sensibilidad.

Una característica extraordinaria, no tan valorada, de los informes del IPCC es que, si bien participaron en ellos muchos científicos diferentes en los últimos 23 años, las conclusiones fundamentales no han cambiado. Esto refleja un consenso abrumador entre los científicos de todo el mundo. Las encuestas de los investigadores climáticos, así como los análisis de miles de publicaciones científicas, demuestran consistentemente un consenso del 97-98% de que las emisiones causadas por el hombre están generando calentamiento global.

Sin embargo, estas conclusiones tienen que ser reafirmadas una y otra vez frente a los esfuerzos de grupos de intereses especiales que cuentan con fondos copiosos y cuya misión es sembrar la duda entre la población. De hecho, estos esfuerzos han sido tan exitosos que poca gente es consciente del consenso científico que existe en torno de los elementos fundamentales del cambio climático. Muchos creen que hay controversia donde simplemente no la hay.

El pasado puede servir de guía para las consecuencias del calentamiento que estamos causando. Los científicos que estudian el paleoclima -los climas del pasado remoto- han documentado el inmenso impacto de los cambios climáticos en otros tiempos. Al final de la última Era de Hielo, por ejemplo, la temperatura global subió aproximadamente 5°C en un período de 5.000 años. Esto bastó para transformar la vegetación que cubría la Tierra, derretir dos tercios de las masas de hielo continental y elevar los niveles del mar en más de cien metros. De manera lenta pero sostenida, los niveles del mar están volviendo a subir poco a poco. Una conclusión clave del nuevo informe del IPCC es que la crecida del nivel del mar se ha acelerado.

Pero, antes de que millones de personas queden sumergidas, muchas serán azotadas por episodios climáticos extremos. Los meses cálidos con temperaturas récord hoy ocurren con una frecuencia cinco veces mayor que en un clima estable que no cambia. Estas olas de calor causan sequías, incendios salvajes, malas cosechas e, inevitablemente, pérdida de vida.

El último informe del IPCC describe nuestro dilema actual con una claridad perturbadora: las temperaturas globales están subiendo, los glaciares montañosos y las capas de hielo polar están derritiéndose, los niveles del mar están aumentando y los episodios climáticos extremos se están volviendo más frecuentes y más severos.

Los detalles cerca de la cima de la pirámide del conocimiento pueden y deben debatirse intensamente. Pero nuestro conocimiento sólido de los elementos fundamentales del calentamiento global -la base de nuestro conocimiento de la ciencia climática- debería ofrecer razón suficiente para exigir la implementación de tecnologías de energía libres de carbono. Con una reducción rápida de las emisiones, todavía se puede mantener el calentamiento dentro de límites seguros (estimados en menos 2°C). Pero la tarea se está tornando cada vez más difícil. Si no actuamos con premura y a nivel global, les dejaremos a nuestros hijos y nietos el legado de tener que esforzarse por adaptarse a mares que crecen rápidamente y a un clima devastador.

*Stefan Rahmstorf es profesor en la Universidad de Potsdam y jefe de departamento en el Instituto Potsdam de Investigación de Impactos del Cambio Climático

Vía Proyect Syndicate


Sobre esta noticia

Autor:
Bionero.org (381 noticias)
Fuente:
bionero.org
Visitas:
262
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.