Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Espectáculos escriba una noticia?

Considera autor de libro que teatro musical es menospreciado en México

03/09/2011 01:35 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Fabián de la Cruz Polanco, autor de “La historia del teatro musical en México (1952-2010)”, señaló que el género es menospreciado en el país y continúa siendo uno de los entretenimientos más caros en la actualidad. Subrayó que en México se carece de una cultura al respecto, y que además existe un estigma acerca de que el género gusta únicamente a la comunidad gay. “Es absurdo que las personas, en lugar de cultivarse en ese sentido, discriminen a quienes gustan de este entretenimiento. “Por si fuera poco, el costo del boleto se encuentra por las nubes, pues no existen estímulos para los inversionistas en este campo, en días pasados chequé que el costo del boleto para ‘Si nos dejan’, el musical más reciente que llegó la cartelera, es de 650 pesos”. Subrayó que eso hace más difícil la presencia del público en los teatros, al considerar que la economía actual no permite darse esos lujos, pues además del costo de la entrada hay que considerar el estacionamiento, la propina para los acomodadores, las golosinas, y el gasto de una cena al final del espectáculo”. De la Cruz Polanco, reportero y publirrelacionista, encabezó ayer una charla en el auditorio de la Universidad La Salle, de esta capital, donde explicó, durante 45 minutos a los asistentes, su experiencia en la investigación para hacer el texto. El escritor hizo una exposición que partió desde la primera impresión que le causó presenciar una obra musical hasta la publicación de su libro. Dijo que fue el impacto de ver en escena “El diluvio que viene”, con Héctor Bonilla y Mónica Sánchez Navarro marcaron su vida, por lo que años más tarde se dedicó a investigar y recopilar toda la información posible sobre los montajes de teatro musical. Para su sorpresa, comentó, no encontró nada y comenzó a recorrer instituciones y espacios teatrales y tampoco encontró nada. "Fueron 14 años de buscar por todas partes, pero al final terminé yendo a los teatros a copiar datos de las placas colocadas en los lobbies y a entrevistar a algunos de los actores y productores en sus casas para que me permitieran ver las réplicas de sus placas y me mostraran sus programas de mano”. Fue esa magia que envuelve el teatro musical y las ganas de explorar todo lo concerniente al género lo que, dijo, lo llevó a investigar a fondo desde lo que existía publicado sobre el género de 1952 a 2010. Explicó que así encontró rastros de las primeras actividades empresariales en esa línea escénica desde las primeras décadas del siglo XX, así como “El Rataplán”, “La gatita blanca” y “Mi querido capitán”, que proyectaron a María Conesa. Dijo que otro de los cimientos del teatro musical mexicano lo representan las revistas musicales, entre ellas “Rayando el Sol”, hasta llegar a 1953 en que Mario Moreno “Cantinflas” protagonizó “Yo Colón”, en el recién inaugurado Teatro de los Insurgentes. De la Cruz Polanco recorrió así, en su charla, diversas etapas de este género teatral, sin dejar de lado “Ni fu ni fa”, dirigida por Salvador Novo, por mencionar algunas. Aseguró que, así, durante la década de los años 50, el teatro musical iba siendo aceptado; sin embargo, los textos se importaban, entre ellos, “Ring, ring, llama el amor”, “La pelirroja y las fascinadoras”. Enseguida entró en escena, Manolo Fábregas, a quien se considera uno de los grandes productores que consolidaron el musical en México, y que desde que participó en “Mi bella dama”, ya no dejó de producir esas obras. Poco a poco fueron agregándose los nombres de Silvia Pinal, con “Mame”; Julissa con “Vaselina”, Angélica Ortiz (q.e.p.d), con “Mamá ama el rock”; y Guillermo Méndez Guiú, entre otros, hasta la llegada de Carmen Salinas y las hermanas Vallejo con “Aventurera”. No puede dejar de mencionarse la aportación de Roberto Gómez Bolaños, con su producción “Títere”, una adaptación libre de “Pinocho”, que permaneció dos años y medio en la cartelera. Mención aparte, comentó, merece Ocesa Teatro, que sin duda se ha convertido en el principal promotor del género en México, “claro, en condiciones muy diferentes a las que padeció Manolo Fábregas, quien hipotecó su casa, vendió coches y pidió créditos para alcanzar sus sueños. Aclaró que hay que reconocer que gracias a Ocesa Teatro el género musical resucitó, mediante “La Bella y la Bestia, creando no sólo una nueva alternativa en la marquesina, sino impulsando fuentes de trabajo y abriendo las puertas para promover nuevos talentos.


Sobre esta noticia

Autor:
Espectáculos (21096 noticias)
Visitas:
144
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.