Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Fundamentarq escriba una noticia?

¿En qué consiste y qué evalúa el certificado energético de un edificio?

04/04/2016 10:56 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Un certificado energético es un documento técnico, emitido por un arquitecto, aparejador o ingeniero, que refleja el comportamiento energético de un edificio o parte del mismo, en base a una simulación energética realizada por medio de un software reconocido por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo (generalmente CE3 ó CE3X).

El certificado energético asigna una calificación en forma de letra, que varía entre la "A" y la "G" en función del consumo de energía primaria, así como de las emisiones de dióxido de carbono producidas por el edificio. Se presenta siempre en un impreso normalizado y permite obtener la Etiqueta Energética, expedida por el Órgano Administrativo competente, que en el caso de la Comunidad de Madrid es la Delegación de Industria. Los parámetros de eficiencia energética que se obtienen por medio de un certificado energético, son los siguientes:

  • La cuantificación del consumo de energía primaria, así como de las emisiones de dióxido de carbono liberadas a la atmósfera por los sistemas de calefacción, producción de agua caliente sanitaria, refrigeración e iluminación del edificio.
  • La determinación de la demanda energética del inmueble en régimen de calefacción y refrigeración.
  • Una propuesta de medidas de mejora de la eficiencia energética del edificio, a nivel de envolvente e instalaciones, contrastadas con la situación actual del inmueble.

Desde el año 2013, a raíz de la entrada en vigor del Real Decreto 235/2013, de 5 de abril, por el que se aprueba el procedimiento básico para la certificación de la eficiencia energética de los edificios, todo edificio existente que se venda o alquile en España (salvo escasas excepciones), debe contar con un certificado energético. Es muy habitual que los propietarios de los edificios desconozcan la obligación de contar con este certificado, y aún más que conozcan en qué consiste éste; por ello, en este artículo trataremos de explicar cuáles son los aspectos más importantes que se tienen en cuenta durante la elaboración de un certificado energético de un edificio, y por ende, los que influyen en su demanda, consumo y emisiones:

El emplazamiento

La localización geográfica de un edificio influye notablemente en su comportamiento energético, pues en función de las condiciones climáticas que encontremos en cada una de las estaciones, será preciso emplear mayor o menor cantidad de energía para conseguir unas condiciones de confort óptimas en el interior del inmueble.

Dos inmuebles idénticos presentarían demandas energéticas, consumos energéticos y emisiones de dióxido de carbono totalmente diferentes, si se encontrasen en zonas climáticas diferentes.

Las propiedades de las fachadas, cubiertas, particiones, muros y suelos

El comportamiento térmico de la "piel" de un edificio (es decir, de sus fachadas, cubiertas, suelos, muros enterrados, etc.), es clave para valorar su eficiencia energética. El parámetro principal a tener en cuenta es la transmitancia térmica, que determina la cantidad de energía que se pierde a través de un elemento constructivo por cada metro cuadrado de superficie, en función de la diferencia de temperatura que exista entre el interior y el exterior de éste.

Cuanto más baja sea la transmitancia térmica de un elemento constructivo (cuanto mejor aislado esté), menos energía se perderá a través de éste. En la actualidad, un edificio muy eficiente puede llegar a presentar transmitancias muy bajas, del orden de 0, 15W/m2·K, mientras que un edificio construido en los años 50, podría presentar valores hasta diez veces superiores; esto implicaría la necesidad de emplear 10 veces más de energía para acondicionar el edificio.

Es importante destacar que, además de la transmitancia, otro de los factores que es preciso tener en cuenta a la hora de valorar el comportamiento térmico de un elemento de este tipo es su peso, así como la posición del aislante. No obstante, la importancia de estos dos factores es sustancialmente inferior.

Las propiedades de las ventanas y lucernarios

En este tipo de elementos también será clave contar con transmitancias térmicas muy bajas, es decir, con buenas carpinterías y buenos vidrios. Una ventana antigua, compuesta por un marco de aluminio sin rotura de puente térmico y un vidrio sencillo de 6mm de espesor, presentaría una transmitancia de unos 5, 7W/m2·K; sin embargo, en la actualidad contamos con soluciones excelentes, que permiten alcanzar transmitancias medias del orden de 1W/m2·K (6 veces más bajas), con el ahorro que ello supone. El empleo de dobles ventanas también puede ser una alternativa interesante de cara a reducir la transmitancia media de los huecos, con ahorros de entorno a un 40-50% respecto a la situación original, aunque es poco aconsejable desde un punto de vista estético.

Además de la transmitancia térmica, en el caso de los huecos es preciso tener en cuenta otro factor fundamental, como es el factor solar modificado. El factor solar modificado de un hueco nos indica la cantidad de radiación solar es capaz de penetrar en el interior del edificio, teniendo en cuenta especialmente la sombra arrojada por otros edificios o elementos constructivos y las sombras propias del edificio, producidad por toldos, celosías, lamas, e incluso por el propio retranqueo de la ventana respecto del plano de fachada.

Por ello, a la hora de realizar el certificado energético, se realiza un análisis de todos los elementos susceptibles de provocar sombras, cuantificando su efecto, además de controlar las propiedades físicas de las carpinterías y vidrios, para saber qué parte de la radiación que llegue a contactar estos elementos es capaz de cruzarlos.

En el caso de los vidrios, el parámetro que determina la cantidad de radiación que es capaz de cruzar el vidrio, es el factor solar, el cual depende de la tipología y composicióndel vidrio. En el caso de las carpinterías, el parámetro que cuantifica esto es la absortividad, y depende fundamentalmente de su color.

La mejor combinación posible en orientaciones expuestas al sol es una transmitancia térmica baja, con un factor solar elevado. Sin embargo, en el caso de orientaciones no expuestas a la radiación solar, el factor solar carecerá de importancia.

Por último, existirá un tercer factor a tener en cuenta a la hora de analizar cualquier ventana o lucernario durante la elaboración de un certificado energético, que será la permeabilidad al aire del elemento. Este parámetro nos indica la cantidad de aire que podría entrar de manera indeseada en el edificio, al producirse diferencias de presión entre el interior y el exterior de éste. Como es lógico, cuanto más baja sea la permeabilidad al aire del elemento, mejor será su comportamiento energético.

Las características del sistema de ventilación

Una parte sustancial de la pérdida de energía de un edificio proviene de su sistema de ventilación. Al ventilar un espacio, se renueva el aire contenido en su interior; si éste proviene directamente del exterior, presentará unas condiciones de temperatura y humedad iguales a las existentes fuera del edificio y, consiguientemente, será preciso emplear energía para atemperarlo.

Consiguientemente, cuantificar el volumen de aire renovado por hora, será clave para analizar la cantidad de energía perdida. Igualmente, será preciso conocer si existen sistemas automáticos de ventilación capaces de recuperar parte de la energía del aire extraído, pues esto último influirá sustancialmente en la demanda de energía del edificio. Un inmueble con un recuperador de calor es capaz de reducir hasta en un 90% la energía demandada por ese mismo inmueble con sistemas de ventilación convencionales (ya sean manuales o automáticos).

Los sistemas de iluminación

Sólo en el caso de edificios no residenciales, la iluminación tendrá cabida dentro del certificado energético. Para analizar los sistemas de iluminación, se cuantificará la eficiencia energética de cada sistema de alumbrado, en función de su potencia, de la superficie servida y de la iluminancia media, es decir, la cantidad de luz emitida por unidad de superficie. Cuanto más baja sea la potencia eléctrica y mayor sea la iluminancia media de la luminaria, más eficiente será ésta.

Los sistemas de calefacción, refrigeración y producción de agua caliente sanitaria

El rendimiento de los sistemas de calefacción, así como su fuente de energía, son de extraordinaria importancia a la hora de valorar la eficiencia energética de una instalación, y consiguientemente de cara a la elaboración de un certificado energético.

Cuánto más alto sea el rendimiento de los equipos, menos energía consumirán para acondicionar térmicamente un espacio. En cuanto a la fuente de energía, de su naturaleza dependerá cuánto contamine el sistema, así como cuánta energía habrá sido consumida para producirla, transformarla, transportarla y distribuirla.

El empleo de energías renovables

La existencia de un sistema de energías renovables beneficia la calificación energética de un edificio, pues reduce el consumo de energía contaminante. Los sistemas más habituales son los paneles solares fotovoltaicos, que aportan energía eléctrica, así como los paneles solares térmicos, que calientan agua para reducir la demanda energética de agua caliente sanitaria, o de calefacción.

A la hora de realizar el certificado energético de un edificio, será preciso cuantificar el potencial de ahorro debido a estos sistemas, siempre que existan.

Información adicional

En Fundamenta Arquitectura somos expertos en eficiencia energética y certificación energética de edificios en Madrid. Encontrará información adicional sobre nuestros servicios de certificación energética en Madrid, a través de este enlace.

También puede ponerse en contacto con nosotros y realizarnos cualquier consulta a través del teléfono 91 376 61 27, por correo electrónico a través de info@fundamentarq.com, o a través del apartado contacto de nuestra página web.


Sobre esta noticia

Autor:
Fundamentarq (9 noticias)
Fuente:
https
Visitas:
233
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.