Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Consolida el Cervantino su proyección internacional en segunda década

26/09/2012 10:57 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En su segunda década de existencia, el Festival Internacional Cervantino (FIC) continuó con la misma política de la primera década: reunir a los más destacados artistas, grupos y compañías de teatro, danza y música, para conformar programas de alto nivel artístico. Así, entre 1980 y 1989, los escenarios de la ciudad de guanajuato vieron a desfilar a figuras de las artes de primer orden a nivel mundial, como la Prima Ballerina Assoluta cubana Alicia Alonso, el Ballet de Boston con Rudolf Nureyev o la Limón Dance Company, de Estados Unidos. El Cervantino, considerado a la fecha uno de los más importantes foros de arte en el mundo, ha sido un espacio en el que lo mejor de la danza, teatro y música ha estado presente a través de grupos, compañías y orquestas que han ofrecido un sinnúmero de propuestas. Durante la década en cuestión en el género de danza se presentaron destacadas compañías de danza y ballet, como la Alicia Alonso (1980); el Ballet Stuttgart, de Alemania, y el Ballet de Boston con Nureyev (1982); el Ballet Bolshoi, de Rusia; la Limón Dance Company y la New Danish Dance Theatre, de Dinamarca. Todas de un gran nivel internacional con el que cautivaron al público por sus propuestas y discursos dancísticos en aquellos años. Se trataba de artistas consagrados a los que era un privilegio ver en escenarios mexicanos, lo que pues muy pocas veces ocurría. En el rubro de las artes escénicas se contó con la participación de The Old Vic Company, del Reino Unido; La Cuadra de Sevilla, España; Teatro Nacional de la Gran Bretaña; Teatro Estatal de Títeres Dora Gabe, Bulgaria; Teatro Maly, Rusia; Teatro Nacional Esloveno de Ljubljana, de la entonces Yugoslavia, y Lindsay Kemp Company, Reino Unido. Agrupaciones que a través de sus montajes mostraron los proyectos escénicos que presentaban en sus países de origen o en sus giras internacionales por Europa, y que el FIC albergó en sus ediciones para el disfrute del público mexicano. En cuanto a música, uno de los rubros que se consolidó dentro del programa, en dichos 10 años el FIC reunió a artistas como Real Ópera Flamenca de Amberes, Bélgica; Tokio String Quartet, Japón; Beverly Sills, Estados Unidos; Claudio Arrau, Chile; y Kurt Masur, Alemania. Así como Lazar Berman, Unión Soviética; Alexis Weissenberg, Bulgaria; Jorge Ben, Brasil; Ray Charles, Estados Unidos; Carlos Mejía Godoy y los de Palacahuina, Nicaragua; Mercedes Sosa, Argentina (1980); y Orquesta de Filadelfia con Eugene Ormandy, Estados Unidos-Polonia. Lo mismo que Orquesta Filarmónica de Nueva York con Zubin Mehta, Estados Unidos; Orquesta Filarmónica de Viena con Carlos Kleiberg, Austria-Argentina; Orquesta del Mozarteum de Salzburgo, Austria; Yehudi Menuhin, Estados Unidos; Birgit Nilsson, Suecia; y Rudolf Serkin, Alemania. Además de Joan Baez, Estados Unidos; Gilbert Becaud, Francia; Cuarteto Guarnieri e I Music, Italia; Orquesta Filarmónica de Israel con Leonard Bernstein, Israel-Estados Unidos; Vladimir Ashkenazy, Rusia; Shlomo Mintz, Israel; y Orquesta Filarmónica Real de Londres con Erich Leinsdorf, Reino Unido. También, Marilyn Horne, Estados Unidos; Gidon Kremer, Rusia; Ivo Pogorelich, Yugoslavia; Jean-Pierre Rampal, Francia; Camerata Punta del Este, Uruguay; Cuarteto Kodaly, Hungría; Susana Rinaldi, Argentina; Trío Schubert, Austria; y Los Angeles Guitar Quartet, Estados Unidos. Asimismo, Manuel Barrueco, Estados Unidos-Cuba; I Solisti Veneti, Italia; Henrik Szeryng, Polonia, Frank Fernández, Cuba; y Victoria de los Ángeles, España. Cabe recordar que Guanajuato arraigó en cada una de sus plazas, foros y callejones el espíritu del Festival, encuentro que tiene su corazón en la Plaza San Roque, en el trabajo del Teatro Universitario de Guanajuato y en la obra de Miguel de Cervantes Saavedra. El origen del FIC está ligado directamente con la visión de Enrique Ruelas Espinoza (1913-1987), quien creó un montaje que se convirtió en un hito en la historia escénica de México y sembró una reflexión cervantina desde Latinoamérica. En enero de 1952, cuando Samuel Ramos, director de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México, ofreció enviar maestros de la máxima casa de estudios a la recién creada Facultad de Filosofía, Letras y Arte Dramático de Guanajuato, uno de los considerados para generar el intercambio académico fue Ruelas, quien había estudiado Derecho en dicha ciudad. Enrique Ruelas, originario de Hidalgo, fue un vanguardista que encontró en los textos clásicos elementos renovadores y de análisis humanísticos necesarios para comprender al arte escénico y el mundo. El primer titular del grupo de Teatro Universitario de Guanajuato sacó a las calles guanajuatenses a los personajes del Siglo de Oro español, los hizo partícipes de la arquitectura colonial y de la oscuridad del cielo local para crear una propuesta original y viva. El motor de los “Entremeses cervantinos” fue “El retablo de las maravillas”, al cual se le unieron dos piezas cortas más: “La guarda cuidadosa” y “Los habladores”, las cuales fueron en conjunto estrenadas el 20 de febrero de 1953, en la Plaza de San Roque, con el título: “Miguel de Cervantes Saavedra, su mundo imaginario y realidad de su mundo”. Tal fue el espíritu que se consolidó en los años siguientes como una tradición de la ciudad y el estado de Guanajuato, y que posteriormente sería la semilla para México y el mundo de la Fiesta del Espíritu, el Festival Internacional Cervantino.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
217
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.