Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Continúa con éxito el Festival Internacional de Jazz de Montreal

06/07/2009 10:59 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Entre el cúmulo de ritmos y fusiones que se viven y confluyen aquí, la presencia latina es la parte que sin duda aporta mayor alegría al Festival Internacional de Jazz de Montreal y en esta edición número 30 no es la excepción, a decir de los críticos. Los ritmos que se viven en los países de América Latina y cuyos exponentes se presentan en este acontecimiento musical, ponen inmediatamente a latir fuerte los corazones y a mover el cuerpo. Aún hasta el más frío espectador comienza a mover la cabeza, hombros, manos y cintura, al escuchar la rumba, la salsa, el bossa-nova, el mereengue y todas esas cadencias contagiosas que se funden con el impacto sonoro de las percusiones, para entrelazarse con las maracas, los violines y los metales. Esta es la presencia latina en el FIJM, celebración que cumple la primera semana de su trigésima edición. Además de Giovanni Arteaga, extarordinario saxofonista cubano, que sido programado para tres presentaciones a lo largo del Festival, se ha gozado de la presencia de muchos artistas de América hispana y portugueses. Como la uruguaya-quebequense Inés Canepa y sus ritmos provenientes de su tierra natal; el maestro del piano flamenco Chano Domínguez y su clarinete y La India, salsera de Puerto Rico y ahijada la fallecida cantante cubana Celia Cruz, cuya voluptuosidad en el escenario se combina con esa potente voz que arranca despechadas canciones de desamor o alegres cantos al idilio y a la vida. Desde Brasil llegó impetuoso el dúo que conjuga la sensualidad y el ritmo del pop brasileño con el jazz americano: Luciana Souza y Romero Lubambo. Ella, una gran dama del bossa-nova y él, enorme guitarrista. También se disfruta del grupo mexicano-canadiense People Project, con el "Quezo", de México, y Philpe, de Ottawa, quienes hacen explotar una mezcla musical con ritmos de jazz de todo el mundo. Y este domingo se acaba de vivir toda una experiencia musical, con la presentación de Bomba, músicos canadienses de Alberta y de origen chileno, a quienes se han integrado portentossos cubanos de las percusiones y del violín y un músico invidente, Luis Orbegoso, de Perú, cuya luz emana del corazón con un fuerte sentimiento y mucha alegría. Ellos combinan el funk-jazz con la rumba, la salsa, la timba y otros ritmos de Cuba, Perú, Chile y México. Sigue Continúa con éxito el/dos/México. Se ha presentado también aquí Rafael Zaldívar, la nueva sensación quebequense del jazz-piano, tanto en quinteto como en trío; el maestro de la armónica, el cubano-canadiense Carlos del Junco, así como el compositor y pianista mexicano, Héctor Infanzón, quien fusiona el jazz con elementos del folclore de México y la música afrocaribeña. Para continuar a lo grande, la participación latina en este Festival, se encuentran aquí por segundo a; o consecutivo los hermanos Toussaint del grupo Sacbé, Eugenio, Fernando y Enrique, trío que ha marcado un hito en la historia del jazz mexicano y que se presentará en un concierto este viernes 10 de julio, junto al extraordinario saxofonista quebequénse Emane-Pierre Zanella. Pero sin duda las que arrancará gritos bravíos y fuertes ovaciones será la cantante mexicana, Lila Downs, quien no se presentaba en el FIJM desde 2004. Ella vuelve con la alegría de la música ranchera y sus fusiones con rap, rock, blues, música oaxaqueña, cantos indígenas y folclore latinoamericano. Lila Downs ofrecerá un concierto especial este viernes 10 de julio. Estará también otra diva mexicana, Magos Herrera, quien aporta las tendencias que han definido su carrera musical: el jazz, el bossa-nova, el soul y los ritmos latinos. Ella actuará el domingo 12. Y, finalmente, ese mismo día, el Festival hará la clausura de su trigésima edición, con un programa denominado "Fiesta Cubana", en el que intervendrán los artistas de la Afro-Cuban All Stars, el grupo Van Van y Ben Harper. Presencia latina. Todo un estilo de apreciar el jazz y sus fusiones, envuelto en ritmos burbujeantes que hacen gozar al alma con frenesí. Por otra parte, con un concierto masivo en el cual se registró una asistencia de público similar a la del espectáculo inaugural de Stevie Wonder, hace una semana, casi 200 mil personas. se presentó aquí el cantante y ecléctico músico canadiense Patrick Watson, a quien se le conoce como "el científico loco de la música". Fue un concierto realmente multitudinario en el que este excéntrico personaje llegó con miembros de su banda a pie, por entre miles de fanáticos que desde temprano aguardaron para asegurarse el mejor sitio en la explanada de la Plaza del Festival. Sigue Continúa con éxito el/tres/Fesitval. . En medio de gigantescas ovaciones, Patrick Watson y su comitiva de "music-nautas" subieron al escenario, donde ya lo esperaba el resto de su orquesta, compuesta por dos baterías, saxofón, tuba, clarinete, trompeta, trombones y tres violines, para desgajar esa voz melosa y sentimental de su folk-pop fusionado con jazz. Sigue Continúa con éxito el/tres/jazz. Al piano, Watson desprendió melodías de su más reciente álbum, Wooden Arms, para poner a soñar a todos con esa voz suave, cálida y hasta melosa, ritmo romántico que tanto gusta aquí en Canadá. Pero enseguida, despertó a todos con esos cambios intrépidos y sus fuertes golpes a las teclas, cuyo piano aporrea sin miramientos para arrancarle sonidos casi desafinados, seguidos de brincos, risas, muecas y buen humor. Una noche eléctrica y azul, con juegos de luces, globos y fuegos artificiales que cayeron en cascada de uno de los edificios contiguos, todo eso enmarcó la presentación de Watson, todo un ídolo musical aquí en Canadá. Según los críticos, sin duda, el grupo que encendió con su presentación fue el colectivo Bomba, integrado por músicos de Alberta, Canadá, Cuba, Chile y Perú y que con su ritmazo de fusiones de jazz con rumba, salsa, timba y otros sones latinoamericanos, pusieron a bailar a todo mundo en el Escenario Bell. Uno de los líderes de la agrupación es el músico invidente Luis Orbegoso, quien fue altamente ovacionado: "Espero que nuestra música les haya transmitido algo positivo en este mundo que tiene tantas cosas grices", dijo al término del espectáculo, en entrevista con la prensa. "Vamos para adelante, que viva la música latina y la música del mundo! -añadió-; la energía del público estuvo muy buena y eso ayuda a cualquier artista. Montreal es un sitio especial porque es lo más grande en festivales y cultura en el hemisferio Norte y por eso estamos muy comntentos de estar aquí", concluyó. Con un ritmazo también proveniente de la mezcla de metales con sintetizador, bajo y guitarra, los Stomp-All Stars movieron al público en dos presentaciones, en el "Scéne du Festival". Su propuesta musical es el ská-reggae montrealénse, con un contagioso sabor que realmente hace vibrar. Y bailar. Por último, Steve Strongman trajo deliciosas piezas de su más reciente álbum, Blues in Colour y puso a bailar a la multitud que lo recibió con enorme alegría, tras el concierto de Patrick Watson.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
396
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.