Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Continúa exploración y rescate del Cerro de los Chichimecas

13/09/2011 10:58 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Desde hace cinco años, el Cerro de los Chichimecas, también conocido como Zaragoza, por su cercanía con esta población del municipio de La Piedad, es objeto de trabajos de investigación y restauración de manera conjunta por los institutos Nacional de Antropología e Historia (INAH), y Politécnico Nacional (IPN), así como del Colegio de Michoacán. La propuesta de estas instituciones es crear una reserva natural y cultural en la meseta conocida como Mesa Acuitzio, un área dominada por el bosque tropical caducifolio o matorral subtropical a través de la aplicación de un modelo para compaginar las evidencias prehispánicas del 650-900 d. C., con la preservación de su flora. Lo anterior toma relevancia a partir del estudio florístico a partir de la recolección de 380 espécimenes, y con el cual se identificaron 203 especies de 62 familias de plantas vasculares (que poseen raíz, tallo y hojas), que elaboró el Centro Interdisciplinario de Investigación para el Desarrollo Integral Regional (CIIDIR) del IPN, informó Eugenia Fernández Villanueva, investigadora del Centro INAH-Michoacán. De igual manera, explicó, que con base en la topografía, geología, tipo de suelos y vegetación, se han definido las áreas de las especies nativas, así como aquellas que han sido introducidas, entre ellas, agaves y cactáceas, cacirpe y encinos, fresnos, leguminosas, mezquitera, nopalera, parotas, pastizal nativo, además de vegetación acuática. Dentro de esta propuesta de recuperación de áreas verdes se prevé la reutilización de terrazas prehispánicas como una alternativa para que los productores locales obtengan algunos ingresos y, a su vez, evitar el deterioro de este tipo de estructuras prehispánicas, aseguró, la también responsable del Proyecto Arqueológico Cerro de los Chichimecas. En este sentido, puntualizó, se recomienda la explotación de cultivos perennes resistentes a la sequía, por ejemplo, del nopal tunero. “Intentamos aplicar un modelo para la apertura de Cerro de los Chichimecas, en el que no sólo concurra el INAH, sino que también logre involucrarse a las autoridades municipales y a la sociedad civil”, expresó la arqueóloga. Respecto a los vestigios arqueológicos, éstos se distribuyen en aproximadamente 80 hectáreas sobre la ladera de la Mesa Acuitzio, es decir, toda la ladera norte y oriente de la meseta presenta restos arquitectónicos, aunque sólo puede hablarse de tres importantes concentraciones de edificios que representan la parte nuclear del sitio arqueológico, que se ubica hacia el poniente. Hacia el lado norte, detalló, se han detectado terrazas y espacios ocupados, mientras que en el oriente y el sur hay decenas de petrograbados, otro rasgo distintivo del lugar. “Hay piedras talladas con diseños espirales simples y compuestos, círculos, figuras antropomorfas, líneas, una luna en cuarto menguante, entre otros”, aseguró la especialista. Adelantó que en los próximos meses se prevé dar comienzo a la construcción de la infraestructura básica para hacer posible la visita del sitio, y de momento se ha trazado un sendero de acceso e instalado una cerca, resultado, de la reciente adquisición de hectáreas que consiguió el Gobierno del Estado de Michoacán, las cuales ya son consideradas reserva arqueológica. A la fecha, indicó, se ha explorado, excavado y restaurado, un montículo de aproximadamente 20 metros por 24 de base, una plaza y dos plataformas, además de una cancha de juego de pelota con forma de I latina o doble T, con banquetas laterales que miden 50 m de largo por 15 de ancho. El análisis de la cerámica localizada en Cerro de los Chichimecas lleva a pensar que fue ocupado en el periodo Epiclásico, entre 650 y 900 d.C. No obstante, la decoración de ollas, platos y cajetes con representaciones de animales, grecas y espirales al negativo y el uso de una pasta fina de color café con incisiones, se vincula con sitios prehispánicos tanto del Bajío de Guanajuato, como de la zona centro-norte de Michoacán. "Aún falta por determinar la filiación de los grupos que habitaron este asentamiento prehispánico, ya que los estudios en esta materia deben ser más exhaustivos. La intención es terminar de excavar, liberar y consolidar los edificios que forman parte del conjunto arquitectónico principal (...) eso se determinará con la exploración”, señaló la investigadora. En una etapa de trabajo posterior, se diseñará un circuito de visita por el área de petrograbados, que ascienden a cerca de 190 conjuntos, entre los que sobresale un gran bloque de piedra con la representación de un asentamiento que parece no corresponder a Cerro de los Chichimecas, sino al sitio cercano de Plazuelas, en Pénjamo, Guanajuato, concluyó Eugenia Fernández. Cabe señalar que este asentamiento prehispánico que tiene una antigüedad superior a mil 300 años, se distingue de otros abiertos en la entidad michoacana porque guarda características similares con zonas arqueológicas del Bajío guanajuatense. Además se encuentra ubicado a 200 metros del afluente del Río Lerma, en el norte de Michoacán.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
25
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.