Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Continúa programación teatral y cultural de las Jornadas Alarconianas

01/07/2011 07:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Bajo una atmósfera de frío, donde la lluvia y el viento ambientaron la poética del célebre trovador Othón Villela Larralde, la víspera se llevó a cabo en la sala principal del Museo de Arte Virreinal la presentación de su más reciente publicación “Poemas encontrados”. En el marco de la XXIV edición de las Jornadas Alarconianas, tres jóvenes de entre 15 y 18 años realizaron la lectura de algunos de los textos que integran esta publicación. Los encargados de comentar “Poemas Encontrados” fueron los escritores Edmundo Jaimes Martínez, María Inés Carbajal Albavera y Saturnino Abarca Villada, quienes coincidieron en que la pluma del maestro Villela Larralde tiene gran riqueza gramatical. Estos críticos, también se sumaron a la lectura de las poesías del bardo, logrando rememorar algunos años mozos de la vida de Larralde. En las palabras del propio autor, “muchos de mis poemas abordan el tema del calentamiento global, la violencia, los huracanes, los terremotos y Dios es el misterio por donde transita mi poesía y es a él a quién interroga con humildad y respeto”. De acuerdo con los organizadores, el público estuvo integrado en su mayoría por chicos de alrededor de 16 años, a quienes ni la lluvia evitó sumarse a compartir unos momentos con el maestro Othón. Por otra parte, ayer también iniciaron las clases del “Taller de dirección de escena”, a cargo de Fernando Martínez Monroy, quien aseguró que el teatro tiene la función, no de comunicar, sino de “revelar la verdad” y que esto es una gran responsabilidad, por lo que los creadores teatrales deben ser rigurosos. Durante su primer día de actividad, Monroy insistió en que “el teatro abomina la flojera; si voy a ser instrumento de la verdad, tengo que ser riguroso”. Asimismo, habló sobre el sentido ritual del teatro, que tiene como propósito crear comunión entre quienes representan y el público. Cabe recordar que dicho taller, el cuarto incluido en el programa de las Jornadas, será impartido todos los días hasta el próximo domingo 3 de julio, con el objetivo de profesionalizar el quehacer teatral del estado, informó un comunicado del Instituto Guerrerense de la Cultura. Por otra parte, “Siete giros a la luna”, título del espectáculo de danza y clown que la compañía Triciclo rojo presentó ayer en el auditorio de Casa Borda como parte de la programación infantil de las Jornadas Alarconianas. Bajo la dirección de Emiliano Cárdenas, la puesta en escena cuenta la historia de Antik (Natalia Cárdenas) y Totov (Elizabeth de Anda), dos amigos entrañables que se entrenan para participar en la carrera de los siete giros a la luna, que cada año se celebra en el pueblo de Ático durante los tres últimos días de primavera. El tema es la pérdida de la confianza y la manera de recuperarla. Se trata de un montaje con pocos elementos escenográficos, que a través de la palabra evoca los espacios. El narrador (Marcela Romero), sitúo a través de la imaginación, a pequeños y grandes ahí reunidos, a un pueblo encallado en lo alto de una montaña, rodeado siempre de nubes, construido dentro de la circunferencia que la luna dibuja sobre la tierra al final de la primavera. Así intentando desbordar la imaginación de los espectadores, el narrador y los “clows” continuaron su labor tratando de lograr la reflexión sobre cómo el ser humano puede descubrirse a sí mismo, volverse explorador del mundo, vencer sus límites y construir sus días. Dentro del género contemporáneo se presentó “El Titiritero de la Muerte”, una creación colectiva, que se encuentra sustentada en el cuento “El Carretero de la muerte”, de Selma Languerloft. Se trata de un performance para-teatral, que toma un poco como pretexto la violencia que se vive en Acapulco, la degradación humana, los problemas familiares, trasladando este concepto a la cuestión plástica teatral, en la que convergen la danza y el teatro. Bajo la dirección de Lucero Castro, de la compañía Ezcoria, este montaje estrecho los lazos entre la Casa de la Cultura de la zona sur de la Universidad Autónoma de Guerrero y el Teatro Contemporáneo Guerrerense.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
150
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.