Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Conversó Fernando Vallejo sobre Rufino José Cuervo, “El cuervo blanco”

21/09/2012 13:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El escritor Fernando Vallejo (Medellín, 1942) conversó esta tarde sobre su más reciente obra, “El cuervo blanco”, biografía del célebre personaje también colombiano Rufino José Cuervo, como parte de la cátedra extraordinaria “Juan Ruiz de Alarcón” de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). El laureado autor latinoamericano explicó, ante profesores y alumnos de la máxima casa de estudios del país, que Rufino José Cuervo nació en 1844 y murió en 1911 en París, y llegó a ser el más grande filólogo de la lengua española, no obstante haber sido autodidacta. “Mi paisano aprendió solo latín, griego, gramática y estudió todos los recovecos habidos y por haber del idioma de Cervantes”, dijo. Antes de explicar que “Rufino José Cuervo era un hombre insólito. En el país de los doctores aspirantes a la presidencia ni era doctor ni aspiraba a nada. Por su familia había nacido para el poder, pero lo despreciaba. Aunque no pasó por la universidad y se enseñó solo, llegó a saber lo que nadie de este idioma”, abundó Vallejo, quien dijo desandar sus pasos, al estar de nueva cuenta en la UNAM, su casa. Del personaje biografiado, el autor de obras como “La virgen de los sicarios” y “El desbarrancadero” mencionó que “dejó su país para no volver y se fue a Francia, donde escribió el colosal ‘Diccionario de construcción y régimen de la lengua castellana’”. Calificó a esta como “la empresa más delirante de la raza hispánica; Ignacio de Loyola, Teresa de Avila, Cortés, Pizarro, Don Quijote y otros de su talla, comparados con él son aprendices de desmesura”. Aseveró que al filólogo “lo canonizo porque fue un hombre de gran valor”, y abundó que “Friedrich August Pott, el gran lingüista de su tiempo, en una carta en latín que le escribió desde Alemania, lo llamó corvus albus, (El cuervo blanco), aludiendo con la comparación a su apellido y a un ser excepcional entre los de su especie, los del remoto país de los Andes”. Recordó que el “Diccionario...”, sin embargo, se le quedó inconcluso. “Molesto tal vez porque un simple mortal en una mísera vida pretendiera abarcar tanto, todo un idioma, Dios no quiso que lo terminara. Quiso, en cambio, designios inescrutables, que este hombre puro, generoso y de alma grande entrara en su Gloria. El cuervo blanco incoa y lleva a feliz término su proceso de canonización”, añadió. A Rufino José Cuervo, el más grande bibliófilo de todos los tiempos, aseguró Fernando Vallejo, “se le puede rezar, pues, con devoción y pedir con confianza”.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
146
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.