Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Convierten paseantes exposición de Botero en un paseo extraordinario

04/04/2012 07:06 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Decenas de personas llegaron hoy desde temprana hora a la explanada del Palacio de Bellas Artes para conocer de cerca, poder tocar y tomarse la foto con alguna de las cinco esculturas monumentales que el pintor y escultor colombiano Fernando Botero tiene expuestas en el sitio. Sin embargo, el paseo de esos turistas, nacionales y extranjeros, no se limita a la contemplación placentera de esas piezas voluminosas y sensuales. Quienes tienen la oportunidad, hacen largas filas para ingresar al Palacio y admirar las 177 piezas de la muestra “Fernando Botero: Una celebración”. De acuerdo con un sondeo realizado por Notimex, habitantes de la Ciudad de México y de los estados de México, Chihuahua, Sonora, Jalisco, Guanajuato, Hidalgo, Puebla, Oaxaca y Chiapas, han quedado muy satisfechos tras visitar la exposición presentada por el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA). Las piezas que integran los núcleos temáticos “El circo” y “La corrida” son, a decir de un grupo de entrevistados, las más hermosas y las que mejor reflejan el espíritu artístico de Botero. En contraparte, las obras agrupadas en “Abu Ghraib”, son las que menos han gustado y menos tienen el sello del pintor. León, un joven mercader de libros y amante del arte en todas sus vertientes, expresó que “las piezas que integran la colección Abu Ghraib me parecieron un tanto grotescas, alejadas de lo que desde hace más de 50 años ha hecho el gran maestro; de esta exposición, me quedo con ‘El Circo’ y ‘La Corrida’”, dijo. Magdalena, ama de casa que visita el Distrito Federal y que llegó ayer por la tarde de su natal Chihuahua, opinó que “Fernando Botero es el artista nacido en Latinoamérica más importante del mundo, tal vez, porque su obra es agradable a los ojos y los sentimientos del público de cualquier edad, sexo y ocupación”. Pablo y Maricela, jóvenes enamorados nacidos hace 26 años en Puebla, donde hasta la fecha radican, llegaron a la Terminal de Autobuses TAPO, hoy a las 9:00 horas. Tomaron el metro en la estación San Lázaro, transbordaron en Pino Suárez, se bajaron en Bellas Artes, y al salir a la superficie, inició su aventura. Pablo: “Inmediatamente vimos el Palacio de Bellas Artes. No lo conocíamos y teníamos un gran deseo de venir a verlo, y ahora, con la muestra de Fernando Botero, tomamos la decisión de no postergar más nuestra visita que en realidad es un paseo cultural gratuito; todos los mexicanos deberíamos aprovecharlo”. Los implacables rayos del Sol que este mediodía caían como plomo sobre las cabezas de los paseantes, desnudas o cubiertas con sombreros, gorras, cofias, gorros, cachuchas, cascos y otros artículos, no fue impedimento para formarse y esperar el turno de ingresar al coloso de mármol para ver todos los “boteros”. Como se sabe, el INBA a través del Museo del Palacio de Bellas Artes, presenta esta magna exposición retrospectiva titulada “Fernando Botero: Una celebración”, del 29 de marzo al 17 de junio, en ocasión de rendir un homenaje a este reconocido artista colombiano en el 80 aniversario de su nacimiento. Los paseantes no ignoran que por su obra y perfil, Fernando Botero (1932) es uno de los principales protagonistas de la historia del arte latinoamericano de hoy, y que su impronta es determinante en el devenir de esa historia, afirmando su propuesta y estableciendo un gran impacto en diversos foros internacionales. “Fernando Botero: Una celebración, se constituye como la más grande muestra hasta ahora realizada sobre la trayectoria de Botero. Es la quinta ocasión que el artista expone en México. La primera tuvo lugar hace más de 50 años; regresó en 1989 al Museo Rufino Tamayo y en 1999 al MARCO de Monterrey. En el 2001 presentó su obra en el Antiguo Colegio de San Ildefonso y ahora, está adentro y afuera del Palacio de Bellas Artes donde reúne un conjunto de 177 piezas entre óleos, dibujos, técnica mixta, esculturas en pequeño formato y cinco esculturas monumentales en las siete salas del Museo del famoso Palacio. La selección de la obra expuesta da cuenta del estilo único de Fernando Botero, caracterizado por explorar el volumen y la sensualidad. También, evidencia las cuestiones de experimentación formal más importantes para el cotizado artista colombiano, como la técnica, la composición, la forma, la luz y el color. “Fernando Botero: Una celebración” está organizada en 10 núcleos temáticos que son “Obra temprana”, “América Latina”, “Religión y clero”, “Dibujo y técnica mixta”, “Escultura”, “El circo”, “Abu Ghraib”, “Versiones”, “La corrida” y “Naturaleza muerta”, cada una con sus admiradores y detractores. De acuerdo con los mismos entrevistados, la exposición ilustra que se integra por obras procedentes de la colección particular de Botero y de diversas instituciones, como del Berkeley Art Museum and Pacific Film Archive, de la Universidad de California y la colección de la Fundación Mary Street Jenkins. Como un testimonio documental, la muestra está acompañada de un catálogo que reproduce todas las obras exhibidas y reúne ensayos de Mario Vargas Llosa, Carlos Fuentes, Jaime Moreno Villarreal, Juan Gustavo Cobo Borda y Lina Botero, pero la totalidad de los visitantes dijo no tener dinero para eso.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
85
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.