Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Estados Mexicanos escriba una noticia?

Conviven pasado y presente en el culto a los muertos en Guerrero

30/10/2011 12:09 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En la zona La Montaña el culto a los muertos se convierte en una convivencia indígena del pasado con el presente, algo inédito en las etnias de Guerrero; la fiesta inicia cuatro días antes del 1 de noviembre. El color amarillo de las flores de cempasúchil adorna las llanuras, con varias semanas anticipa la llegada del festejo; la flor simboliza la convivencia con el que se adelantó, puede ser el hijo, el papá, el abuelo o un familiar cercano. El copal, las velas, veladores y las ofrendas son los ingredientes que no deben faltar en los rituales de los indígenas a sus difuntos. Los cohetes, el mezcal y el refresco tienen su toque especial para la convivencia que dura por lo menos una semana. Abel Barrera Hernández, antropólogo, vinculado con el indigenismo, dijo que la celebración de muertos para los indígenas es el encuentro de los vivos con los muertos, la convivencia en fiesta, donde no se escatiman gastos, hasta el más pobre tiene dinero para comprar, desde un guajolote, chivo o hasta una res para la fiesta. En comunidades del municipio de Acatepec, ubicado en lo más alto de la zona de La Montaña, la celebración de días de muertos es algo peculiar; desde el 29 de septiembre cuando se le festeja al santo patrono San Miguel Arcángel, los habitantes ofrendan en el camposanto. La forma de recordar a los muertos varía de acuerdo con el municipio y a la etnia, en algunos puntos un mes antes, con flores, velas, rezos y comida traen a sus muertos del panteón a sus casas. Cada uno en su vivienda les coloca un altar, para convivir con ellos durante todo octubre. El desayuno consiste en café y pan, o algunos productos de la región, como calabaza, cayote, frijol; a la hora de la comida se ofrendan guisos diversos, aunque para los indígenas tlapanecos, el huevo es un alimento privilegiado, “un manjar”. Juan Neri Dionisio, indígena tlapaneco de la comunidad de Apetzuca, municipio de Acatepec, región de La Montaña, relató que durante todo octubre en algunos hogares de al menos siete rancherías de ese lugar se ofrenda a los muertos. En las rancherías se forman largas filas de personas con flores en mano, oran y rezan por quienes alguna vez fueron sus autoridades y sus principales en las localidades, por lo menos 4 mil habitantes indígenas se congregan en un solo panteón. Según dijo, hay anécdotas de los propios indígenas que han escuchado hablar a los muertos, y que se quejan. “Mi familiar ya no me quiere, me trató mal, no me ofrendó”, en el caso de aquellos decidieron dejar de ofrendar a sus difuntos. Hay localidades indígenas en donde el fervor es menos y deciden ir por el muerto al panteón el 29 de octubre, la otra fecha es San Simón, el 28 de octubre, en víspera de los días de muertos. Mientras que en las zonas urbanas, para los comerciantes significa una magnífica oportunidad para obtener buenas ganancias, porque debido a la demanda, los costos de las flores se elevan al igual que las velas y veladoras. En edificios públicos se ubican altares de muertos, incluso concursos de las ofrendas más creativas, para los burócratas de decenas de dependencias estatales y federales, son días de descanso, una oportunidad para visitar algún centro turístico.

Más sobre

Sobre esta noticia

Autor:
Estados Mexicanos (36803 noticias)
Visitas:
118
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.